¿Qué es la densidad demográfica? - Aprende todo sobre la densidad de la población

Qué es densidad demográfica

En el estudio de la geografía humana se utiliza el término “densidad demográfica”, el cual indica una medida de la cantidad de personas que viven en un área específica. Este indicador permite entender la distribución de la población y, al usar porcentajes, se puede conocer la composición por género y edad de un territorio.

En la actualidad, la población mundial ha alcanzado los 8 billones de habitantes que, aunque parezca mucho, si lo comparamos con tasas de crecimiento poblacional anteriores, representan una disminución en la población. Por esta razón, es importante comprender la densidad demográfica y los factores que influyen en ella para observar la calidad de vida de las personas

Índice()
  1. Concepto y significado de la densidad demográfica
  2. ¿Cómo se mide la densidad de la población?
  3. ¿Cuáles son los tipos de densidad demográfica?
    1. Alta densidad demográfica
    2. Baja densidad demográfica
  4. Ejemplos de la densidad demográfica

Concepto y significado de la densidad demográfica

La densidad demográfica es un indicador usado en la geografía humana que se refiere al número de personas que viven en un área específica. Esto se puede expresar en términos de persona por kilómetro cuadrado, o milla cuadrada.

En general, se entiende que la densidad demográfica es una medida con la que se conoce la cantidad de población que ocupa un territorio, región o país. Esta se suele emplear para entender cómo se distribuye la población y su relación con su entorno físico.

Asimismo, la densidad demográfica se considera un factor de suma importancia en la planificación urbana, ya que con él se obtiene información valiosa para las decisiones sobre el uso del suelo. Además, es de mucha ayuda a la hora de la distribución de servicios y/o recursos a una región o área determinada, como el abastecimiento de aguas.

¿Cómo se mide la densidad de la población?

La densidad de población suele ser de suma importancia a la hora de entender la distribución de la población y como esta se relaciona con el entorno físico. Esto funciona como indicador y sus medidas se refieren al número de habitantes en una misma área determinada, la cual se expresa en personas por km² (kilómetro cuadrado) o mi² (milla cuadrada).

Por otro lado, la densidad de una población puede ser calculada dividiendo el número de habitantes que se encuentran en un área entre su superficie terrestre. Planteando la fórmula para su cálculo sería de la siguiente forma: Densidad de población = Número de habitantes / Superficie del área.

Un ejemplo de su aplicación es el siguiente: si una ciudad posee una población de 1 millón de habitantes y una superficie de 500 km², utilizando la fórmula sería:

Densidad de población = 1.000.000 personas / 500 km², lo cual nos daría como resultado una densidad demográfica de 2.000 personas por km².

Por otro lado, cabe resaltar que la densidad de una población no se considera una medida absoluta, sino que depende de la superficie del área que se está midiendo. Esto quiere decir que, una ciudad con una población de 1 millón de personas podría tener una densidad demográfica más alta o más baja a comparación de otras ciudades de una misma región.

¿Cuáles son los tipos de densidad demográfica?

Para analizar lo que es la distribución de la población de un territorio específico se pueden utilizar diferentes tipos de densidades demográficas. Esto dependerá del tipo de población o área en la que se realice el estudio, por lo general, estos son los tipos de densidad demográfica más comunes:

  • Densidad bruta de población: consiste en el número total de habitantes ubicados en una región determinada, dividido entre su superficie total. Este tipo es el más usado y se expresa en personas por mi² o km².
  • Densidad urbana: se refiere al número de personas que habitan en ciudades o áreas urbanas, dividido entre la superficie urbana total. Esta medida se considera útil para entender la concentración de una población en áreas urbanas y el impacto de la urbanización en lo que sería la distribución de la población.
  • Densidad rural: este tipo de densidad demográfica se refiere al número de personas que viven en las áreas rurales divididas entre la superficie rural total. Se considera una medida importante, ya que aporta información valiosa que ayuda a entender la distribución de los habitantes de áreas agrícolas o de baja densidad poblacional.
  • Densidad de población flotante: consiste en el número de personas que trabajan o visitan una población específica en un momento determinado, en comparación con los residentes del área. Este tipo de densidad suele ser utilizado para entender la presión sobre los recursos y servicios en áreas turísticas o sobre la alta actividad económica.

Cada uno de ellos proporcionan perspectivas únicas sobre la población distribuida en un territorio específico. Por otro lado, también se encuentran los territorios considerados de alta o baja densidad demográfica, y son una parte crucial en el estudio de la población de un territorio.

Alta densidad demográfica

Cuando se habla de alta densidad demográfica se refiere a que existe una gran cantidad de personas viviendo en un área determinada en comparación con el tamaño o superficie del territorio. Esto significa que hay un alto número de habitantes ubicados en una unidad de superficie, km² o mi², que puede ser causado por una alta tasa de natalidad en el área.

En general, es común ver una alta densidad demográfica en zonas urbanas debido a la alta concentración de población y la demanda de servicios y viviendas. Esto podría traer como consecuencia una competencia mayor por los recursos y servicios, como también una mayor congestión y contaminación del área.

No obstante, una alta densidad demográfica puede traer beneficios en la economía, aportando una mayor oferta de empleos y servicios. Como también, una mayor diversidad cultural y oportunidades de interacción social.

Por lo general, no es usual que zonas rurales posean una alta densidad demográfica, pero sí una alta demanda de recursos o servicios limitados, como la tierra cultivable o el agua. Además, esto puede conllevar a impactos negativos en la calidad de vida de los habitantes de la zona, así como también en la sostenibilidad ambiental de la región.

Baja densidad demográfica

La baja densidad demográfica ocurre cuando en una región o zona existe una pequeña cantidad de personas viviendo en un área determinada en comparación con la media de una superficie del mismo tamaño. Esto quiere decir que, hay un bajo número de personas por unidad de superficie en una región o área específica.

Es muy común que las áreas rurales posean una baja densidad demográfica debido a la escasa población y a la baja demanda de recursos y servicios. Esto suele significar una menor competencia por poseer los recursos, menor contaminación ambiental y una menor congestión.

Por otro lado, esto también puede ocasionar consecuencias, un ejemplo de ello es la falta de acceso a empleos y servicios o la disminución de la diversidad cultural u opciones de entretenimiento. En general, en las zonas urbanas con baja densidad de población puede provocar un menor nivel de desarrollo o degradación urbana.

En algunas ocasiones, la baja densidad demográfica puede ser intencional, como en los casos donde la planificación urbana está enfocada en la elaboración de áreas urbanas con espacios verdes. Sin embargo, en algunas zonas puede haber sido ocasionado por la emigración o altas tasas de mortalidad debido a la pandemia u otras enfermedades.

Ejemplos de la densidad demográfica

Un ejemplo de densidad demográfica podría aplicarse en España, país que posee un aproximado de 93 habitantes por km². Esto significa que, alrededor de 46 millones de personas viven en un área de unos 505.990 km².

Lo que quiere decir que, en comparación de otros países de Europa, la densidad demográfica de España puede considerarse baja.

Por otro lado, Mónaco, siendo uno de los países más pequeños del mundo, con tan solo 2 km² de superficie, tiene la mayor densidad demográfica de Europa y una de las más altas del mundo. Esto debido a que posee más de 19.000 habitantes por km², y es el hogar de hasta 38.000 personas, convirtiéndose en una de las ciudades-estados más densamente pobladas del planeta.

Otro ejemplo sería la densidad demográfica de Nueva York, ciudad que posee una población aproximada de 8,4 millones de personas en una superficie de alrededor 468.9 km². Su densidad de población se calcularía de la siguiente manera: 8.400.000 habitantes / 468,9 km² = 17.909 habitantes por km².

Esto nos indica que, en Nueva York, hay un aproximado de 17.909 personas por kilómetro cuadrado.

Cómo citar:
"¿Qué es la densidad demográfica? - Aprende todo sobre la densidad de la población". En Quees.com. Disponible en: https://quees.com/densidad-demografica/. Consultado: 23-04-2024 05:23:53
Subir