¿Qué es el domicilio legal? - Concepto y características del término

Qué es domicilio legal

El domicilio, propiamente dicho, es conocido como aquel lugar donde una persona tiene su residencia con la intención de habitar allí de manera permanente o habitual. Y en esta circunscripción territorial, la persona ejercerá sus derechos y cumplirá con sus obligaciones.

Lo que caracteriza al domicilio, es que es necesario, es decir, tanto las personas naturales como las personas jurídicas tienen el derecho y el deber de poseer un domicilio.  En este punto, es importante señalar que una persona puede tener varios domicilios, sin embargo, solo uno de ellos puede ser considerado su domicilio principal.

Además, es significativo saber que, el domicilio puede cambiarse de un lugar a otro sin que medie contrato alguno, es decir, el cambio de domicilio se verifica de manera instantánea por el hecho de trasladar su residencia de un lugar a otro con el ánimo de permanecer en este lugar.

En conclusión, se puede decir que el domicilio individualiza a la persona desde el punto de vista territorial, ya que, es necesario que toda persona pueda ser ubicada de manera cierta y determinada en un lugar del territorio.

Ahora bien, es menester señalar que existen varios tipos de domicilio, pero ante el derecho, y más aún, ante el derecho civil, el domicilio legal tiene gran importancia, porque, ante los ojos de la ley, es donde se presume, sin que medie prueba alguna, que la persona reside de manera permanente.

Índice()
  1. Concepto y significado de domicilio legal
    1. ¿Qué es el domicilio legal de una empresa?
    2. ¿Qué es el domicilio legal de una persona física?
  2. ¿Qué diferencia hay entre el domicilio legal y real?
  3. ¿El domicilio legal es el que figura en el DNI?

El domicilio legal es aquel lugar donde la ley presume que reside una persona de manera permanente para el ejercicio de sus derechos y el cumplimiento de sus obligaciones, sin que medie prueba alguna.

Este tipo domicilio es de gran importancia en el mundo jurídico, ya que, se trata de aquel lugar en donde se realizarán todas aquellas notificaciones y comunicaciones de tipo oficial, pues se presume, a efectos legales, que la persona (natural o jurídica) reside allí.

La finalidad principal que persigue este tipo de domicilio, radica en la seguridad jurídica, garantizando la protección de los derechos de los individuos.

Entendiéndose a la seguridad jurídica, según El Observatorio de las Multinacionales En América Latina (OMEL) como la: “certeza que tienen los sujetos de derecho de que su situación jurídica solo podrá ser modificada mediante procedimientos establecidos previamente que garantizarán sus derechos. Constituye la traducción práctica de la eficacia de las normas como reguladoras de conductas.”

Así pues, a la hora de realizar alguna notificación o comunicación de tipo oficial, el Estado debe tener la certeza del lugar del territorio en donde se encuentra la persona interesada. Incluso, si esta última no se encuentra físicamente en el domicilio.

En este sentido, es importante conocer también que tanto las personas físicas como las empresas tienen un domicilio legal, y ambos se encuentran expresamente establecidos en el Código Civil Español.

En primer lugar, es necesario entender que una empresa es una persona jurídica, es decir, se trata de la existencia de un individuo con derechos y obligaciones, pero no es un ciudadano, sino que, por el contrario, se trata de una institución o una empresa que persigue algún fin social.

En este sentido, al ser la empresa una persona jurídica sobre la que recaen derechos y obligaciones, es necesario que la misma tenga un domicilio legal, en donde podrá ejercer sus derechos y dar cumplimiento a todas sus obligaciones.

La figura del domicilio legal de las empresas se encuentra expresamente tipificado en el artículo 41 del Código Civil Español, el cual establece textualmente lo siguiente: “Cuando ni la ley que las haya creado o reconocido, ni los estatutos o las reglas de fundación fijaren el domicilio de las personas jurídicas, se entenderá que lo tienen en el lugar en que se halle establecida su representación legal, o donde ejerzan las principales funciones de su instituto.”

En este sentido, se observa que, forzosamente, la ley establece que el domicilio legal de las empresas será aquel lugar en donde se encuentre establecida su representación legal o donde se ejerzan sus funciones principales, siempre que no se hubiese fijado el domicilio en los estatutos de la misma.

Es importante tener en cuenta que el domicilio legal de una empresa puede ser distinta al lugar donde lleven a cabo sus funciones principales, al lugar donde se encuentren las instalaciones de la empresa o donde se lleve a cabo su actividad comercial.

Por ejemplo, una empresa textil puede desarrollar su actividad comercial en una ciudad, pero puede tener su domicilio legal en donde se encuentren sus oficinas administrativas.

En oposición a las personas jurídicas, encontramos a las personas físicas. Se trata de aquel individuo de la especie humana, cualquiera que sea su edad, sexo o condición, que se encuentra sujeto a los derechos y obligaciones expresamente establecidos por la Ley.

El Código Civil de España, en su artículo 30 y 32, señala que las personas físicas (también conocidas como personas naturales) adquieren su personalidad civil desde el momento de su nacimiento hasta su muerte.

Toda persona física posee características fundamentales e inalienables que, en el mundo jurídico, se conocen como atributos de la personalidad, uno de estos atributos es el domicilio.

Como ya se ha dicho anteriormente, una persona física puede llegar a tener varios domicilios de manera simultánea, pero solo uno de ellos va a ser considerado, a efectos legales, como su domicilio principal.

A este respecto, es importante observar lo que el Código Civil Español determina en su artículo 40: “Para el ejercicio de los derechos y el cumplimiento de las obligaciones civiles, el domicilio de las personas naturales es el lugar de su residencia habitual, y, en su caso, el que determine la Ley de Enjuiciamiento Civil.

El domicilio de los diplomáticos residentes por razón de su cargo en el extranjero, que gocen del derecho de extraterritorialidad, será el último que hubieren tenido en territorio español.”

Visto esto, se pueden señalar como ejemplos del domicilio legal de las personas físicas los siguientes casos: los menores de edad, tutelados o aquellas personas que adolezcan de alguna incapacidad que vivan con sus padres o tutores, tendrán el domicilio de estos últimos.

De igual forma, determinadas personas tienen el domicilio que legalmente conlleva el cargo de su profesión, como ocurre en el caso de los militares. Finalmente, aquellas personas con cargos diplomáticos que ejerzan su cargo en el extranjero y gocen de derecho de extraterritorialidad, tendrán como domicilio al último que hubieren tenido en territorio español.

Primeramente, resulta necesario entender lo que se conoce como domicilio real, definiéndose este, como aquel lugar donde habitualmente reside una persona, es decir, aquel lugar escogido voluntariamente por la persona para residir allí. Una vez teniendo conocimiento de lo que se entiende por domicilio legal y domicilio real, se pueden apreciar algunas diferencias entre ambas figuras.

El domicilio legal puede ser ficticio, ya que se trata de una suposición que hace la ley de que la persona interesada se encuentra en ese lugar, sin embargo, puede que esta última no se encuentre allí presente. Por el contrario, el domicilio real, tiene como base la efectiva residencia de la persona en un cierto y determinado lugar.

Otra diferencia fundamental es que el domicilio legal es forzoso, es decir, lo impone la ley independientemente de la voluntad del interesado. A diferencia del domicilio real, que es netamente voluntario, puesto que su constitución y extinción dependen únicamente de la voluntad de la persona.

Siguiendo este orden de ideas, como última diferencia se tiene que el domicilio legal es único, en el sentido de que, si bien es cierto que la persona puede tener varios domicilios, solo uno de ellos va a ser fijado como su domicilio legal. En cambio, el domicilio real otorga y garantiza plena libertad al interesado para elegir su domicilio y trasladarlo al lugar que le conviniere de acuerdo a sus intereses.

En el DNI va a figurar el domicilio real, es decir, debe tratarse de aquel lugar en donde voluntariamente reside la persona en la actualidad. No es obligatorio renovar el DNI al cambiar de domicilio, aunque si es conveniente realizar la renovación para evitar problemas en ciertos tipos de trámites. Por lo tanto, a pesar de que no exista disposición legal alguna que obligue a actualizar el domicilio en el DNI, si es recomendable hacerlo, para evitar cualquier tipo de problemas.

Cómo citar:
"¿Qué es el domicilio legal? - Concepto y características del término". En Quees.com. Disponible en: https://quees.com/domicilio-legal/. Consultado: 20-04-2024 23:45:55
Subir