¿Qué es una micropipeta? - Descubre la importancia de las micropipetas en el laboratorio

Qué es una micropipeta

Los laboratorios clínicos emplean varios procedimientos que son claves para un correcto análisis. Esto incluye desde pesar reactivos con una balanza hasta utilizar un volumen de muestra específico y examinarlo.

Unos de los instrumentos que es esencial para esto último son las micropipetas. Estos dispositivos permiten manipular volúmenes pequeños de sustancias. Por lo tanto, el personal y los asistentes de laboratorio deben estar familiarizados con su utilización. A continuación te explicamos más a detalle los tipos de micropipetas y sus funciones.

Índice()
  1. ¿Para qué sirve una micropipeta?
  2. Características de una micropipeta
  3. ¿Cuál es su función en los laboratorios?
  4. Tipos de micropipetas y sus capacidades
  5. Cómo utilizar una micropipeta correctamente
  6. Mantenimiento y calibración de las micropipetas
    1. Precauciones y errores comunes al utilizar micropipetas
  7. ¿Cuáles son las marcas más recomendadas para laboratorios?

¿Para qué sirve una micropipeta?

Es un instrumento de laboratorio usado en la manipulación de líquidos con mucha precisión, así permite dispersar y recoger muestras de diferente origen. Pero su utilización se relaciona más que todo con la química analítica. Por ejemplo, una pipeta puede ayudar a determinar el perfil de lípidos. Debido a que es un volumen muy reducido, sus unidades de medición son en microlitros o uL, es decir, la millonésima parte de un litro.

Además, permite el manejo y traslado de otro tipo de sustancias a demás del agua y similares. Por ejemplo, es útil para determinar los grupos sanguíneos o realizar diferentes test. También en el área de genética su uso es imprescindible, sobre todo en los estudios de experimentación.

Características de una micropipeta

Estos dispositivos son muy precisos cuando se trata de trabajar con volúmenes reducidos de líquido. A pesar de que existen otros instrumentos que permiten medir capacidades como las probetas, las micropipetas son notables por su particularidad de movilizar pequeñas cantidades de sustancia.

Las micropipetas pertenecen a la familia de las pipetas, pero su mecanismo de funcionamiento y forma sí es diferente. Ellas trabajan con el sistema de pipeteo por cámara de aire. Esto permite que se pueda absorber el líquido gracias al vacío generado al desplazar el pistón del cuerpo de la micropipeta.

Pues, a medida que asciende, el aire avanza en la misma dirección para llenar el espacio que era ocupado por el pistón. Y donde antes había aire, ahora se reemplaza por el líquido. Otras de las características generales de este instrumento incluyen:

  • Cuerpo o empuñadura: Aquí se ensamblan el resto de las partes.
  • Émbolo o botón superior: Es quien ejecuta el proceso de recolección de la muestra. Además del llenado, permite el dispensado para soltar el líquido. Funciona con el contacto del pistón y contiene una rueda de ajuste del volumen exacto a recoger.
  • Indicador de volumen: Presente en el cuerpo de la micropipeta. Permite señalar la capacidad seleccionada del instrumento.
  • Botón expulsor: Para soltar o liberar la punta de la pipeta luego de utilizarse.
  • Eje: Une el cuerpo con las puntas de la micropipetas
  • Punta: Es el extremo inferior, el cual es extraíble y desechable. En esta parte es donde quedará la muestra recolectada.

¿Cuál es su función en los laboratorios?

Las micropipetas se emplean cuando queremos medir volúmenes que oscilan entre unos pocos microlitros a mililitros. En los laboratorios clínicos cumplen el propósito de manipular sustancias con precisión y sin margen de error. Debido a que la química sanguínea utiliza muestras tan reducidas, es ideal para este fin.

Gracias a que las puntas de plásticos son desechables se garantiza una recolección aséptica y libre de contaminantes. Debido a que ya vienen esterilizadas, no es necesario un proceso extra de higiene. Lo cual se requería antes, cuando se empleaban capilares de vidrio y precisaban el uso de calor para esterilizarlos. Esta propiedad de dosificar y transferir líquidos en capacidades variables permite su uso en varias áreas, además de la química analítica.

La sustancia se recolecta en la punta que se conecta al eje de la micropipeta. Luego se presiona el botón superior en el segundo toque de parada para expulsar el contenido recogido en la primera parada. El hecho que el dispositivo presente dos topes es lo que permite con facilidad distinguir entre el absorber (el 1º tiempo) y el liberar (2º tiempo o tope).

Esto significa que el émbolo se detiene en dos posiciones diferentes. Con la rueda de ajuste se calibra la cantidad de muestra a recolectar. Luego de utilizarla, al presionar el botón de eyección se expulsa la punta desechable y se reemplaza por una nueva.

Tipos de micropipetas y sus capacidades

Podemos encontrar diferentes formas y tamaños según el fabricante. A pesar de poseer un diseño estándar, se dividen en dos prototipos. Esto dependiendo del volumen que puedan ocupar y el funcionamiento que tienen.

Según el tipo de operación que usan, están las de desplazamiento de aire, que a su vez abarcan las manuales y las digitales. Las primeras cuentan con un sistema de control de volumen. Aquí el contenido aspirado se fija con anticipación gracias a la rueda de calibración de capacidad. La segunda realiza lo mismo, pero de manera digital, por lo que no es necesario el ajuste manual. También están las de desplazamiento positivo.

Según el número de puntas, podemos dividirlas en las multicanal (varias puntas) y las simples. Con ellas, cada muestra recogida debe emplear una punta nueva. Así mismo, según la capacidad que admiten vienen en tres colores diferentes.

  • Puntas blancas: Son las más pequeñas.
  • Puntas amarillas: Permiten un aproximado de 100 microlitros. Son específicas para micropipetas P100 y P200
  • Puntas azules: Recolectan hasta 800 uL. Se usan para P1000

No obstante, vienen con amplia variedad de capacidades. Lo que confiere a los trabajadores la oportunidad de elegir aquellas que sean más apropiadas. A su vez, estas micropipetas pueden tener un volumen fijo o uno variable donde este último es ajustable. Es decir, su capacidad abarca un rango, por ejemplo, de 2-20 uL y así.

Cómo utilizar una micropipeta correctamente

Para pipetear de manera eficiente y asegurarse de obtener una muestra efectiva se deben seguir una serie de pasos:

  1. Elija la pipeta apropiada: Esto dependerá del volumen que queremos tomar. Es importante tener presente el rango de trabajo óptimo que varía entre el 35 al 100% del volumen permitido. Se puede elegir una pipeta de volumen ajustable o fijo.
  2. Seleccione el volumen a recoger: Se ajusta con la rueda de precisión que viene acoplada junto al botón superior. Evite girarla más allá del rango de capacidad máxima para no dañar el dispositivo. El valor aparece reflejado en la ventana indicadora que está en el cuerpo de la micropipeta.
  3. Acoplar la punta apropiada en el eje: Según el volumen especificado se debe seleccionar la punta. En general vienen codificadas con color para una identificación más rápida. Además, depende del diseño de los fabricantes, pues a pesar de ser generales. También encontraremos puntas especiales con propósitos específicos. Es importante evitar tocarla con las manos.
  4. Presionar el émbolo y aspirar el líquido: La micropipeta debe estar en posición vertical. Luego, se presiona el botón superior hasta la primera posición antes de meterlo en el líquido. Posteriormente, con el pistón presionado, se introduce en el líquido y se suelta el botón para aspirar.
  5. Dispensar la muestra: La mejor manera de hacerlo es que fluya por la pared lateral del tubo de ensayo.

Mantenimiento y calibración de las micropipetas

Aunque las puntas se reemplazan cada vez que se recolecta una nueva muestra, el instrumento requiere ciertos cuidados. Un buen mantenimiento permitirá larga vida del aparato, lo que reducirá costos. La parte externa de la pipeta se puede limpiar con los implementos usualmente usados en el laboratorio. Se recomienda entre 10 a 15 minutos antes de retirar el químico.

La limpieza interna requiere desmoldar el aparato, se sugiere usar un cotonete con la solución para limpiar. Por último, emplee el lubricante para el émbolo. Después estará lista para volver a armarla.

La calibración es esencial para garantizar resultados confiables y precisos. Se debe verificar cada mes que la micropipeta esté calibrada adecuadamente. Para hacerlo primero tienes que contar con condiciones ambientales apropiadas tal como lo establece la norma ISO 8655. Otros factores que influyen en el tiempo de calibrado es la frecuencia de uso y la naturaleza del líquido pipeteado.

Precauciones y errores comunes al utilizar micropipetas

Es común cometer equivocaciones si eres nuevo con el pipeteado. Entre ellos, el más frecuente es aspirar o expulsar muy rápido la muestra. Poseer una pipeta mal calibrada, o contaminar la punta o la sustancia con las manos.

Por ello, se debe tener precaución al momento de manipular el aparato para garantizar una muestra de calidad. Recuerda colocar la pipeta lo más vertical posible antes de expulsar la sustancia. Además, de mantenerla alejada de los lugares cercanos al calor y evitar dejarlas caer al suelo.

¿Cuáles son las marcas más recomendadas para laboratorios?

Existen muchos distribuidores de micropipetas. No obstante, las más conocidas y empleadas son:

  • CleanLab
  • Eppendorf
  • Radwag
Cómo citar:
"¿Qué es una micropipeta? - Descubre la importancia de las micropipetas en el laboratorio". En Quees.com. Disponible en: https://quees.com/micropipeta/. Consultado: 14-06-2024 19:20:18
Subir