¿Qué es una nave industrial? - Definición, características y para qué sirve

Qué es una nave industrial

La nave industrial hace referencia a un espacio fundamental dentro de los complejos industriales, siendo considerado un espacio que cuenta con una gran importancia en los sitios dedicados al desarrollo, fabricación y manufactura de bienes o equipos industriales.

En este artículo exploraremos qué es una nave industrial y para qué se utilizan en este tipo de complejos. De igual manera, se menciona su historia, evolución y relación con la Revolución Industrial. Por último, se especifican los tipos de naves industriales basadas en los diferentes materiales usados en la construcción de las mismas. ¡No te pierdas esta información!

Índice()
  1. ¿Cuáles son las características de una nave industrial?
  2. ¿Para qué sirve una nave industrial?
  3. ¿Qué condiciones de almacenamiento seguro debe tener una nave industrial?
  4. ¿Qué tipos de naves industriales existen según el material de construcción?
    1. Naves industriales construidas de hormigón
    2. Naves industriales construidas de metal
    3. Naves industriales mixtas

¿Cuáles son las características de una nave industrial?

Cuando se menciona el término de "nave industrial", es posible que pienses en una nave espacial o un medio de transporte volador creado con los mejores equipos industriales. Sin embargo, el significado es muy diferente, pues hace referencia a una estructura que se hizo muy popular en la industrialización de las organizaciones, de los procesos y de las máquinas, por lo que se puede encontrar en la mayoría de complejos industriales del mundo.

Una nave industrial se caracteriza por ser una estructura de carácter urbano, aunque se le conoce en mayor medida como un edificio que se utiliza en las zonas industriales. Se trata de un espacio donde se levanta una edificación dentro de un complejo industrial, el cual que puede tener varias funciones para el beneficio y manejo de la empresa. Estas estructuras comenzaron a aparecer en la Revolución Industrial y se siguen empleando en la actualidad siendo una parte fundamental en el complejo.

  • Se trata de un complejo multifuncional.
  • Cuenta con un amplio espacio en el interior de la nave.
  • La aparición de éstas supuso un cambio en el modo de vida, pues se pasó del trabajo artesanal al industrial.
  • Permitió la agrupación de todos los procesos industriales en una misma edificación, dando origen a los complejos empresariales.

¿Para qué sirve una nave industrial?

La función de una nave industrial dentro de un complejo o parque industrial puede variar según las necesidades de la empresa u organización. En este sentido, el principal objetivo de este tipo de edificios es servir como depósito o almacén con el fin de resguardar la mercancía y las máquinas más importantes. De igual manera, en estos complejos se puede realizar el proceso de producción, además de la manufactura de los bienes y materiales que ofrece la industria al público.

En ciertas ocasiones, cuando la empresa lo requiere, la nave industrial también funciona como centro de distribución de los bienes y la mercancía, de modo que allí ocurre el transporte de los productos, junto con la entrada y salida de los mismos de la empresa. No obstante, esta última función depende del tipo de edificación o estructura que presenta la nave industrial y la cantidad de espacio disponible en ella.

¿Qué condiciones de almacenamiento seguro debe tener una nave industrial?

La actividad que se desarrolla en el interior de la nave va a marcar el camino para la construcción o levantamiento del propio complejo. Los diseñadores y arquitectos de la estructura deben tomar las previsiones necesarias para garantizar la seguridad de tanto a los obreros que trabajan en el complejo como de los diferentes equipos y materiales que se encontrarán en el espacio de trabajo.

Las primeras naves industriales fabricadas con madera tendían a sufrir de incendios cuando se descontrolaba una situación en la que se trabajaba con fuego. Sin embargo, las condiciones mejoraron cuando se comenzó a estructurar el complejo con paredes, vigas y techo de hormigón o metal. De modo que, en caso de emergencia, los proyectos y materiales almacenados se pueden asegurar y las personas pueden huir del incendio.

Las naves industriales de la actualidad deben ofrecer las mejores condiciones tanto a los empleados como a los objetos almacenados en el interior de la estructura, por lo que lo ideal es disminuir al mínimo cualquier posibilidad de riesgo, por ejemplo, colocando un sistema antiincendios o contra cualquier tipo de gas nocivo.

De igual manera, el almacén debe contar con espacio suficiente para poder transportar con seguridad los materiales, equipos y demás objetos. Otra medida necesaria es la actualización constante de un inventario, esto con el fin de verificar que ningún objeto se pierda.

¿Qué tipos de naves industriales existen según el material de construcción?

Hoy en día existen diversos tipos de naves industriales, puesto que la arquitectura y los materiales de construcción que usa el edificio cambian según los objetivos de producción que tenga la industria o empresa. De este modo, los materiales con los que se construye la nave y la división interna de la misma varían según el tipo de empresa.

Por ejemplo, en las naves industriales donde se lleva a cabo la cadena de producción, es necesario que la longitud sea amplia, es decir, que exista mucho espacio para mover los equipos.

La arquitectura de una nave industrial de la actualidad difiere en algunos elementos y características a las que se crearon en la Revolución Industrial, pues fue necesario hacer una adaptación a los nuevos tiempos y equipos. Sin embargo, muchos espacios y elementos de la nave industrial original se conservan debido a su utilidad. En ese sentido, los primeros edificios destinados a ser la base de los complejos industriales se construyeron a partir de madera, vigas y mezcla de piedras.

No obstante, cuando levantaban estos edificios no se tomaba en cuenta la calefacción ni la iluminación dentro del espacio de trabajo, de modo que muchas de estas naves eran lugares oscuros y calurosos, lo cual complicaba el desarrollo de la labor de los obreros. Con los años, la necesidad por mejorar las condiciones llevó a las empresas a crear espacios de almacenamiento más amplios y con mejor iluminación.

La aparición del hormigón armado supuso una mejora o avance en la forma de construir edificios, de modo que se comenzó a utilizar dicho material con el fin de crear depósitos de almacenamiento, silos y demás estructuras parecidas. Con el hormigón, la seguridad de los equipos y los trabajadores aumentó gracias a que este material cuenta con resistencia a la compresión, aunque no a la tracción.

De igual manera, el hormigón resiste a las altas temperaturas producidas por las llamas del fuego, por lo que reduce el riesgo y peligro de pérdidas cuando se presenta un incendio. Con el tiempo, se desarrolló una nueva forma de crear el hormigón, de modo que es posible establecer una clasificación y, en ese sentido, el hormigón armado o prefabricado es el que se vierte, fragua y endurece en una central. Por su parte, el hormigón o concreto ‘in situ’ escurre en la obra y se deja endurecer allí, lo cual limita la movilidad.

  • La construcción de una estructura de hormigón tarda más tiempo que cualquier otra.
  • Las barras son rígidas y pesadas.
  • Son difíciles de transportar.

Las naves industriales mejoraron de forma estética y estructural a partir del desarrollo de la arquitectura industrial, pues esta aportó una nueva visión de la construcción basándose en el tratamiento de minerales para formar el acero. Así, mediante las técnicas de unión y la siderurgia, se comenzó a emplear metales como herramienta principal para las vigas, algunas paredes e incluso techos de las naves industriales.

El acero aportó muchas opciones, una de ellas fue la de introducir este material en las cubiertas de los muros de carga, así como también se pudieron fabricar columnas completas de metal. A partir de este momento, crearon técnicas como el remachado, el roblonado y la soldadura, lo que permitió que los materiales adquirieran durabilidad.

  • Las vigas de metal no son tan rígidas como las de hormigón, por lo que poseen un poco de flexibilidad y elasticidad.
  • El metal no pesa tanto como el concreto, de modo que las estructuras creadas con acero se pueden transportar de manera más fácil.
  • Disminuye el tiempo en el que se completa la construcción.
  • El metal no absorbe tanto la luz como el concreto, lo que permite tener un espacio más iluminado.
  • Las naves industriales más grandes son las que se fabrican con metal.
  • Las vigas de metal admiten el proceso de galvanizado, lo que alarga la vida útil de las mismas.

Las naves industriales mixtas son aquellas que utilizan una mezcla de los dos materiales o elementos con los que se fabrican las paredes y demás estructuras del complejo. Esta técnica de construcción requiere del uso de concreto y de las aleaciones de metal que crean el acero. Las naves mixtas se utilizan cuando se necesita ahorrar dinero en los costos de algunos materiales o en los momentos en los que se quiere sacar provecho a las ventajas que otorgan el concreto y el acero.

Cómo citar:
"¿Qué es una nave industrial? - Definición, características y para qué sirve". En Quees.com. Disponible en: https://quees.com/nave-industrial/. Consultado: 17-06-2024 23:18:00
Subir