¿Qué es el remanente distribuible? - Cómo se calcula y ejemplos

Qué es el remanente distribuible

En el ámbito financiero, se considera que el remanente distribuible es un aspecto clave en las empresas. Este representa una parte crucial de las ganancias que genera una organización, además, su correcta gestión suele tener gran impacto en la toma de decisiones estratégicas.

Los remanentes distribuibles se consideran como los puntos centrales en las discusiones acerca de cómo se deben asignar los recursos financieros disponibles según el patrimonio contable de una empresa, y cómo se pueden satisfacer las expectativas de los socios o propietarios. A lo largo de este artículo explicaremos un poco sobre lo que es un remanente distribuible, cómo se calcula, algunos ejemplos y mucho más.

Índice()
  1. ¿Qué significa el remanente distribuible ISR?
    1. ¿Qué es el remanente distribuible para personas morales?
    2. ¿Qué es el remanente distribuible para personas morales no lucrativas?
    3. ¿Qué es el remanente distribuible de personas físicas?
  2. ¿Qué es el remanente distribuible para efectos fiscales?
  3. ¿Cómo se calcula el remanente distribuible?
  4. ¿Cómo declarar el remanente distribuible?
  5. Ejemplos del remanente distribuible

¿Qué significa el remanente distribuible ISR?

Por su parte, el remanente distribuible o excedente distribuible, es una figura de contabilidad que representa la parte de las ganancias de una entidad o empresa que se destina a su distribución entre accionistas, propietarios o socios. Este es el monto disponible que queda después de cubrir todos los gastos, reservas necesarias e impuestos.

Por otro lado, el remanente distribuible ISR hace referencia al remanente distribuible que queda después del impuesto sobre la renta (de allí sus siglas ISR). Los impuestos sobre la renta son un tributo aplicado a los ingresos de una persona jurídica o física, y su monto se determina mediante la legislación fiscal vigente de cada país o gobierno.

Cuando una empresa calcula el remanente distribuible ISR, se entiende que considera el resultado neto después de los impuestos sobre la renta y otras deducciones o cargas fiscales aplicables. Éste es el monto que está disponible para su distribución entre accionistas, propietarios o socios cuando ya se han cubierto las obligaciones tributarias que les corresponden.

En general, el remanente distribuible ISR tiende a ser usado con diversas finalidades, ya sea el pago de dividendos a los accionistas, la distribución entre socios en el caso de sociedades de personas, entre otros asuntos. La manera en que se emplee éste remanente depende de las políticas y decisiones que adopte la empresa, así como también de las regulaciones fiscales y acuerdos establecidos con los socios.

¿Qué es el remanente distribuible para personas morales?

Cuando se habla del remanente distribuible para personas morales se hace referencia al saldo que está disponible luego de impuestos y reservas que una entidad jurídica tiene para su distribución entre sus socios. Por otro lado, cuando una persona moral calcula su remanente distribuible, se deben considerar factores como:

  • Ingresos.
  • Impuestos.
  • Gastos.
  • Reservas legales.
  • Estatutarias.

Después de haber cubierto dichos aspectos, el remanente distribuible será el monto que queda disponible para su distribución entre los accionistas o socios. Asimismo, la forma en la que se distribuye el remanente distribuible para personas morales varía dependiendo de los acuerdos y estatutos de cada empresa.

Esto puede implicar el pago de dividendos a los accionistas, la acumulación de reservas para necesidades futuras, o la reinversión en la empresa para financiar proyectos o expansiones.

¿Qué es el remanente distribuible para personas morales no lucrativas?

El remanente distribuible para personas morales no lucrativas habla del saldo disponible que queda después de haberse cumplido las obligaciones contables y fiscales de una entidad sin fines de lucro. A diferencia de las empresas con fines de lucro, las no lucrativas tienen como principal objetivo hacer actividades de beneficio social, educativo, religioso, cultural u otros propósitos altruistas.

En el caso de las personas morales no lucrativas, el remanente distribuible hace referencia a los excedentes financieros generados después de cubrir los gastos operativos. Esto último también incluye el cumplimiento de las obligaciones fiscales y la destinación de los recursos al realizar su misión y objetivos estatutarios.

De esta forma, estos excedentes suelen provenir de donaciones, ingresos por actividades hechas, subvenciones u otras fuentes de financiamiento. En general, el remanente distribuible para personas morales no lucrativas se destina a la reinversión de la organización para, así, desarrollar proyectos y/o programas futuros.

Esto también ayuda con el fortalecimiento de las capacidades de la organización o con la creación de reservas de emergencias. Además, puede ser usado para expandir los servicios que brinde la entidad o para ejecutar actividades extras en línea con su misión.

¿Qué es el remanente distribuible de personas físicas?

En el ámbito empresarial, el término “remanente distribuible” no aplica a las personas físicas de manera directa. Por lo general, éste término se refiere a entidades legales como personas morales o empresas.

Sin embargo, cuando se habla del ámbito personal, se pueden encontrar algunos términos similares que se aplican a personas físicas y describen cosas relacionadas con los gastos, ingresos y distribución de recursos. En las finanzas personales, se puede hablar de “excedente disponible” o “sobrante económico”, para referirse al saldo sobrante que tiene una persona física al cubrir gastos, impuestos u otras obligaciones.

Este tipo de excedente puede ser empleado de varias maneras, dependiendo de las necesidades y decisiones individuales. Algunas de estas opciones incluyen la inversión en activos, ahorro para futuros objetivos, pago de deudas, compras importantes o hasta la contribución a causas benéficas, entre otras.

Es relevante resaltar que, las decisiones tomadas sobre el uso del excedente disponible de una persona física deben tomar en cuenta las obligaciones tributarias y las normativas fiscales que se apliquen en su país residencial. Por otro lado, se recomienda la búsqueda de un asesor financiero profesional para llevar a cabo la toma de decisiones informadas y de esta forma, gestionar de manera adecuada los recursos personales.

¿Qué es el remanente distribuible para efectos fiscales?

Para efectos fiscales, se entiende que el remanente distribuible es un término que hace referencia al saldo disponible luego de calcular los gastos deducibles e ingresos. Esto también incluye las obligaciones fiscales que corresponden, de acuerdo a las normas y la ley tributaria que se aplique en una jurisdicción específica o en un país.

Cuando se habla del contexto fiscal, estos remanentes son valiosos para la determinación de la base imponible, donde se calcularán los impuestos que se deben pagar. De esta forma, representa el resultado neto luego de restar los gastos deducibles y las pérdidas que se permiten de los ingresos totales.

Por lo general, el remanente distribuible puede ser usado en distintas formas que dependen de las disposiciones fiscales y las regulaciones de cada país. Entre las opciones más comunes se incluyen la reinversión en el negocio, la creación de reservas fiscales o legales, el pago de impuestos sobre la renta, entre otros.

¿Cómo se calcula el remanente distribuible?

La forma en la que se calcula el remanente distribuible suele varias según las regulaciones específicas que se aplican y la jurisdicción. No obstante, a continuación se proporciona una descripción general de los pasos más comunes que se involucran en el cálculo:

  1. Determinar los ingresos: Se deben calcular los ingresos totales de la entidad en un periodo determinado. Esto suele incluir los ingresos por servicios, ventas, alquileres, intereses u otras fuentes de ingresos.
  2. Restar los gastos: Se tienen que reducir los gastos operativos y costos incurridos en la generación de los ingresos. Estos incluyen gastos de personal, suministros, alquileres, intereses pagados, depreciación y cualquier otro gasto que se relacione con la operación de la empresa o negocio.
  3. Considerar las deducciones fiscales: Debes tomar en cuenta las deducciones fiscales que se permiten según la legislación tributaria aplicable. Por lo general estos incluyen: deducciones por depreciación, gastos de investigación y desarrollo, donaciones a organizaciones benéficas, entre otras.
  4. Calcula los impuestos: Se determina la cantidad de impuestos que se deben pagar sobre el resultado neto, esto después de los gastos y deducciones fiscales. Asimismo, esto implica la aplicación de la tasa impositiva que corresponde según la legislación fiscal vigente.
  5. Aplica reservas legales o estatutarias: Al existir la obligación de crear reservas estatutarias o legales, se separa el monto correspondiente y se reservan dichos fondos según las regulaciones aplicadas.
  6. Calcula el remanente distribuible: Este se debe calcular restando los impuestos y reservas de la cantidad que sobra después de los gastos y las deducciones fiscales.

Cabe destacar que, este es solo un esquema general para el cálculo del remanente distribuible, mientras que el real tiende a ser un poco más complejo. Este dependerá de los requisitos y las regulaciones específicas que dicte cada jurisdicción.

Recomendamos consultar con un profesional, ya sea un contador o un asesor fiscal calificado, para obtener el cálculo preciso y adecuado para su situación particular.

¿Cómo declarar el remanente distribuible?

La declaración del remanente distribuible puede variar dependiendo del país en el que te encuentres y sus regulaciones fiscales específicas. Sin embargo, a continuación describimos, de manera general, los pasos involucrados en la declaración:

  1. Identifica el formulario de declaración: Determina cuál es el formato o formulario que requiere la autoridad tributaria que corresponde. Por lo general, existen formularios específicos para declarar, ya sean gastos, ingresos o salarios, impuestos y distribución de ganancias de la entidad.
  2. Completa la información financiera: Brinda la información financiera de la entidad de forma completa y precisa. Estas deben incluir información sobre gastos, ingresos, reservas, deducciones y cualquier elemento importante para el cálculo del remanente distribuible.
  3. Calcula el remanente distribuible: Usa los pasos adecuados para calcular el remanente distribuible, como se mencionó en puntos anteriores. De igual forma asegúrate de contar con ayuda profesional, seguir las regulaciones fiscales y los cálculos que se requieren según la autoridad tributaria.
  4. Reporta el remanente distribuible: Completa todas las secciones o campos que corresponden en el formulario de declaración para, de esta forma, reportar el remanente distribuible obtenido.
  5. Adjunta documentación relevante: Incluye los documentos extra requeridos, como comprobantes de gastos, libros contables, entre otros.
  6. Presenta la declaración: Envía la declaración completa y los documentos requeridos a la autoridad tributaria de acuerdo a los métodos y plazos especificados.

A pesar de ser varios pasos, estos tan solo son pasos generales, ya que el proceso de declaración tiende a variar dependiendo de la jurisdicción y las regulaciones fiscales específicas.

Ejemplos del remanente distribuible

Existen diversos ejemplos del uso del remanente distribuible, es por ello que, a continuación, describiremos algunos de ellos:

  • Una empresa inmobiliaria obtuvo un remanente distribuible luego de cubrir sus gastos e impuestos. Esto les permitió destinar una parte para adquirir nuevos bienes inmuebles y, de ésta forma, expandir su cartera de propiedades.
  • Luego de deducir los gastos y pagar impuestos, una empresa tuvo un remanente distribuible de $50.000. Este se distribuyó entre los accionistas como dividendos.
  • La entidad tomó la decisión de acumular una parte del remanente distribuible en una reserva de reinversión. Esto con el fin de financiar proyectos de investigación y desarrollo en el futuro.
  • El remanente distribuible de una organización sin fines de lucro se usó para expandir sus programas educativos. Además, también se empleó para alcanzar a más estudiantes necesitados.
  • El remanente distribuible de una empresa le permitió constituir una reserva de emergencia. Esto para poder enfrentar o cubrir situaciones inesperadas.
Cómo citar:
"¿Qué es el remanente distribuible? - Cómo se calcula y ejemplos". En Quees.com. Disponible en: https://quees.com/remanente-distribuible/. Consultado: 14-04-2024 05:48:35
Subir