¿Qué es un compresor de archivos? - Aprende todo sobre softwares compresores

Qué es un compresor de archivos

Dentro de las plataformas online hay mucha variedad de utilidades. Que van desde poder buscar cualquier tipo de información., así como descargar archivos dentro del sistema web.

Además, también permite convertir formatos. Es decir, cambiar de uno a otro sólo con subir el archivo.

E inclusive, existe la posibilidad de poder modificar el peso digital de un archivo. Y así disminuir en gran parte el espacio que ocupa dentro del disco duro. Ya sea de un documento, una fotografía, un vídeo, entre otros.

Es por eso que aquí te explicaremos qué es un compresor de archivos, para qué sirve y cuáles son los diferentes beneficios que puedes obtener de ellos. Así como sus limitaciones.

Índice()
  1. Definición y concepto de compresor de archivos en informática
  2. ¿Para qué sirven los compresores de archivos?
  3. ¿Qué tipo de compresiones de archivos hay?
    1. Compresión sin pérdidas
    2. Subjetivamente sin pérdidas
    3. Subjetivamente con pérdidas
  4. ¿Cómo funcionan los compresores de archivos?
  5. Ejemplos de compresores de archivos

Definición y concepto de compresor de archivos en informática

Supongamos que tenemos muchísima ropa ocupando bastante territorio. Así que queremos guardarla en una maleta de equipaje. Y, a pesar de la cantidad tan grande, logra entrar dentro del compartimento, almacenando todo en un espacio mucho más reducido y conteniendo lo mismo que ocupaba antes. Bueno, eso es, en líneas generales, el trabajo que hace un compresor de archivos.

En otro orden de ideas, lo que realizan este tipo de programas es básicamente reducir el tamaño de un archivo que sea muy pesado. Y, de esta forma, conserva toda la información importante ocupando mucho menos respaldo del disco duro.

Por ejemplo, si antes tenías un documento que pesaba 10 Mb (megabyte) de espacio en el almacenamiento de tu equipo. Al utilizar un compresor de archivos online o del escritorio, su tamaño podría reducirse a más del 50% del que tenía anteriormente. Y guardando la información básica que necesitas de ese documento.

De esta manera, en informática funge con el objetivo de comprimir un archivo de forma efectiva a uno igual, pero menos pesado.

¿Para qué sirven los compresores de archivos?

Son programas online que ayudan a liberar espacio del software de tu dispositivo. Y que se puede referir al de una PC o al de un aparato telefónico .

De esta forma, ofrece muchas ventajas que te pueden ayudar indirectamente a mejorar el rendimiento general del software.

Empezando con el hecho de que aporta a ahorrar espacio del almacenamiento de tu dispositivo. Puesto a que, minimizar el peso de los archivos, deja más respaldo disponible. Lo que permite una memoria menos llena y un rendimiento más optimizado en las funciones del sistema.

Además de eso, ahora puedes tener la opción de almacenar más funciones y contenido en tu respaldo. En cualquier tipo de formato y en una mejor distribución.

De esta manera, dan un funcionamiento óptimo y más accesible de tu software. Por lo que tomar la decisión de comprimir puede ser algo muy bueno para tus aparatos.

Aunque eso sí., cabe aclarar que, una vez los archivos hayan pasado por un compresor de datos, es poco probable de que puedas recuperar la información perdida. Lo que significa que se complica regresarlo a su tamaño o formato de archivo original. A menos que utilices un tipo de compresión sin pérdidas.

¿Qué tipo de compresiones de archivos hay?

Dentro del mercado digital, hay muchísimos compresores disponibles. Algunos los puedes encontrar de forma online y otros instalarlos como programas dentro de tu equipo.

Por otro lado, hay compresores que también se especifican en un determinado tipo de archivo. Es decir, que son específicos para fotografías, documentos o formatos de vídeo.

En líneas generales, todas estas variantes se pueden clasificar en 3 tipos de compresiones de archivo, junto con sus ventajas y sus limitaciones. Y tienes la libertad de escoger la que sea, dependiendo de la que mejor se ajuste a tus necesidades. Y aquí te diremos cuales son.

Compresión sin pérdidas

Hay que recordar que los compresores, en términos básicos, funcionan mediante algoritmos. Y estos se codifican de manera que reescriban los datos del archivo en uno nuevo de tamaño más reducido.

En el caso de los algoritmos de compresión sin pérdidas, convierten los archivos de manera que ocupen menos espacio dentro del disco duro. Pero mantiene, a su vez, toda la información que tenían en su estado original.

Esto permite una gran ventaja si se lo requiere. Puesto que se puede invertir la operación de compresión y regresar al archivo a sus características iniciales. El cual es un gran beneficio si trabajas, por ejemplo, en la edición de imagen o vídeos.

No obstante, es probable que la reducción del tamaño no sea muy significativa con respecto a los siguientes tipos. Pero si tienes espacio de sobra en tu disco duro, no habría por qué preocuparse.

Subjetivamente sin pérdidas

Esta categoría se encuentra a medio camino entre la compresión sin y con pérdidas. Puesto a que no se puede recuperar el material del archivo que se está comprimiendo. Pero opta por quitar los datos menos necesarios o repetidos dentro del archivo base.

De esta forma, es una buena manera de economizar espacio del software de tu dispositivo, sin perder información importante.

Además, ofrece una mayor compresión que una sin pérdidas. No con mucho margen de diferencia, pero sí lo suficiente para justificar su existencia.

De esta forma, su estándar es uno mediano y representa una herramienta factible en situaciones de tener que enviar algún documento, fotografía u otros hacia el dispositivo de otra persona.

Subjetivamente con pérdidas

Esta es la categoría que más economiza espacio, pero en la que ocurre la mayor cantidad de desprendimiento de datos.

Y no hay que malinterpretar, esto no es malo. Puesto que va a desechar la información necesaria suficiente y bajar el tamaño del archivo, pero no tanto para dejarlo muy fracturado. O al menos en el caso de hacerse bien.

Ello se debe a que, si tienes la posibilidad de elegir el nivel de porcentaje de compresión. Y escoges uno demasiado alto, puedes perder datos importantes y dejar el archivo algo inservible.

Es como retomar el ejemplo de la maleta que se mencionó antes. Sólo que llegamos al punto de que metimos tanta ropa, que ya el equipaje no cierra bien, y empieza a dañarse su exterior e interior.

Dicho percance ocurre más que todo con respecto a las imágenes. Debido a la reducción de megapíxeles que hay al comprimir una fotografía digital. Así como otros cambios. Por lo que es importante manejar el porcentaje de nivel de compresión de manera correcta (si se puede controlar).

En dado caso de que el mismo programa codifique el nivel de compresión, no hay mucho problema. Este sabrá hasta qué porcentaje hacerlo para que el archivo mantenga sus características principales intactas y se siga viendo bien.

¿Cómo funcionan los compresores de archivos?

Antes de explicar las características secundarias que tienen este tipo de archivos, hay que partir de su función principal. Que es la de comprimir o reducir un archivo en base de determinados algoritmos. Permitiendo tener una imagen que podría ser casi exactamente igual, pero en menor tamaño.

Hay distintas formas en que un compresor de archivos puede funcionar. Y todo depende del tipo y del programa que se use en el momento.

La razón es que, en el campo de la informática, siempre se han tratado de buscar soluciones ante la relación que hay entre espacio de disco duro y el tamaño de los archivos. La cual marca una constante que se ha mantenido desde sus inicios: Mientras aumenta la capacidad de almacenamiento de los software, también suben el tamaño de programas o instalaciones necesarias para la PC.

Aquí es donde los compresores hacen su aparición, puesto que funcionan como una alternativa ante dicha constante. Todo bajo un proceso en el que el archivo se almacena y se comprime en uno nuevo (que pueden ser .zip, .rar o .pdf, entre otros) por medio de una transferencia de datos. Para luego, descomprimirlo y utilizar el mismo archivo con un nuevo formato.

Cabe aclarar que el último paso se debe realizar con el programa que se empleó en primera instancia para comprimirlo. Los cuales se distinguen por su código luego del punto.

Asimismo, los programas de compresión pueden ofrecer otros beneficios. Como agrupar distintos archivos en uno, dividir un archivo en diferentes piezas, o simplemente comprimir un solo archivo sin necesidad de pasar por el proceso de descompresión.

Es así como uno o varios algoritmos trabajan en conjunto bajo un patrón determinado para cumplir sus funciones, al codificar la información que permite mover su engranaje. Y que es, en este caso, reducir el tamaño de un archivo.

Ejemplos de compresores de archivos

Existen varios programas que se usan de manera común por los usuarios. Y aquí te vamos a mencionar algunos de los más populares o sencillos de usar y las funciones específicas que ofrecen dentro de sus opciones.

  1. Zip: Es el programa gratuito de compresión por excelencia. Debido a una interfaz ligera, un uso cómodo y a que es compatible con una gran cantidad de formatos de compresión. Además de aceptar diferentes tipos de archivo., como imágenes, audios, vídeos y documentos, entre otros. Y acotando que tiene su propio formato de conversión (.zip), además de programas primos, como WinZip o Peazip, que es pago.
  2. Winrar: Tan sólo unos pasos por detrás de ZIP, WinRAR es otro de los programas conversores de archivos más usados. Debido a que su capacidad de reducir tamaños es un poco más alta que la de otros programas de este tipo. Y tiene un formato principal de compresión (.rar), mientras acepta varios tipos. Entre ellos el AMS. Además de que ofrece 40 días de prueba gratis.
  3. FreeCompressor: Es un compresor sin costo y muy cómodo de usar. Siendo una buena opción para empezar a aprender a comprimir archivos. Y tiene configuración de seguridad con el objetivo de proteger archivos comprimidos, e. Eso sin mencionar que acepta muchos formatos de conversión.
  4. Compressnow (online): Es un compresor en línea que se especializa únicamente en la reducción de tamaño de imágenes. Y es una muy buena, cómoda y liviana opción para comprimir fotografías. Puesto que cuenta con una interfaz sencilla en dónde arrastrar la foto o fotos a trabajar. Además de que te permite escoger el porcentaje de compresión. Y, si es sólo una imagen la que vas a reducir, se descargará en formato '.jpg'. Mientras si son varias, serán recopiladas en un archivo '.zip'. Siendo la única desventaja clara de que sólo permite un máximo de 10 imágenes de compresión.
Cómo citar:
"¿Qué es un compresor de archivos? - Aprende todo sobre softwares compresores". En Quees.com. Disponible en: https://quees.com/compresor-archivos/. Consultado: 22-06-2024 10:44:12
Subir