¿Qué es la escorrentía? - Tipos, causas y consecuencias de la escorrentía

Qué es escorrentía

La escorrentía es el término utilizado para describir el movimiento del agua a través del suelo, ya sea como resultado de la lluvia, la nieve derretida u otras fuentes de agua. Es un proceso natural y esencial para la vida en la Tierra, ya que ayuda a proporcionar agua a las plantas y a los animales, así como a reponer los suministros de agua dulce en los cuerpos de agua.

Índice()
  1. Concepto y definición de la escorrentía del agua
    1. ¿Qué se entiende por escorrentía?
  2. ¿Cuáles son las causas de la escorrentía?
  3. ¿Cuáles son las características de la escorrentía?
  4. ¿Cuáles son los tipos de escorrentía?
    1. Escorrentía subterránea
  5. ¿Cuáles son las consecuencias de la escorrentía?
  6. Ejemplos de una escorrentía en el agua

Concepto y definición de la escorrentía del agua

La escorrentía del agua se refiere al movimiento del agua a través de la superficie del suelo o en la subsuperficie, hacia los cuerpos de agua o sistemas de drenaje, como resultado de la precipitación, la nieve derretida o el deshielo. La escorrentía se produce cuando la cantidad de agua que llega al suelo es mayor que la capacidad del suelo para absorberla y retenerla.

La escorrentía es un proceso natural importante en el ciclo del agua que ayuda a mantener la calidad del agua, además, permite proporcionar agua a los ecosistemas y las comunidades humanas. Sin embargo, cuando la cantidad de escorrentía es demasiado grande, puede causar daños y problemas como inundaciones, erosión del suelo y la contaminación del agua. Por lo tanto, la gestión adecuada de la escorrentía es esencial para minimizar los riesgos y maximizar los beneficios.

¿Qué se entiende por escorrentía?

La escorrentía se refiere al movimiento del agua sobre o a través del suelo, hacia ríos, arroyos, lagos u otros cuerpos de agua. Esto ocurre cuando la cantidad de agua que llega al suelo, ya sea como resultado de la lluvia, el deshielo o la nieve derretida, es mayor que la capacidad del suelo para retener y absorber el agua. La escorrentía puede ser:

  • Superficial, moviéndose en la superficie del suelo.
  • Subterránea, moviéndose a través de las capas del subsuelo.

Es un proceso natural importante en el ciclo hidrológico, que ayuda a mantener la calidad del agua, proporciona agua a los ecosistemas y las comunidades humanas.

¿Cuáles son las causas de la escorrentía?

La escorrentía puede ser causada por diversas razones. Las causas más comunes incluyen:

  • Precipitación: La lluvia, la nieve y el granizo son las principales causas de la escorrentía. Cuando la cantidad de agua que cae al suelo es mayor que la capacidad del suelo para absorberla, el exceso de agua fluye sobre la superficie del suelo.
  • Topografía: La topografía del terreno también puede contribuir a la escorrentía. En las zonas montañosas, por ejemplo, el agua de lluvia o nieve derretida puede fluir hacia los valles y ríos a través de arroyos y cascadas.
  • Cobertura del suelo: La cantidad de vegetación y la calidad del suelo pueden influir en la cantidad de escorrentía que se produce. Si el suelo está cubierto por una capa gruesa de vegetación, puede absorber más agua, reduciendo así la escorrentía. Si el suelo está cubierto por una capa de asfalto o cemento, la escorrentía será mayor.
  • Uso del suelo: La forma en que se utiliza el suelo también puede afectar la cantidad de escorrentía que se produce. Por ejemplo, la urbanización y la construcción de edificios y carreteras pueden aumentar la cantidad de superficies impermeables, lo que a su vez aumenta la cantidad de escorrentía.
  • Tipo de suelo: El tipo de suelo también puede influir en la cantidad de escorrentía. Los suelos más arenosos y permeables absorben menos agua que los suelos arcillosos y pesados.
  • Grado de saturación del suelo: Si el suelo ya está saturado con agua, como ocurre después de una lluvia prolongada, la cantidad de escorrentía aumentará.
  • Evapotranspiración: La cantidad de agua que se evapora o se transpira de la superficie del suelo y de la vegetación también puede influir en la cantidad de escorrentía que se produce. Cuanto mayor sea la tasa de evapotranspiración, menor será la cantidad de agua disponible para la escorrentía.

¿Cuáles son las características de la escorrentía?

Las características de la escorrentía pueden variar dependiendo de diversos factores como el clima, la topografía, la cobertura del suelo, entre otros. A continuación se presentan algunas de las características más comunes de la escorrentía:

  • Cantidad: La cantidad de agua que fluye en la escorrentía puede variar desde pequeñas cantidades, como el rocío de la mañana, hasta grandes cantidades, como las inundaciones causadas por lluvias torrenciales.
  • Velocidad: La velocidad a la que fluye la escorrentía puede variar desde lenta y constante hasta rápida y turbulenta, dependiendo de la pendiente del terreno y de la cantidad de agua que fluye.
  • Tiempo de concentración: El tiempo que tarda el agua en llegar a un punto determinado de la cuenca hidrográfica se conoce como tiempo de concentración. Este tiempo puede ser corto o largo, dependiendo de la pendiente del terreno y de la distancia que el agua tenga que recorrer.
  • Calidad del agua: La calidad del agua de la escorrentía puede verse afectada por diversos factores, como la presencia de contaminantes en el suelo y en el agua de lluvia.
  • Erosión: La escorrentía puede causar erosión del suelo y de las rocas, lo que puede afectar la estabilidad del terreno y la calidad del agua.
  • Transporte de sedimentos: La escorrentía puede transportar sedimentos, como arena, limo y arcilla, desde las partes altas de la cuenca hidrográfica hasta los ríos y los lagos.
  • Temperatura del agua: La temperatura del agua de la escorrentía puede variar dependiendo de la época del año y de la fuente de agua. En general, el agua de la escorrentía tiende a ser más fría que el agua de los ríos y lagos en los que desemboca.

¿Cuáles son los tipos de escorrentía?

Existen varios tipos de escorrentía, cada uno con sus propias características y procesos. A continuación se presentan algunos de los tipos más comunes de escorrentía:

  • Escorrentía superficial: Es el tipo de escorrentía que se produce en la superficie terrestre del suelo y fluye sobre el mismo hacia arroyos, ríos y lagos. Esta escorrentía es común en zonas urbanas y agrícolas donde el suelo está cubierto de superficies impermeables como asfalto o cemento.
  • Escorrentía interrumpida: Se produce cuando el flujo de agua en una corriente se detiene temporalmente, como en un charco temporal, en un pantano o en una zona de humedales. Este tipo de escorrentía es importante para la recarga de agua subterránea y para la regulación del flujo de agua en las corrientes.
  • Escorrentía subsuperficial: Este tipo de escorrentía se produce cuando el agua fluye a través de los poros y grietas del suelo de forma basal, pero por debajo de la superficie del suelo. Esta escorrentía es importante para la recarga de acuíferos y para el suministro de agua subterránea a pozos y manantiales.
  • Escorrentía de canalización: Este tipo de escorrentía se produce cuando el agua tiene un caudal  por canales artificiales, como alcantarillas y sistemas de drenaje. Este tipo de escorrentía es común en zonas urbanas y es importante para prevenir inundaciones y daños a la propiedad.
  • Escorrentía de infiltración: Este tipo de escorrentía se produce cuando el agua fluye a través del suelo y se infiltra en el subsuelo. Este tipo de escorrentía es importante para la recarga de acuíferos y para la regulación del flujo de agua en las corrientes.
  • Escorrentía diferida: Es importante porque puede contribuir a la recarga de acuíferos, mantener el flujo de los ríos y corrientes durante períodos de sequía, y reducir la erosión del suelo y la contaminación del agua. Además, la escorrentía diferida puede ser una fuente de agua para el riego de cultivos y el consumo humano en algunas zonas.

Es importante destacar que estos tipos de escorrentía no son mutuamente exclusivos y pueden ocurrir simultáneamente en diferentes partes de una cuenca hidrográfica.

Escorrentía subterránea

La escorrentía subterránea es un tipo de escorrentía que se produce cuando el agua fluye por debajo de la superficie del suelo, a través de acuíferos y zonas saturadas de agua. Este proceso se da cuando el agua se infiltra en el suelo y se mueve a través de las capas subterráneas hasta que encuentra una capa impermeable que le impide continuar su camino hacia abajo, por lo que fluye horizontalmente.

¿Cuáles son las consecuencias de la escorrentía?

La escorrentía puede tener diversas consecuencias tanto positivas como negativas. A continuación se presentan algunas de las consecuencias más comunes de la escorrentía:

  • Erosión del suelo: El flujo de agua de la escorrentía superficial puede causar la erosión del suelo y llevar a la pérdida de nutrientes y materia orgánica del suelo. La erosión del suelo también puede afectar negativamente la calidad del agua al transportar sedimentos y contaminantes hacia las corrientes y cuerpos de agua.
  • Inundaciones: La escorrentía puede causar inundaciones en zonas bajas y áreas urbanas con superficies impermeables. Las inundaciones pueden causar daños materiales, pérdida de vidas humanas y animales, y afectar la calidad del agua al transportar contaminantes hacia las corrientes y cuerpos de agua.
  • Alteración del régimen hidrológico: La escorrentía puede alterar el régimen hidrológico natural de una cuenca hidrográfica, lo que puede tener consecuencias negativas en la flora y fauna de los ecosistemas acuáticos. La alteración del régimen hidrológico y también de la humedad del suelo puede afectar el suministro de agua para el consumo humano o la agricultura.
  • Aumento de la salinidad: La escorrentía puede llevar sales y otros minerales hacia los cuerpos de agua, lo que puede aumentar la salinidad y afectar la calidad fisicoquímica  del agua y la vida acuática.
  • Recarga de acuíferos: La escorrentía subterránea puede recargar los acuíferos y suministrar agua para el consumo humano y la agricultura.

Es importante destacar que las consecuencias de la escorrentía pueden variar dependiendo de la cantidad de agua, la intensidad de la lluvia, el tipo de suelo y la topografía de la cuenca hidrográfica. Por lo tanto, es importante gestionar adecuadamente el agua y minimizar los impactos negativos de la escorrentía en el medio ambiente y en la sociedad.

Ejemplos de una escorrentía en el agua

Un ejemplo común de escorrentía en el agua es cuando llueve intensamente en una zona urbana y el agua fluye rápidamente por las calles y se acumula en los sistemas de drenaje y ríos cercanos. El agua puede arrastrar sedimentos, basura y otros contaminantes a lo largo de su recorrido, lo que puede tener un impacto negativo en la calidad del agua y en la vida acuática.

Otro ejemplo de escorrentía en el agua puede ser cuando la nieve se derrite en una zona montañosa y el agua fluye hacia los ríos y corrientes cercanas. La escorrentía puede llevar sedimentos y nutrientes a lo largo de su recorrido, lo que puede afectar la calidad del agua y la vida acuática.

Cómo citar:
"¿Qué es la escorrentía? - Tipos, causas y consecuencias de la escorrentía". En Quees.com. Disponible en: https://quees.com/escorrentia/. Consultado: 20-04-2024 23:06:37
Subir