¿Qué es un aumentativo? - Explicación del uso de los aumentativos

Qué es un aumentativo

Los aumentativos son parte del habla cotidiana de las personas, por lo que es muy común escuchar palabras que posean este recurso lingüístico en su estructura, tanto en español como en inglés. En el presente artículo se explica el significado de la palabra aumentativo y cómo se utilizan para aportarle valor a un sustantivo. De igual manera, se mencionan las características de los aumentativos y algunos ejemplos de las palabras más importantes que utilizan dicho elemento. ¡Sigue leyendo!

Índice()
  1. Concepto de los aumentativos en literatura
  2. ¿Cuáles son las características de los aumentativos?
    1. ¿Cómo identificar los aumentativos?
  3. ¿Se puede usar un diminutivo y un aumentativo en la misma frase?
    1. Ejemplos de aumentativos

Concepto de los aumentativos en literatura

Los aumentativos, al igual que los diminutivos, suponen un recurso de la lengua española que se utiliza para cambiar el valor o tamaño de un objeto, persona e incluso un lugar. Este tipo de elementos del lenguaje se utilizan con mucha frecuencia, puesto que es viable utilizarlos con el fin de aportar un poco más de información sobre el sustantivo a que se refiere. No obstante, algunas personas se acostumbran a hablar usando aumentativos o diminutivos, por lo que caen en un vicio del lenguaje debido a la repetición constante del elemento.

La palabra aumentativo puede entrar en la clasificación de los adjetivos, ya que el término tiene la capacidad de calificar a algo/alguien que incrementa o aumenta. Sin embargo, su uso más común es como sustantivo, con el cual representa a un recurso del lenguaje conocido como afijo. Es necesario recordar que los afijos dentro de la lingüística son pequeños elementos que se añaden a una palabra, ya sea al inicio, al final o en el interior de la misma, de modo que es un lexema que se agrega con el fin de cambiar el significado del término.

En el caso de los aumentativos, su rol de afijo se cumple como sufijo, debido a que los lexemas se colocan en la parte final de la palabra que se modifica. Estos tienen la función de aumentar el tamaño del objeto, persona o lugar al que se hace referencia. De igual manera, tienen la capacidad de agregar valor, importancia e incluso intensidad al sustantivo.

¿Cuáles son las características de los aumentativos?

El uso de los aumentativos en el lenguaje español es muy simple, puesto que, como la misma palabra lo dice, su tarea es aumentar, incrementar y agrandar el sentido o significado de una palabra determinada. Entre las características hay que mencionar que este recurso se puede utilizar para sustantivos, adjetivos e incluso en algunos adverbios.

  • Un aumentativo se clasifica como una derivación apreciativa, es decir, se trata de una palabra derivada porque su significado cambió, basándose en opiniones, sentimientos, emociones y demás pensamientos de carácter subjetivo.
  • Uno de los trabajos del aumentativo es incrementar el tamaño de objeto, persona o lugar al que se refiere. Cabe destacar que este aumento se hace en sentido figurado, pues el tamaño real no se modifica.
  • El valor o la importancia es otro de los elementos que puede cambiar con el uso de un aumentativo, aquí es donde más se puede apreciar el carácter subjetivo, ya que dos personas pueden tener opiniones diferentes. Por ejemplo: un individuo puede calificar de ‘partidazo’ un Barcelona VS Real Madrid, mientras que otra persona puede no tener la misma idea.
  • Es viable usar el recurso del aumentativo como una forma de exageración, en la que se utiliza la retórica como elemento lingüístico.

¿Cómo identificar los aumentativos?

El proceso para identificar un aumentativo en una palabra es muy sencillo, pues debes fijarte en la parte final del término y buscar un conjunto de letras específicas. En ese sentido, un aumentativo es un sufijo, por lo que el lexema que se agrega a la palabra se coloca en dicha posición. Entre las fórmulas más comunes se pueden encontrar ‘azo’, ‘ona’, ‘on’, ‘aza’, ‘ote’ y ‘ota’.

Sin embargo, debes tener muy cuidado para no confundirte con los términos que en su forma base terminan en ‘ón’, tal es el caso de ‘corazón’, ‘ratón’ o ‘canción’, pues en estos términos no hay sufijos, sino que esos lexemas son parte de la estructura de la palabra.

¿Se puede usar un diminutivo y un aumentativo en la misma frase?

Cuando se construyen frases y oraciones largas es posible añadir una gran cantidad de recursos lingüísticos y gramaticales, incluyendo aumentativos y diminutivos. Por ejemplo, en la oración ‘Él le dio un caramelote al bebesito’, se indica que una persona le dio un caramelo muy grande a un niño muy pequeño.

De esta manera, se logran juntar dos palabras que poseen elementos diferentes según el tamaño, mientras que en la frase ‘el partidazo estuvo cortito’ se juntan un aumentativo y un diminutivo en dos términos subjetivos, por lo que ambos modificaron el valor. Ahora bien, si se quiere usar un diminutivo y un aumentativo en la misma palabra, cabe destacar que no es un recurso aceptado, porque entra en una contradicción.

Ejemplos de aumentativos

Entre los tipos de aumentativos existe una gran cantidad de ejemplos. La mayoría de ellos se reflejan en sustantivos, sin embargo también hay algunos adjetivos y adverbios que admiten que su estructura se modifique por medio de aumentativos.

  • Ote u ota: Es el aumentativo que más se usa en las palabras, como en caso de ‘cubo’ pasa a ‘cubote’. En el caso de ‘barriga’ adquiere la forma aumentada ‘barrigota’ o boca se dice ‘bocota’. 
  • On y ona: Este es otro de los más utilizados, se observa en palabras como ‘película’ que cambia a ‘peliculón’, ‘frente’ puede variar según la persona, pues hay la variante ‘frentón’ y también ‘frentona’.
  • Azo, aza, tazo o aza: Muchas palabras utilizan estos sufijos, aunque la palabra puede cambiar según la región o país en donde se encuentre el emisor. Algunos ejemplos son ‘partidazo’ que aumenta el valor de un partido, ‘golpetazo’ que le añade fuerza a un golpe.
  • Aco, aca, anco, anca: Son sufijos de uso regular en muchas regiones de España, pero no tanto en latinoamérica, teniendo la función de actuar como peyorativo. Por ejemplo, la palabra ‘examen’ se describe como ‘examenaco’ o ‘libra’ que cambia a ‘libranco’.

Existen otros aumentativos que no son muy comunes, sino que solo se utilizan en ciertas regiones, por lo que se consideran como variantes.

  • Acho o acha.
  • Rrón o rrona.
  • Cón o cona: tal es el caso de ‘atracón’ que no se refiere a un gran atraco, sino al hecho de comer demasiado o en exceso.
  • Ton o tona: El ejemplo más común de esta variante es ‘hombreton’.
Cómo citar:
"¿Qué es un aumentativo? - Explicación del uso de los aumentativos". En Quees.com. Disponible en: https://quees.com/aumentativo/. Consultado: 17-06-2024 22:26:49
Subir