¿Qué es un tanque estacionario? - El diseño especial para GLP

Qué es un tanque estacionario

Un tanque estacionario es un contenedor fijo utilizado para guardar líquidos o gases a granel de manera segura y eficiente. Los tanques estacionarios desempeñan un papel esencial en diversas industrias, desde su aplicación en el almacenamiento de combustibles fósiles y productos químicos hasta su uso en el suministro de gas en hogares y establecimientos.

En este artículo exploraremos, en detalle, su funcionamiento, tipos, instalación y mantenimiento, brindándote una comprensión completa de su importancia en diversas aplicaciones.

Índice()
  1. ¿Cuál es la función de un tanque estacionario?
  2. Capacidad de un tanque estacionario
    1. ¿Cómo está compuesto un tanque estacionario?
  3. Tipos de tanque de gas estacionario
  4. ¿Cómo se instala un tanque estacionario?
    1. ¿Cuál es el mantenimiento del tanque estacionario?
    2. ¿Cómo purgar un tanque estacionario?
  5. Diferencia entre un cilindro de gas y un tanque estacionario

¿Cuál es la función de un tanque estacionario?

Tiene como tarea principal almacenar y contener líquidos o gases de manera segura y eficiente en un lugar fijo. Estos tanques se usan en una amplia variedad de industrias y aplicaciones para diversos propósitos. A continuación, detallaremos algunas de las tareas habituales que cumple:

  1. Almacenamiento de líquidos y gases: La función principal de un tanque estacionario es proporcionar un lugar seguro para el almacenamiento de líquidos y gases a granel, como petróleo crudo, biocombustibles, productos químicos, agua, gasolina, propano, oxígeno, nitrógeno y muchos otros.
  2. Distribución y suministro continuo: Se usan para almacenar líquidos o gases que luego se distribuyen a través de tuberías o camiones cisterna a lugares donde se requiere un suministro constante, como estaciones de servicio, fábricas, hospitales o instalaciones industriales.
  3. Estabilización de la oferta y la demanda: En industrias, como la del petróleo y el gas, los tanques estacionarios permiten estabilizar la oferta y la demanda al almacenar excedentes de productos en momentos de baja demanda y liberarlos cuando la demanda es alta, lo que ayuda a mantener precios estables y asegura un suministro constante.
  4. Seguridad y prevención de derrames: Los tanques estacionarios están diseñados con medidas de control para prevenir fugas, lo que es esencial para proteger el medio ambiente y la salud pública. Estos, a menudo, cuentan con sistemas de contención y monitoreo para detectar posibles problemas.
  5. Almacenamiento de productos químicos: En la industria química, los tanques estacionarios se utilizan para almacenar productos químicos peligrosos o materias primas utilizadas en la producción de productos químicos más complejos.
  6. Almacenamiento de agua: También se utilizan para almacenar agua potable o agua tratada para abastecer a comunidades, industrias y agricultura.
  7. Energía de respaldo: En algunas aplicaciones, como en instalaciones de generación de energía, se utilizan para almacenar combustibles líquidos (como diesel o gasolina). Estos se usan como energía de respaldo en caso de fallas en la fuente principal de energía.

Capacidad de un tanque estacionario

La cantidad de líquido o gas que puede almacenar varía según su diseño, tamaño y propósito. Estos tienen capacidades que va desde unos pocos litros hasta millones, dependiendo de la aplicación específica para la que se utilizan. Aquí tienes una descripción general de las diferentes capacidades que pueden tener los tanques estacionarios:

  1. Pequeña capacidad: Los de capacidades reducidas suelen utilizarse en aplicaciones domésticas o comerciales. Por ejemplo, los tanques de propano para uso en parrillas de barbacoa o calentadores de agua suelen tener alojamiento de 20 a 100 libras (alrededor de 9 a 45 kilogramos) de propano líquido.
  2. Capacidad intermedia: Estos pueden variar en tamaño y se utilizan en una amplia gama de aplicaciones. Desde el suministro de combustible a pequeñas empresas hasta el almacenamiento de productos químicos en instalaciones industriales. Estos tanques pueden tener espacios que van desde unos pocos miles de litros hasta decenas de miles de litros.
  3. Gran capacidad: Estos se encuentran en industrias como la petroquímica, el petróleo y el gas, la generación de energía y la agricultura. Pueden tener capacidades que van desde decenas de miles de litros hasta varios millones de litros. Los tanques de almacenamiento de petróleo crudo en terminales o refinerías, por ejemplo, pueden tener capacidades de millones de barriles.
  4. Mega capacidad: Algunas aplicaciones muy especializadas requieren tanques con capacidades grandes. Estos pueden usarse para el almacenamiento a granel de productos líquidos o gaseosos a nivel industrial o incluso para el almacenamiento estratégico de recursos críticos en el ámbito nacional. Sus capacidades pueden alcanzar decenas de millones de litros.

¿Cómo está compuesto un tanque estacionario?

Se compone por varias partes diseñadas para cumplir con su función principal de almacenar y contener líquidos o gases de manera segura. A continuación, te describimos los componentes típicos que hacen parte de un tanque estacionario:

  1. Cuerpo del tanque: Esta es la estructura principal que almacena el líquido o gas y puede estar hecho de diferentes materiales, como el acero al carbono, acero inoxidable, aluminio o materiales compuestos, dependiendo de la aplicación y el tipo de contenido. El elemento debe ser resistente a la corrosión y compatible con el producto almacenado.
  2. Tapas o cabezas: Los extremos del tanque suelen estar cubiertos por tapas que sellan el tanque. Estas pueden ser planas, cónicas o esféricas, y están diseñadas para soportar la presión interna del tanque y evitar fugas.
  3. Válvulas de entrada y salida: Para cargar y descargar el contenido que posee, se instalan válvulas en las cabezas o en el cuerpo del tanque. Estas permiten controlar el flujo de entrada y salida del líquido o gas y pueden estar equipadas con dispositivos de seguridad, como válvulas de alivio de presión.
  4. Manómetros y sensores: Los tanques estacionarios suelen estar equipados con manómetros y sensores para medir la presión, la temperatura y otros parámetros dentro del tanque. Estos dispositivos son esenciales para monitorear y controlar las condiciones internas y garantizar un funcionamiento seguro.
  5. Sistemas de agitación o mezcla (en algunos casos): En aplicaciones donde es necesario mantener homogéneo el contenido del tanque. Estas se pueden instalar sistemas de agitación o mezcla, como agitadores mecánicos o chorros de fluido.
  6. Sistemas de protección y seguridad: Los tanques estacionarios suelen contar con sistemas de protección y seguridad, como válvulas de alivio de presión, sistemas de detección de fugas, mecanismos de extinción de incendios y dispositivos de control de nivel para evitar sobrecargas.
  7. Aislamiento térmico (en algunos casos): En tanques que almacenan líquidos a temperaturas extremas, se puede incorporar aislamiento térmico para mantener la temperatura deseada y reducir las pérdidas de calor o frío.
  8. Recubrimiento interior (en algunos casos): En ciertas aplicaciones, como el almacenamiento de productos químicos corrosivos, se aplica un recubrimiento interior resistente a la corrosión para proteger el material del tanque.

Tipos de tanque de gas estacionario

Estos tanques pueden variar en tamaño, diseño y capacidad según la cantidad de gas que necesitan almacenar y la aplicación específica. A continuación, se presentan algunos tipos comunes de tanques:

  1. Tanques estacionarios de propano: Son utilizados para el almacenamiento de propano, un gas inflamable utilizado en aplicaciones residenciales y comerciales para calefacción, cocinar, generación de energía y vehículos. Estos pueden estar enterrados en el suelo o instalados sobre la superficie.
  2. Tanques estacionarios de gas natural: Se usan para el almacenamiento de gas natural, un combustible limpio que se utiliza para calefacción, cocinar, generación de energía y suministro industrial. Estos tanques suelen estar conectados a la red de gas natural y pueden ser de tamaño pequeño para aplicaciones residenciales o más grandes para uso comercial o industrial. Productos como estos puedes encontrarlos, por ejemplo, en sitios web como el de TATSA, una empresa referente a tanques estacionarios.
  3. Tanques de almacenamiento de GLP (Gas Licuado de Petróleo): Estos guardan GLP, que incluye tanto propano como butano. Se utilizan para diversas aplicaciones, desde la calefacción y cocina hasta la alimentación de vehículos y aplicaciones industriales.
  4. Tanques criogénicos: Se utilizan para el almacenamiento de gases criogénicos. Estos son gases que se mantienen a temperaturas bajas, como el nitrógeno líquido, el oxígeno líquido y el argón líquido. Estos están diseñados para mantener los gases a temperaturas bajas y pueden ser utilizados en aplicaciones médicas, de investigación y en la industria.
  5. Tanques de almacenamiento de amoníaco: Se utilizan para el almacenamiento de amoníaco, el cual se usa en aplicaciones agrícolas e industriales, como la refrigeración, la fabricación de fertilizantes y la desinfección del agua.
  6. Tanques de almacenamiento de productos químicos: Estos están diseñados para resistir la corrosión y cumplir con estrictos estándares de seguridad.
  7. Tanques de almacenamiento de combustibles líquidos: En aplicaciones de generación de energía, transporte y almacenamiento de combustibles, como diesel o gasolina. Se utilizan tanques estacionarios de gran capacidad para garantizar el suministro continuo de combustible.

¿Cómo se instala un tanque estacionario?

Este es un proceso importante que debe llevarse a cabo con cuidado y atención a los detalles para garantizar la seguridad y el funcionamiento adecuado del tanque. A continuación, te proporcionamos una visión general de los pasos típicos involucrados en la instalación de un tanque estacionario:

  1. Selección del sitio de instalación
    • Elegir un lugar adecuado: El sitio de instalación debe cumplir con las regulaciones locales y nacionales, que suelen incluir requisitos de distancia mínima a estructuras, límites de propiedad, vías de acceso y otros factores de seguridad.
    • Considerar la accesibilidad: Debe ser accesible para la entrega de gas y para el mantenimiento del tanque.
  1. Preparación del sitio
    • Preparación del terreno: El lugar donde se instalará debe estar nivelado y compacto.
    • Excavación (si es necesario): En el caso de tanques enterrados, se cavará una zanja de acuerdo con las especificaciones del fabricante y las regulaciones locales.
  1. Instalación del tanque
    • Descarga del tanque: Si se trata de un tanque de gran tamaño, puede ser necesario utilizar maquinaria pesada para descargar e instalar el tanque en su ubicación.
    • Alineación y nivelación: El tanque debe ser colocado de manera que esté nivelado y alineado según las especificaciones del fabricante.
  1. Conexiones del tanque
    • Conexión a la tubería de suministro: El tanque se conecta a la tubería de suministro de gas, que a menudo es realizada por personal capacitado y certificado.
    • Válvulas y reguladores: Se instalan válvulas y reguladores en las conexiones del tanque para controlar el flujo de gas y mantener la presión adecuada.
  1. Pruebas y verificaciones
    • Pruebas de fugas: Se realizan pruebas exhaustivas de fugas en todas las conexiones y accesorios del tanque para garantizar que no haya pérdidas de gas.
    • Presurización y verificación: Se presuriza el tanque para verificar su integridad estructural y funcionalidad.
  1. Sellado y protección
    • Protección contra la corrosión (si es necesario): Se aplican recubrimientos protectores o se utilizan materiales resistentes a la corrosión según las condiciones ambientales y el tipo de tanque.
    • Sellado y protección de conexiones: Se cierran todas las conexiones y accesorios para prevenir fugas.
  1. Documentación y cumplimiento normativo
    • Se generan los documentos necesarios y se notifica a las autoridades locales según las regulaciones aplicables.
    • Se proporciona capacitación al personal sobre el manejo y mantenimiento del tanque.
  1. Puesta en marcha y operación
    • Se verifica que el tanque esté en condiciones de operación segura y se realiza la puesta en marcha.
    • Se establecen procedimientos operativos seguros y se capacita al personal en su cumplimiento.

¿Cuál es el mantenimiento del tanque estacionario?

Este proceso es esencial para garantizar un funcionamiento seguro y prolongar su vida útil. A continuación, se detallan algunos de los aspectos clave del mantenimiento de un tanque estacionario, incluyendo cómo purgarlo:

  1. Inspección visual periódica
    • Realiza inspecciones visuales regulares del tanque para buscar signos de corrosión, daños, fugas o cualquier otro problema evidente.
    • Examina las válvulas, reguladores y conexiones en busca de desgaste, daños o fugas visibles.
    • Verifica que las etiquetas y placas de identificación estén legibles y actualizadas.
  1. Pruebas de fugas
    • Realiza pruebas periódicas de fugas en todas las conexiones, accesorios y tuberías que están conectadas al tanque.
    • Si se detecta una, se deben tomar medidas inmediatas para repararla y garantizar que no haya peligro.
  1. Verificación de la presión y la temperatura
    • Monitorea la presión y la temperatura del tanque para asegurarte de que se mantengan dentro de los rangos seguros.
    • Ajusta la presión según sea necesario utilizando los reguladores apropiados.
  1. Mantenimiento de válvulas y reguladores
    • Inspecciona y lubrica las válvulas y reguladores según las recomendaciones del fabricante para asegurarte de que funcionen.
    • Reemplaza las piezas desgastadas o dañadas de las válvulas y reguladores.
  1. Limpieza exterior
    • Limpia el exterior del tanque para eliminar la suciedad, el polvo y otros contaminantes que puedan acumularse.
  1. Registro de mantenimiento
    • Lleva un registro detallado de todas las actividades de mantenimiento realizadas en el tanque. Incluyendo fechas, resultados de pruebas y reparaciones efectuadas.
  1. Cumplimiento normativo
    • Asegúrate de cumplir con todas las regulaciones locales y nacionales relacionadas con el mantenimiento y la seguridad de los tanques estacionarios.

¿Cómo purgar un tanque estacionario?

Este es un procedimiento importante para eliminar gases residuales o contaminantes que puedan acumularse en el tanque y comprometer su seguridad.

El purgado implica la depuración controlada de gases no deseados del tanque. Esto se puede hacer a través de una válvula de purga o un proceso específico según las recomendaciones del fabricante.

Se debe realizar por personal capacitado y siguiendo las regulaciones y procedimientos adecuados. El gas purgado debe ser liberado de manera segura en un área ideal para evitar riesgos.

Diferencia entre un cilindro de gas y un tanque estacionario

Estos son recipientes usados para almacenar gases comprimidos o licuados, pero difieren en capacidad, movilidad y aplicaciones. Los cilindros son pequeños, portátiles y adecuados para uso doméstico, industrial y médico.

Los tanques estacionarios, en cambio, son grandes, fijos y destinados a aplicaciones de mayor escala, como suministro continuo de gas a viviendas, industrias o estaciones de servicio. Los cilindros son recargables, mientras que los tanques estacionarios se llenan a granel. La elección depende de la demanda, la movilidad requerida y la escala de uso.

Cómo citar:
"¿Qué es un tanque estacionario? - El diseño especial para GLP". En Quees.com. Disponible en: https://quees.com/tanque-estacionario/. Consultado: 18-04-2024 11:22:46
Subir