¿Qué es un tornado? - Tamaños, formas, etapas y medidas preventivas

Qué es un tornado

Un tornado es un evento climático que se produce cuando una masa de aire frío choca con una masa de aire cálido y húmedo. Esto genera una rotación vertical de vientos muy fuertes que se extienden desde la base de una nube de tormenta hasta la superficie terrestre. Estos se consideran como uno de los fenómenos meteorológicos más peligrosos y fascinantes del mundo. A continuación te contaremos todo acerca de ello.

Índice()
  1. Definición de tornado en meteorología
  2. ¿Cuánto tiempo suele durar un tornado?
  3. ¿Cómo se forma un tornado?
  4. ¿Cuáles son las características de un tornado?
    1. Tienen diferentes tamaños y formas
    2. Nube embudo
    3. Lleva desechos y polvo
  5. ¿Cuáles son las etapas de un tornado?
    1. Formación
    2. Maduración
    3. Contracción
    4. Decaimiento
  6. ¿Qué consecuencias tiene un tornado?
  7. ¿Qué hacer en caso de un tornado? - Medidas preventivas

Definición de tornado en meteorología

Un tornado es un fenómeno meteorológico que consiste en una columna de aire en rotación que se extiende desde una nube de tormenta hasta la superficie terrestre. Suelen estar acompañados de fuertes vientos, lluvia intensa, granizo y relámpagos. Pueden tener un diámetro que va desde unos pocos metros hasta más de un kilómetro, y pueden ser peligrosos y destructivos.

Se forman en condiciones atmosféricas específicas. Estos se encuentran asociados con tormentas eléctricas, frentes fríos y son más comunes en ciertas regiones geográficas. Por ejemplo, el área conocida como 'Tornado Alley' en Estados Unidos.

¿Cuánto tiempo suele durar un tornado?

La duración puede variar bastante, dependiendo de varios factores, como su intensidad, origen, velocidad y la topografía del área donde se produce. En general, suelen durar unos pocos minutos, en promedio de 4 a 10 minutos, pero pueden durar desde unos pocos segundos hasta más de una hora.

Los más fuertes y destructivos tienden a durar más tiempo que los más débiles. Pero lo cierto, es que la mayoría de estos se disipan en unos pocos minutos. Es importante tener en cuenta que incluso un huracán de corta duración puede llegar a ser peligroso y causar daños significativos.

Además de su duración, hay otros factores que pueden afectar la duración de un huracán, como la rapidez con la que se desplaza la tormenta que lo produce, la estabilidad de la atmósfera y las condiciones de humedad. Estos también pueden cambiar de tamaño, forma e intensidad durante su vida útil, lo que puede afectar su duración.

Los más grandes y fuertes a menudo tienen vidas útiles más largas porque pueden mantener su rotación durante períodos más largos. También es posible que se formen múltiples ejemplares a lo largo de una tormenta, lo que puede influir en la duración del evento en general. Aunque la duración promedio de un huracán es corta, hay muchos factores que pueden afectar su vida útil y cómo se desarrolla a lo largo del tiempo.

¿Cómo se forma un tornado?

Su formación u origen requiere tres ingredientes principales. Estos son aire húmedo y cálido cerca de la superficie, una capa de aire frío en la atmósfera superior y vientos que cambian de dirección y velocidad con la altura. Cuando estos ingredientes se combinan de la manera adecuada, se crea una 'supercélula' de tormenta que puede producir un huracán.

Durante una tormenta eléctrica, el aire cálido y húmedo asciende en una corriente ascendente, mientras que el aire más fresco y seco desciende en una corriente descendente. En una supercélula, estas corrientes se combinan para formar una rotación vertical en la atmósfera. A medida que la rotación se intensifica, se forma un embudo de nubes que desciende desde la base de la tormenta, lo que se conoce como 'tromba'.

Si la tromba toca tierra, se convierte en un tornado. El aire cálido y húmedo de la superficie se aspira hacia el embudo, lo que lo alimenta y lo mantiene en rotación. La velocidad del huracán puede ser muy alta, alcanzando velocidades superiores a los 300 km/h en los casos más intensos.

Es importante tener en cuenta que aunque los científicos saben mucho sobre las condiciones que conducen a la formación, todavía hay mucho que no se entiende sobre este fenómeno meteorológico. La predicción de estas bestias sigue siendo un desafío importante. Por ende, los científicos siguen trabajando para mejorar la comprensión de los factores que influyen en su formación y comportamiento.

¿Cuáles son las características de un tornado?

Las características pueden variar dependiendo de su intensidad y tamaño, pero aquí hay algunas características comunes:

  1. Forma: La mayoría de los torbellinos tienen un origen de embudo, con una base más ancha que se estrecha hacia la parte superior.
  2. Rotación: Los ciclones giran en sentido contrario a las agujas del reloj en el hemisferio norte y en sentido horario en el hemisferio sur. La velocidad de rotación puede variar de unos pocos kilómetros por hora a más de 500 km/h.
  3. Color: Los remolinos pueden aparecer de diferentes colores, pero en términos generales son grises o marrones debido al polvo y los escombros que se levantan.
  4. Ruido: Son capaces producir un fuerte ruido, similar a un tren o a un avión a reacción. Entre las principales causas está la rotación del viento y el impacto de los objetos contra el suelo.
  5. Tamaño: Pueden variar en tamaño desde unos pocos metros hasta más de un kilómetro de diámetro.
  6. Trayectoria: son capaces de desplazarse en línea recta o cambiar de dirección de repente. Su trayectoria también puede ser errática y difícil de predecir.
  7. Duración: Como mencionamos con anterioridad, la duración de un huracán puede variar. Desde unos pocos segundos hasta horas.

Es importante tener en cuenta que los tornados pueden ser muy peligrosos y destructivos, y es crucial seguir las recomendaciones de los expertos en caso de que se pronostique la formación de uno en su área.

Tienen diferentes tamaños y formas

Los tornados pueden variar en tamaño y forma, desde pequeños y estrechos hasta grandes y anchos. Los más comunes son los de forma de embudo, con una base más ancha que se estrecha hacia la parte superior.

Sin embargo, también existen de forma de cuña, que son más grandes y anchos. Como también, los ejemplares de cuerda, que tienen una forma más estrecha y alargada. Los ciclones pueden tener una base de varios cientos de metros de ancho y una longitud de varias decenas de kilómetros, o pueden ser más pequeños, con una base de solo unos pocos metros de ancho.

Además, los tornados pueden ser múltiples, lo que significa que se forman varios a partir de la misma tormenta, o pueden ser de vórtice múltiple, con varias columnas de viento rotativas dentro de la columna principal. En general, estos pueden ser muy peligrosos y destructivos, sin importar su tamaño o forma. Por ende, es crucial estar preparado en caso de que se pronostique la creación de dicho fenómeno. 

Nube embudo

Una nube embudo es una nubosidad en forma de cono que se extiende desde la base de una nube de tormenta hacia abajo, en dirección al suelo. A menudo, una esta es una indicación de que un tornado puede estar formándose. Sin embargo, no todas se convierten en remolinos. Incluso, algunas se disipan antes de tocar el suelo.

Estas pueden ser peligrosas debido a su proximidad a los tornados, y es importante tomar medidas de seguridad adecuadas en caso de que se observe una nube embudo en su área. Los expertos en meteorología pueden monitorear condiciones atmosféricas. A su vez, emitir advertencias. Estas indican si se avecina una tormenta o un huracán. Todo ello, con el fin de ayudar a mantener a la población a salvo de cualquier desastre.

Además de ser una señal de un posible tornado, las nubes embudo pueden ser un espectáculo impresionante para observar. Estas se forman en condiciones meteorológicas específicas cuando el aire cálido y húmedo se eleva y entra en contacto con el aire frío y seco. La diferencia de temperatura y humedad puede hacer que el aire comience a girar en una espiral, creando así un vórtice.

A menudo, se forman en los bordes de las tormentas eléctricas, donde las corrientes de aire ascendente y descendente son más intensas. A medida que el ascendente comienza a girar, puede crear una columna de aire rotativa que se extiende desde la base de la nube hasta el suelo. Si el vórtice gana suficiente fuerza y ​​continúa girando en la misma dirección, puede convertirse en una tormenta.

Además, algunas nubes embudo pueden aparecer en el agua, como las trombas marinas, y en áreas de montaña, como los ciclones de montaña. En cualquier caso, siempre es importante tomar medidas de seguridad adecuadas en caso de que se observe una de estas.

Lleva desechos y polvo

Pueden levantar y transportar escombros, polvo, tierra y otros materiales en su trayectoria. A medida que el huracán se mueve por una zona, puede recoger escombros y otros objetos del suelo y elevarlos en la atmósfera. Esto puede incluir ramas de árboles, pedazos de edificios, vehículos, muebles y otros objetos pesados. Estos escombros pueden ser peligrosos. Además, son de las principales causas de daños graves a la propiedad y lesiones a las personas.

Además de los objetos grandes, los tornados también pueden levantar suciedad y tierra del suelo. Lo cual, puede crear una nube de polvo y tierra visible en la parte inferior de la tormenta. Esta nube puede ser muy densa y reducir la visibilidad. Esto hace que sea aún más peligroso conducir o caminar en un área donde hay un ciclón.

Es importante tener en cuenta que estos pueden ser muy peligrosos, y es importante mantenerse alejado de ellos y buscar refugio seguro en caso de que se pronostique un huracán en su área. Mantenerse informado a través de los pronósticos meteorológicos locales y tener un plan de emergencia en su lugar puede ayudar a mantenerse seguro durante una tormenta.

¿Cuáles son las etapas de un tornado?

Un tornado es un fenómeno meteorológico violento que se forma a partir de la rotación de un embudo de aire que desciende desde una bruma de tormenta. Las etapas pueden ser divididas en tres fases principales: la etapa de formación, la etapa de madurez y la etapa de disipación.

  1. Etapa de estructuración: En esta etapa, una tormenta eléctrica genera corrientes de aire ascendentes que comienzan a girar. A medida que el aire continúa girando, se crea un embudo de aire descendente que comienza a estrecharse. A medida que el embudo de aire se acerca al suelo, se puede formar una nubosidad de escombros en la base del embudo.
  2. Etapa de madurez: El embudo de aire se extiende desde la niebla hasta el suelo y es capaz de causar daños extremos. La velocidad del viento dentro de la tormenta puede superar los 400 km/h. La nubosidad de escombros en la base se vuelve más grande y densa.
  3. Etapa de disipación: En dicha etapa se comienza a debilitar. Las corrientes de aire ascendentes que alimentaban el tornado disminuyen y el embudo de aire comienza a estrecharse y elevarse hacia la nube de tormenta. La nube de escombros comienza a disiparse. Finalmente, se desintegra y desaparece por completo.

Formación

La etapa de formación es la primera fase en la vida de un tornado. Durante esta etapa, las condiciones meteorológicas son propicias para la formación de un embudo de aire descendente desde una nube de tormenta.

Su creación requiere de la presencia de una tormenta eléctrica y ciertas condiciones atmosféricas específicas. Como una gran diferencia de temperatura y humedad entre la superficie terrestre y la atmósfera superior. Así como también, la presencia de vientos fuertes en diferentes altitudes.

Cuando estas condiciones están presentes, se pueden generar corrientes de aire ascendentes que comienzan a girar y a formar un vórtice de aire en la base de la nube de tormenta. A medida que el vórtice de aire desciende, se puede formar un embudo de aire que se extiende desde la nube hasta el suelo.

Durante la etapa de formación, el embudo de aire puede ser visible o no, dependiendo de la cantidad de humedad y polvo que haya en el aire. A medida que el embudo de aire desciende, puede crear una nube de escombros. La cual, esta compuesta por tierra, hojas, ramas y otros objetos arrastrados por el vórtice de aire. La etapa de formación suele durar unos pocos minutos y es seguida por la etapa de madurez, durante la cual el tornado es más destructivo.

Maduración

La etapa de maduración es la fase más intensa en la vida de este fenómeno meteorológico. Durante esta etapa, el tornado es más destructivo.

En la etapa de maduración, el embudo de aire descendente se extiende desde la nube de tormenta hasta el suelo, y la velocidad del viento dentro del embudo puede superar los 400 km/h. En este momento, puede causar daños graves a edificios, vehículos, árboles y otras estructuras.

La nube de escombros se vuelve más grande y densa. Además, puede elevarse a una altura de varios kilómetros. La nube de escombros contiene objetos que se arrastran por el vórtice de aire, como tierra, escombros, hojas, ramas y otros objetos.

Durante la etapa de madurez, el tornado puede durar desde unos pocos minutos hasta más de una hora, dependiendo de las condiciones atmosféricas y la topografía de la zona afectada. La trayectoria del mismo también puede cambiar durante esta etapa, ya que puede ser influenciado por los vientos cambiantes.

Contracción

Durante la etapa de contracción, el embudo de aire del huracán comienza a estrecharse y a levantarse hacia la nube de tormenta. La velocidad del viento disminuye de forma gradual y la nube de escombros comienza a disiparse.

El proceso de contracción es un indicador de que el fenómeno está disminuyendo en intensidad y se está disipando. Esta etapa puede durar desde unos pocos segundos hasta varios minutos. Todo depende de las condiciones meteorológicas.

Decaimiento

La etapa de disipación es la última fase en la vida de este fenómeno meteorológico. Durante esta etapa, el tornado comienza a debilitarse y luego desaparece.

Durante la etapa de disipación, el embudo de aire del tornado comienza a estrecharse y a levantarse hacia la nube de tormenta. La velocidad del viento disminuye y la nube de escombros en la base de la tormenta comienza a disiparse.

Esta etapa puede ser más rápida o más lenta dependiendo de las condiciones meteorológicas. En algunos casos, puede desaparecer en cuestión de segundos. Mientras que en otros casos puede durar varios minutos antes de disiparse por completo.

Es importante tener en cuenta que incluso durante la etapa de disipación, puede seguir siendo peligroso. Los escombros y otros objetos pueden seguir siendo arrastrados por el vórtice de aire y pueden causar daños graves. Por lo tanto, es importante seguir las instrucciones de seguridad y buscar refugio en un lugar seguro hasta que se confirme que la calamidad ha desaparecido por completo.

¿Qué consecuencias tiene un tornado?

Los tornados pueden tener graves consecuencias tanto para las personas como para las propiedades y la infraestructura. Algunos de los resultados de estos

  1. Daños materiales: Estos fenómenos pueden causar daños relevantes a edificios, casas, vehículos y demás. Los fuertes vientos pueden arrancar techos, romper ventanas y derribar paredes o árboles. Además, la nube de escombros que lo rodea puede causar daños adicionales.
  2. Lesiones y muertes: Las personas pueden sufrir lesiones graves o incluso perder la vida durante estos eventos. Las lesiones pueden incluir cortes, raspaduras, fracturas óseas y lesiones de cabeza o de espalda. Las personas pueden ser golpeadas por escombros o ser arrastradas por los vientos fuertes.
  3. Cortes de energía:  pueden causar cortes de energía eléctrica y de comunicaciones, lo que puede dificultar la coordinación de la respuesta de emergencia y la recuperación.
  4. Impacto económico: Pueden tener un golpe significativo en la economía local y regional. Los daños materiales pueden ser costosos de reparar y la interrupción de la actividad económica puede tener un impacto negativo en el empleo y los ingresos.

Es importante tener en cuenta que los tornados pueden ser impredecibles y pueden cambiar de tamaño y forma. Por lo tanto, es esencial seguir las instrucciones de seguridad y buscar refugio en un lugar seguro.

Vale la pena acotar quen los tornados han causado algunos de los mayores desastres naturales en la historia, tanto en términos de pérdida de vidas humanas como de daños materiales. Algunas de las mayores catástrofes ocasionadas son las siguientes:

Tri-State (1925): El Tornado de Tri-State, también conocido como el Gran desastre de 1925, fue uno de los más mortales y destructivos de la historia de los Estados Unidos. Este afectó a los estados de Missouri, Illinois y Indiana el 18 de marzo de 1925, dejando a su paso un rastro de destrucción y muerte.

Se estima que duró más de tres horas y un ancho de más de un kilómetro en algunos puntos. Con una velocidad del viento estimada en más de 400 km/h, arrasó todo lo que se encontraba a su paso. Se estima que mató a más de 695 personas y dejó a miles de personas heridas y sin hogar.

Tri-State se le conoce por haber sido el más mortífero en la historia de los Estados Unidos hasta el momento. Sus consecuencias llevaron a la creación de sistemas de alerta temprana, programas de preparación y respuesta de emergencia. Todo con el fin de enfrentar eventos climáticos extremos.

Flint (1953): Es un desastre que tocó tierra en Flint, Michigan, Estados Unidos, el 8 de junio de 1953. Fue uno de los más mortales y destructivos en la historia de Michigan y de los Estados Unidos en general.

Se formó alrededor de las 8:30 pm, y avanzó a través de las ciudades de Beecher y Flint durante 27 minutos. Con una velocidad del viento de más de 400 km/h. Dañó miles de hogares y edificios, incluyendo escuelas, iglesias y fábricas.

Este causó la muerte de 116 personas y dejó a cientos de personas heridas. También produjo daños en carreteras y servicios públicos. A su vez, desató el fuego en diversos sectores. En ese momento, fue uno de los más mortales y costosos de la historia de los Estados Unidos.

Después de esta tragedia, se mejoró la tecnología y los sistemas de alerta temprana para prevenir y advertir sobre los tornados, lo que ha permitido salvar muchas vidas en eventos similares desde entonces.

Jarrell (1997) y Fujita (1999): Este desastroso tornado tuvo cabida en Jarrell, Texas, en los Estados Unidos el 27 de mayo de 1997. Fue uno de los desastres naturales más mortíferos en la historia de Texas, con un total de 27 muertos y más de 100 heridos.

De igual forma en Oklahoma, Estados Unidos, el 3 de mayo de 1999. Fujita fue uno de los huracanes más fuertes en la historia registrada, con vientos de hasta 511 km/h y un ancho de 4 km. Este causó un total de 36 muertos y más de 600 heridos.

Joplin (2011): Se refiere a un ciclón de categoría EF5 que golpeó la ciudad de Joplin, Missouri, en los Estados Unidos, el 22 de mayo de 2011. Es considerado como uno de los más mortales y destructivos en la historia de los Estados Unidos, matando a 161 personas e hiriendo a más de 1,000.

Llegó a durar unos 32 minutos y un ancho de un kilómetro y medio. Con una velocidad del viento estimada en más de 320 km/h, causó daños masivos en Joplin, destruyendo miles de hogares, edificios y vehículos.

Esta es la catástrofe más costosa en la historia de los Estados Unidos. Con daños materiales que superaron los 2,8 mil millones de dólares. El evento llevó a la implementación de mejoras en los sistemas de alerta temprana y de respuesta de emergencia, así como a un mayor reconocimiento de la importancia de la preparación y la resiliencia comunitaria en la gestión de los riesgos de los desastres naturales.

Tuscaloosa (2011): Se trata de una tormenta de categoría EF4 que afectó la ciudad de Tuscaloosa, Alabama, en los Estados Unidos, el 27 de abril de 2011. Fue uno de los desastres más destructivos y mortales en la historia del estado de Alabama.

Este tuvo una duración de unos 80 minutos y un ancho de 1,6 kilómetros en algunos puntos. Con una velocidad del viento estimada en más de 320 km/h, causó daños masivos en Tuscaloosa. Causó la muerte de 64 personas y dejó a cientos heridos. También se produjeron apagones masivos y daños importantes en la infraestructura. Como carreteras, puentes y servicios públicos.

El desastre de Tuscaloosa llevó a la implementación de mejoras. Para ser más específicos, en los sistemas de alerta temprana y de respuesta de emergencia. Así como a un mayor reconocimiento de la importancia de la preparación y la resiliencia comunitaria en la gestión de los riesgos de los desastres naturales.

Moore (2013): Se trata de un huracán de categoría EF5 que golpeó la ciudad de Moore, Oklahoma, en los Estados Unidos, el 20 de mayo de 2013. El tornado fue uno de los más mortales y destructivos en la historia del estado de Oklahoma.

Tuvo una duración de unos 50 minutos y un ancho de 2 kilómetros en algunos puntos. Con una velocidad del viento estimada en más de 320 km/h, causó daños masivos en Moore. Destruyendo o dañando miles de hogares, edificios y vehículos.

El tornado de Moore causó la muerte de 24 personas, incluyendo siete niños en una escuela primaria que fue destruida por el mismo. También dejó a cientos de personas heridas y produjo daños importantes en la infraestructura, como carreteras y servicios públicos.

Esto llevó a la implementación de mejoras en los sistemas de alerta temprana y de respuesta de emergencia, así como a un mayor reconocimiento de la importancia de la preparación y la resiliencia comunitaria en la gestión de los riesgos de los desastres naturales. También destacó la necesidad de medidas de seguridad más efectivas en las escuelas y otros edificios públicos para proteger a las personas durante eventos climáticos extremos.

¿Qué hacer en caso de un tornado? - Medidas preventivas

En caso de un tornado, es importante seguir las siguientes medidas preventivas para mantenerse a salvo:

  1. Esté atento a las alertas. Escuche la radio, mire la televisión, este pendiente de cualquier plan de evacuación que se pueda presentar o consulte las redes sociales para conocer las últimas actualizaciones.
  2. Identifique un lugar seguro para refugiarse, como un sótano o una habitación interior sin ventanas. Evite los lugares altos o las habitaciones con techos grandes. De igual forma, lo preferible es evitar cualquier artefacto que pueda producir fuego.
  3. Si está al aire libre, busque refugio en un edificio sólido o en un lugar bajo, como una zanja o un canal de drenaje.
  4. En caso de que esté conduciendo, deténgase y busque refugio en un edificio sólido. Si no hay un edificio cercano, salga del automóvil y busque refugio en un lugar bajo, como una zanja o un canal de drenaje.
  5. Cubra su cabeza y cuello con las manos y los brazos para protegerse de los escombros voladores.
  6. Manténgase alejado de las ventanas, las puertas y las paredes exteriores, ya que son las áreas más vulnerables a los daños.
  7. Recuerda apagar o desactivar conexiones importantes de tu casa. Por ejemplo, el gas. Se debe de tener cuidado ante cualquier situación que se presente. De lo contrario, en el peor de los casos, es probable que pueda desatarse fuego. O incluso, el hecho de que el mismo llegué a pasar cerca de vías o cables de alta tensión también podría provocar fuego.
  8. Si vive en un área propensa, considere construir un refugio contra tornados o tener un plan de evacuación en su lugar para su familia y sus mascotas.

Es de gran relevancia denotar que las tormentas pueden ser muy peligrosas, por lo que siempre es mejor estar preparado y tomar medidas preventivas para mantenerse a salvo.

Cómo citar:
"¿Qué es un tornado? - Tamaños, formas, etapas y medidas preventivas". En Quees.com. Disponible en: https://quees.com/tornado/. Consultado: 14-07-2024 17:35:28
Subir