¿Qué son las vitaminas? - Conoce este importante nutriente

Que son las vitaminas

Los alimentos contienen sustancias qué son fundamentales en el desarrollo de los seres vivos, una de ellas son las vitaminas. Estas proporcionan un correcto funcionamiento del organismo del ser humano. Pueden consumirse a través de suplementos, pero la alimentación es la mejor manera de obtenerlas. De forma natural están en las frutas, verduras y demás sustentos.

Por ello que, una dieta balanceada en los diferentes grupos alimenticios, ayuda a que perseveren niveles normales de estos nutrientes. También es importante el tipo de dieta que el individuo ingiera, ya que si se restringe alimentos por enfermedades o formas de vida, deberá consumir suplementos con supervisión médica.

El déficit de la misma puede tener graves consecuencias en el desarrollo psicomotor, emocional, mental y en general de cualquier humano, por lo cual no debe darse por sentado su consumo. Es relevante conocer los signos o síntomas de esto y así evitar las enfermedades asociadas a los bajos niveles. Si no sabes qué son y quieres aprender más sobre ellas y los diferentes tipos que existen, en este artículo de Qué Es te lo enseñaremos.

Índice()
  1. Significado y definición de vitaminas en biología
  2. ¿Para qué sirven las vitaminas?
  3. ¿Cuáles son los tipos de vitaminas que existen?
    1. Vitamina A
    2. Vitaminas B
    3. Vitamina B-6
    4. Vitamina B-12
    5. Vitamina C
    6. Vitamina D
    7. Vitamina E
  4. ¿Cuál es la importancia de las vitaminas?
  5. ¿En qué alimentos se encuentran las vitaminas?

Significado y definición de vitaminas en biología

Son sustancias orgánicas que el cuerpo necesita a diario en pequeñas cantidades, siendo importantes en el desarrollo normal del individuo. La necesidad de las mismas podrán variar según la edad o actividad de la persona.

¿Para qué sirven las vitaminas?

Las vitaminas tienen una función crucial dentro del cuerpo humano porque el organismo las necesita para asimilar diversos nutrientes. Por ello, una de sus funciones principales es la formación de químicos en sistemas como el nervioso.

Participa en la creación de glóbulos rojos, material genético y hormonas, siendo necesarias también en el crecimiento y la salud en general de un ser humano desde su nacimiento. Se requiere la combinación de las mismas a través de una dieta balanceada y de esta forma cubrir los requerimientos que el cuerpo necesita en las diferentes etapas de su desarrollo.

¿Cuáles son los tipos de vitaminas que existen?

Suelen clasificarse en las hidrosolubles y liposolubles, las cuales tienen cualidades diferentes y, depende de ellas, se verá afectada su absorción y su mecanismo dentro del cuerpo.

Las vitaminas liposolubles son las que se disuelven en grasas y aceites encontrándose en esta parte de los alimentos. Se transportan en los lípidos, siendo difícil su eliminación. Algunas de ellas son la vitamina A, E y K, que se obtienen de diferentes verduras, pescados, frutos secos, entre otros.

Por otro lado, existen las vitaminas hidrosolubles, esto quiere decir que se disuelven en agua y, el exceso de las mismas se desecha por la orina. El cuerpo humano al no tener la capacidad de almacenarlas, lo hace a diario, por lo que es necesario consumirlas todos los días. Algunas de ellas son la vitamina C y el complejo B, las cuales se obtienen a través de diferentes verduras, frutas, leche, entre otros.

Vitamina A

Esta es una de las más importantes que se debe consumir día a día porque ayuda a tener una buena visión, desarrollo, crecimiento e incluso a fortalecer el sistema inmunitario. Ayuda en los procesos de funcionamiento de órganos como los pulmones y el corazón, ya que contiene carotenoides, qué son pigmentos que dan el color rojo, anaranjado o amarillo a verduras o frutas. Por lo tanto, al consumirlas, el cuerpo lo transforma en vitamina A.

Al ser una de la más necesaria para un buen desarrollo de diferentes órganos y funciones, un déficit de la misma puede ocasionar problemas. Algunos de ellos son: ceguera precoz, sequedad en la piel, infecciones frecuentes, entre otras. Es por ello que se recomienda consumirla durante varios días para aumentar sus niveles si fuera necesario.

También es llamada retinol, siendo del grupo liposoluble, lo que quiere decir que se disuelve en aceite o grasas y que no se libera en la orina como otras hidrosolubles. Algunos alimentos en los que se puede encontrar son: el hígado, espinacas, zanahorias, tomate al natural, albaricoque, mango, melón, ciruelas, entre otros.

Si los médicos sospechan de una carencia de la misma, pueden diagnosticarlo a través de un análisis de sangre o señales como ceguera nocturna. Para revertir estos síntomas, se pueden utilizar suplementos bajo supervisión médica o indicar una dieta balanceada integrando los alimentos que las contengan.

Vitaminas B

Cumple funciones importantes en el ser humano que otorgan grandes beneficios para la salud, ya que son micronutrientes orgánicos que aportan energía. Se recomienda consumirlos en pequeñas cantidades a través de la dieta diaria de la persona para obtener todos sus benéficos.

Favorece la salud cardíaca y cerebral, aporta energía y es esencial en la formación del ADNAdemás, previene los fuertes dolores de cabeza. Uno de los aspectos más importantes es su impacto para evitar que se vuelvan a generar células cancerígenas relacionadas con la piel o enfermedades degenerativas. Por este motivo, es esencial mantener una dieta adecuada intentando consumir alimentos que la aporten.

Si se tiene una deficiencia, no deben tomarse sin previa autorización médica, ya que el exceso de esta vitamina puede traer complicaciones en la salud, como problemas digestivos o alteración en resultados de sangre. Por lo tanto, tomar suplementos solo es necesario si se tiene un desbalance grave, de lo contrario puede solucionarse con una dieta adecuada.

Será el médico especialista quien recomiende la forma en que la persona debe tomarla de acuerdo a los síntomas que se presena, ya que no todos son requerimientos de la misma. Los suplementos suelen recomendarse sobre todo en mujeres embarazadas, porque ayuda al buen desarrollo fetal y en adultos mayores, por su dificultad para absorberla de los alimentos.

Vitamina B-6

Esta es del grupo hidrosoluble, es decir, que se disuelve en agua, por lo cual el cuerpo no puede almacenarla y es eliminada a través de la orina. Aunque son desechadas a diario, el organismo necesita un suministro regular en la dieta, sobre todo en personas con enfermedades hepáticas o renales.

Tiene propiedades que favorecen el buen funcionamiento del organismo, produciendo los anticuerpos necesarios para combatir enfermedades, infecciones o virus de distintos tipos. También a mantener una función neurológica saludable, sobre todo en adultos mayores.

Por otro lado, produce la hemoglobina que transporta el oxígeno en los glóbulos rojos hasta los tejidos, ayudando a descomponer las proteínas qué nuestro cuerpo consume. Esto hace que la glucosa se mantenga en rangos estables, sobre todo en personas que tienen problemas de diabetes.

Sus funciones o beneficios son múltiples, teniendo evidencia científica de que ayuda en diversos casos como sobrellevar náuseas matutinas durante el embarazo. También se ha notado un aspecto positivo al reducir los síntomas del síndrome premenstrual en las mujeres y en problemas de anemia que puedan sufrir si la menstruación es muy abundante.

Se recomienda integrarla con alimentos variados que la contengan, como las nueces, frutas no cítricas, legumbres, carne de res, pescado, los crustaceos, entre otros. El suplemento de dicha vitamina solo se recomienda bajo supervisión médica, sobre todo si se tiene una enfermedad relacionada con los riñones.

Vitamina B-12

Ayuda a mantener la salud de la sangre y las neuronas, previniendo la anemia, ya que se encarga de dar la energía que el cuerpo necesita para sus actividades. Es fundamental en el rendimiento diario, sobre todo en los deportistas después del entrenamiento.

La dosis de vitamina B12 que las personas necesitan dependerá de su condición física y de su edad. No es lo mismo la cantidad que requieren los vegetarianos y veganos a aquellos que tienen la dieta carnívora. Algunos alimentos en los que se puede encontrar es en los mariscos, las almejas, el hígado, atún, salmón, entre otros.

Si tienes síntomas de carencia, se recomienda asistir a un médico especialista para que pueda diagnosticar la condición. Algunos de los signos son la pérdida de apetito, hormigueo en manos y pies, debilidad, anemia, entre otros. Por lo tanto, se podrán recetar suplementos de la misma y una dieta saludable para recuperar los niveles normales.

Algunas investigaciones científicas han demostrado que esta vitamina no es perjudicial en dosis alta, pero si pueden interactuar con algunos medicamentos. Uno de ellos es la metformina, reduciendo la absorción de esta vitamina y disminuyendo los niveles en la sangre.

También puede tener interferencias con los inhibidores de la acidez gástrica, influyendo en su absorción, causando el retardo de la liberación del ácido clorhídrico.  El mismo se encuentra en el estómago, ocasionando deficiencia de la vitamina.

Vitamina C

Es un tipo de vitamina hidrosoluble necesaria para un buen crecimiento y desarrollo en todo ser humano. Se disuelve en agua y las cantidades excesivas son botadas a través de la orina. Tienen grandes beneficios como la prevención de algunos tipos de cáncer o enfermedades del corazón.

Al ser fundamental en el crecimiento, es usada para reparar y mantener el cartílago, los dientes y huesos, ayudando en la absorción del hierro. Produce tejido cicatricial y por lo tanto ayuda a cerrar las heridas, ya que forma la proteína que tiene la piel, ligamentos, vasos sanguíneos y tendones.

Es muy popular la creencia de que consumirla cura los resfriados, sin embargo, algunos expertos no coinciden en que esto sea real. Lo cierto es que, puede ayudar a reducir la duración del mismo dependiendo de las condiciones y salud de la persona. Es importante saber que no evita contraer resfriados, pero si ayuda a recuperarse en un corto tiempo.

Al igual que muchas, en exceso puede ser perjudicial, causando dolores, náuseas o diarreas, por lo que si se quiere tomar un suplemento, se recomienda bajo supervisión médica. Es sabido que a través de una buena alimentación se puede obtener los niveles necesarios, por lo que si no es un caso grave, puede estabilizarse sus niveles a través de una dieta adecuada.

Vitamina D

Pertenece al grupo de las liposolubles imprescindibles en la formación de los huesos y dientes en el ser humano. Para obtenerla existen dos formas, la primera es a través de una dieta balanceada o mediante a la exposición de los rayos solares. Por otro lado, si hay una deficiencia, existen complementos que pueden suplementarla.

Entre sus funciones principales está la de absorber los minerales más valiosos para la formación de los huesos, cómo el calcio y del fósforo en el intestino a partir de los alimentos que se ingieren. Tiene propiedades antitumorales, por lo cual es necesaria sobre todo su consumo en personas mayores, bebés o con ciertas enfermedades del hígado, fibrosis, obesidad, entre otras.

Un déficit de la misma puede tener consecuencias en la salud de cualquier individuo como la osteoporosis, osteomalacia y raquitismo. Por otro lado, se puede presentar disminuciones cognitivas y la aparición de patologías como psoriasis, artritis, enfermedades cardíacas, cáncer o depresión.

Por este motivo, es importante tener niveles adecuados, ya sea a través de una sana alimentación o de suplementos, en estos casos se recomienda tomar los bajo la supervisión médica. Un exceso tiene consecuencias negativas como cálculos renales, desorientación, mareos o diarrea.

Vitamina E

Es un antioxidante que ayuda al sistema metabólico e inmunitario. Tiene una acción directa en el funcionamiento de las células, ya que usan esta vitamina para interactuar entre sí. También ayuda a formar los glóbulos rojos y ensanchar los vasos sanguíneos, evitando la coagulación dela sangre.

Por otro lado, es un nutriente necesario en el sistema inmunitario para combatir virus y bacterias. Protege el tejido corporal qué es dañado por los radicales libres qué afectan las células y órganos.

Para obtenerla se debe seguir una dieta rica en alimento que la contengan, como hortalizas, semillas, nueces, cereales o jugos de frutas. Si hay una deficiencia, el médico especialista puede indicar un tratamiento a través de un suplemento por un tiempo determinado. Se recomienda tomarla bajo estricto control médico, puesto que si no la necesita, una dosis alta puede incrementar el riesgo de padecer una en un accidente cardiovascular o defectos cognitivos.

¿Cuál es la importancia de las vitaminas?

Tomarlas es fundamental en la vida de un ser humano porque ayudan en el crecimiento y el equilibrio en general. A diferencia de otros nutrientes, son esenciales para mantener la energía y vitalidad en el día a día.

Previenen enfermedades, incluso ayudan a recuperarse de algunas de ellas como de la anemia, dificultad en el funcionamiento del sistema nervioso, corazón, piel, salud ocular, problemas digestivos y más. Si no se consumen las vitaminas que son necesaria desde la infancia, es probable que la persona sea más susceptible a sufrir enfermedades o patologías recurrentes en su adultez.

¿En qué alimentos se encuentran las vitaminas?

Una de las mejores maneras de conseguir los nutrientes es a través de una dieta balanceada y sana, puesto que es probable que el individuo no tenga problemas o déficit de ninguna de ellas. La mayoría se puede encontrar en vegetales como la calabaza, zanahoria, espinacas o batata. También en alimentos como la mantequilla, en la yema del huevo, leche o en el aceite de hígado de pescado.

Es necesario consumir vitamina D para la absorción del calcio y fósforo, se puede conseguir en el atún, leche o en la yema de huevo. Por otro lado, encontraremos la vitamina E en las verduras de hoja verde, el germen de trigo, hígado y la yema de huevo. Si necesitamos integrar la vitamina K, la podemos conseguir en las verduras de hoja verde, en aceite de soja, hígado, yema de huevo y sobre todo en la alfalfa.

El conjunto de las vitaminas B la podemos obtener de la carne de aves, salmón, atún, en la cebada de trigo, frutos secos, aguacate, espinacas, el huevo y legumbres. Por último, podemos encontrar la vitamina C en alimentos como fresas, piña, guayaba, frutas cítricas, espinacas, repollo y col.

Cómo citar:
"¿Qué son las vitaminas? - Conoce este importante nutriente". En Quees.com. Disponible en: https://quees.com/vitaminas/. Consultado: 22-06-2024 09:14:21
Subir