¿Qué son los préstamos léxicos o lingüísticos ? - Como funcionan los préstamos léxicos

Qué son préstamos léxicos

Los préstamos léxicos o lingüísticos son palabras o expresiones que un lenguaje toma de otro. Por lo general, por razones culturales, históricas o geográficas. Pueden ser de diferentes tipos según el grado de adaptación que tengan al sistema fonológico, morfológico y semántico de la lengua receptora.

Algunos ejemplos de los préstamos que más se frecuentan, provienen del inglés, el francés o el árabe. En este artículo se explicará el concepto a detalle, cuáles son sus características y funciones, y cómo se clasifican según su origen y su integración.

Índice()
  1. Concepto y definición de préstamos léxicos
  2. ¿Para qué sirven los préstamos léxicos?
  3. ¿Cómo funcionan los préstamos léxicos?
  4. ¿Cuántos tipos de préstamos léxicos existen?
  5. ¿Cuándo ocurre un préstamo léxico?
  6. Ejemplos de los préstamos léxicos

Concepto y definición de préstamos léxicos

Son términos o expresiones que un idioma adapta de otro. Por lo general, por influencia cultural, comercial o política. Pueden conservar la forma y el significado original de la lengua de origen, o también, adaptarse de manera fonética, ortográfica o semántica al idioma receptor.

Por ejemplo, la palabra 'fútbol' es un préstamo léxico del inglés 'football', que se ha adaptado a la pronunciación y escritura del español, pero que mantiene el mismo significado. Otro ejemplo es la palabra 'chocolate', que proviene del náhuatl 'xocolatl', y que ha sufrido cambios fonéticos y ortográficos, pero también semánticos, ya que en la lengua de origen se refería a una bebida amarga y en el español se refiere a un alimento dulce.

En casos muy particulares, los préstamos léxicos se pueden incorporar al interlingua si son reconocibles por un gran número de hablantes de distintos idiomas, y si se adaptan a las reglas fonéticas y ortográficas de esta lengua auxiliar.

¿Para qué sirven los préstamos léxicos?

Ayudan a ampliar el vocabulario de un lenguaje y nombrar realidades ajenas o novedosas para la comunidad receptora. Por ejemplo, los comunicólogos, como expertos en el estudio de la comunicación. Deben conocer y analizar estas adaptaciones lingüísticas que se usan en los diferentes medios y contextos comunicativos.

Los préstamos léxicos son un fenómeno muy frecuente y antiguo, el cual, refleja el contacto entre diferentes culturas y lenguas a lo largo de la historia. Pueden clasificarse en dos tipos léxicos.

Según su adaptación: Se distinguen entre extranjerismos (palabras que conservan la forma y la pronunciación del idioma original) y calcos (que se traducen a la lengua receptora).

Según su procedencia: Se pueden nombrar los siguientes préstamos lingüísticos:

  • Anglicismos (del inglés).
  • Galicismos (del francés).
  • Germanismos (del alemán).
  • Italianismos.
  • Lusismos (del portugués).
  • Arabismos.
  • Indigenismos americanos.
  • Galleguismos (del gallego).
  • Vasquismos (del vasco).
  • Catalanismos.

¿Cómo funcionan los préstamos léxicos?

Pueden enriquecer el vocabulario de una lengua y facilitar la comunicación entre hablantes de diferentes idiomas. Sin embargo, también pueden generar confusiones o interferencias lingüísticas si no se usan manera adecuada.

Por eso, es importante conocer el origen y el significado de las palabras que usamos y respetar las reglas de la lengua propia. En este caso, es recomendable seguir las normas de la Real Academia Española (RAE) para incorporar los préstamos léxicos en nuestro idioma. Estas normas son las siguientes:

  • Escribir los extranjerismos adaptados siguiendo las reglas ortográficas del español, incluyendo el uso de tildes si corresponde. Por ejemplo, 'fútbol'.
  • Preferir la traducción de la palabra de origen si es posible. Por ejemplo, usar 'conversar' o 'charlar' en vez de 'chatear'.
  • Escribir los extranjerismos no adaptados de manera destacada, con cursiva o comillas. Por ejemplo, 'smartphone'.

¿Cuántos tipos de préstamos léxicos existen?

Pueden clasificarse según el grado de adaptación y necesidad de la palabra en la lengua receptora. Según esta clasificación, existen cuatro tipos de préstamos lingüísticos:

  1. Extranjerismos no adaptados: Son palabras originales de otras lenguas. Se pronuncian en el idioma receptor, con algunas modificaciones fonéticas propias del mismo o según el conocimiento de la lengua de origen que tenga el hablante. De igual forma, no se cambian a la ortografía del lenguaje receptor. Por ejemplo: 'hardware', 'pizza', 'holding' o 'parking'.
  2. Calcos semánticos: Son expresiones que se copian de otra lengua y se traducen al idioma receptor. Por ejemplo, del inglés: hora feliz ('happy hour'), telón de hierro ('iron curtain'), rascacielos ('skyscraper').
  3. Extranjerismos adaptados: Son palabras originarias de otras lenguas que se han modificado a las reglas ortográficas y fonéticas del lenguaje receptor. Ocurre en la conjugación de los verbos. Por ejemplo, del inglés: fútbol ('football'), vatio ('watt'), gol ('goal'), bluyín ('bluejean') o espray ('spray').
  4. Xenismos: Son extranjerismos que hacen referencia a una realidad ajena a la lengua y a la comunidad receptora. Es decir, que no tiene un equivalente en el idioma español. Por ejemplo: 'eau de parfum' (del francés), 'sushi' y 'kimono' (del japonés), o 'pizza' (del italiano).

¿Cuándo ocurre un préstamo léxico?

Ocurre cuando los hablantes de un idioma usan palabras de otro para referirse a una realidad que no tiene un equivalente en su propia lengua. Que es más fácil o cómoda de expresar con el término adaptado. Por ejemplo, en español se usan muchas modificaciones léxicas del inglés, como fútbol, internet, hobby, entre otros. Los préstamos lingüísticos pueden estar adaptados o no a la ortografía y la pronunciación de la lengua receptora.

Suele deberse al impacto cultural de los hablantes del lenguaje de origen sobre los del idioma receptor. Cuando el elemento prestado es una palabra modificada. Puede ser, un adjetivo, un nombre o un verbo.

El préstamo léxico es de lejos el más frecuente de todos, pero también existe el gramatical. Que sucede cuando un número importante de hablantes bilingües de las dos lenguas usan partículas, morfemas y elementos no léxicos de un idioma cuando hablan el otro.

Ejemplos de los préstamos léxicos

Algunos ejemplos de préstamos léxicos en español son:

  • Chocolate: esta palabra proviene del náhuatl 'xocolatl', que quiere decir 'agua amarga'.
  • Aparcar: Este verbo se origina del inglés 'park', que significa estacionar un vehículo. Es un ejemplo de extranjerismo adaptado, ya que se le añade la terminación -ar para formar un verbo regular en español.
  • Chalé: Esta palabra viene del francés 'chalet', que se refiere a una casa de campo o de montaña, por lo general de madera. Es otro ejemplo de extranjerismo adaptado, puesto que se le cambia la grafía para adecuarse a las normas ortográficas del español.
  • Karaoke: esta palabra proviene del japonés 'kara' (vacío) y 'oke' (orquesta), y significa 'orquesta sin cantante'.
  • Hardware: Este término se usa para designar las partes físicas de un ordenador o cualquier otro sistema informático. Es un ejemplo de extranjerismo no adaptado, ya que se mantiene la forma y la pronunciación original del inglés.
  • Yoga: esta palabra proviene del sánscrito yoga, que significa 'unión' o 'disciplina'. Es una práctica milenaria de origen indio que busca armonizar el cuerpo, la mente y el espíritu mediante posturas, respiraciones y meditación.
  • Bistec: esta palabra proviene del francés 'bisteck', que a su vez se origina del inglés 'beefsteak', que significa 'filete de carne de vaca'.
  • Hora feliz: Esta expresión se traduce del inglés 'happy hour', que indica un período del día en el que hay descuentos o promociones en algunos establecimientos comerciales, sobre todo bares. Es un ejemplo de calco semántico, ya que se copia el significado de otra lengua sin cambiar la forma de las palabras.
  • Stalkear: Este verbo deriva del inglés 'stalk', que significa acechar o espiar a alguien. Es un ejemplo de extranjerismo adaptado, puesto que se le añade la terminación -ear para formar un verbo regular en español.
  • Bluyín: esta palabra proviene del inglés ‘bluejean’, que significa ‘pantalón vaquero’. Es un ejemplo de extranjerismo adaptado, ya que se le cambia la grafía y la pronunciación con el fin de adecuarse al español.
  • Gol: se origina del inglés ‘goal’, que significa ‘meta’ u ‘objetivo’. Se usa para referirse al momento en que la pelota entra en la portería en el fútbol u otros deportes.
  • Pizza: esta palabra proviene del italiano ‘pizza’, que se refiere a un plato típico de masa con salsa de tomate, queso y otros ingredientes.
  • Fútbol: esta palabra proviene del inglés 'football', que significa 'balón pie'.
  • Sushi: se origina del japonés ‘sushi’, que se refiere a un plato típico de arroz con pescado crudo y otros ingredientes.
  • Eau de parfum: esta expresión proviene del francés ‘eau de parfum’, que se refiere a un tipo de perfume con mayor concentración de esencia que el ‘eau de toilette’.
Cómo citar:
"¿Qué son los préstamos léxicos o lingüísticos ? - Como funcionan los préstamos léxicos". En Quees.com. Disponible en: https://quees.com/prestamos-lexicos-linguisticos/. Consultado: 22-06-2024 09:19:30
Subir