¿Qué es la contaminación luminica? - Impacto de la alteración luminica nocturna

Qué es la contaminación luminica

La contaminación se presenta de diversas maneras y el hecho que no la podamos oler o sentir, no significa que no exista contaminación. Existe un tipo de contaminación que suele afectarnos durante las noches y que solemos ignorar. No tiene nada que ver con la transferencia de calor, sino más bien con la cantidad de luz que hay en el ambiente y el impacto que esto genera.

Así que hoy nos enfocaremos en este tipo de contaminación en específico. Por lo que, a lo largo del artículo, irás viendo qué es y cuál es el impacto que ha estado teniendo en el medio ambiente. Además, también sabrás de qué forma se puede manifestar este tipo de contaminación y si existe alguna forma de afrontar tal situación.

Índice()
  1. Definición de contaminación lumínica en ecología
  2. Causas de la contaminación lumínica
  3. ¿Cómo se manifiesta la contaminación lumínica?
    1. Dispersión hacia el cielo
    2. Intrusión lumínica
    3. Deslumbramiento
  4. ¿Qué tipos de contaminación lumínica existen?
  5. ¿Cuáles son las consecuencias de la contaminación lumínica y porqué es importante?
    1. Consecuencias económicas
    2. Consecuencias ambientales
    3. Consecuencias energéticas

Definición de contaminación lumínica en ecología

Se trata de un tipo de contaminación, el cual está presente en las ciudades urbanas y zonas industriales. Como su propio nombre indica, es provocada por la alta presencia o concentración de luz en un área determinada. Por ello, la contaminación lumínica está asociada directamente con la actividad humana. Es decir, que solo la especie humana tiene la capacidad de generar este impacto en el ambiente.

De hecho, gracias a investigaciones, estudios y seguimiento por parte de científicos y profesionales, se estima que alrededor del 60% o más de la población europea les resulta imposible ver la vía láctea. Esto quiere decir que no puede ver ni una sola estrella en el firmamento sin importar la hora en la que se intente. Así pues, podemos definir la contaminación lumínica de la siguiente manera:

  • Es provocada por la actividad humana.
  • Proviene de fuentes de luz que son artificiales
  • Es la consecuencia de contar con una alta concentración de luz o una fuente con mucha potencia.
  • Se considera contaminación al brillo o resplandor que hay por encima de las ciudades, sea pequeña o metropolitana.

Así pues, una de las formas en las que se puede generar este problema, es a raíz de tener un alumbrado público extenso y numeroso. Además, a esto se le suma las luces de vehículos, la de casas, apartamentos, vallas publicitarias, y demás. Lo que sucede con la luz artificial, es que al no poder controlarla (en términos de dirección), no podemos dirigirla hacia el suelo, si no que se expande de forma omnidireccional y por ello, va hacia los cielos.

Si te posiciones en un sitio alto o alejado de una ciudad, podrás notar que arriba de esta, habrá una especie de resplandor o brillo que no es natural. El alcance que esta puede tener dependerá de qué cantidad de luz haya en ese lugar y su potencia.

Causas de la contaminación lumínica

Teniendo en cuenta el origen de este tipo de contaminación, podemos asumir que las causas son provocadas por cualquier fuente, dispositivo o aparato que tenga la capacidad de emitir luz. Sin embargo, esta es una respuesta bastante general, por lo que nos enfocaremos en las principales fuentes contaminantes, no solo en España, sino en cualquier parte del mundo.

  • El alumbrado público

Sucede que este se considera como el principal problema en muchas de las ciudades que están altamente pobladas. Al ser una fuente artificial, se requiere cierto nivel de potencia para poder cubrir un área bastante limitada. Claro, no todos los postes y/o alumbrados tienen la misma potencia. Por ejemplo, en parques naturales, suele haber alumbrado bastante tenue, pero suficiente como para que las personas puedan ver a su alrededor. Sin embargo, en calles concurridas se requiere más potencia lumínica.

Esto quiere decir que cuanto mayor sea la potencia del alumbrado público, mayor será la cantidad de luz que se emitirá. Al no contar con una forma eficiente para dirigir la luz, ya sea por esparcimiento o por reflexión, tenderá a rebotar y dirigirse hacia arriba.

Por cierto, este simple hecho supone un problema, puesto que supone un gasto energético desfavorable para cualquier país alumbrar los suelos, ya que se requiere más potencia de la necesaria. A esto se le conoce como apantallamiento y no es muy bueno, a pesar de que tenemos muchos avances tecnológicos y vamos en camino a la sostenibilidad.

  • Proyectores y cañones láseres

Por definición, es una forma más en la que el ser humano puede contaminar el ambiente a través de la luz. Sin embargo, no es tan común como el anterior. Sucede que tanto los proyectores como los cañones láseres son aplicados en el ámbito militar. Por lo que no suponen un gran impacto en la biodiversidad y en el ambiente como otros aspectos.

Esto no quiere decir que no sean contaminantes, de hecho, lo son y al ser fuentes de energía altamente potentes, suponen un peligro para el medio ambiente. Además, dependiendo del origen y de las capacidades de los cañones láseres, puede provocar daños en sistemas informáticos. Lo cual implica un problema al momento de hacer una imagen satelital.

  • Publicidad

Dejando de lado la publicidad digital, la convencional sigue teniendo presencia en la actualidad y esta contribuye a contaminar el ambiente, sobre todo por las noches. Sucede que, para poder darle todo el detalle posible a las vallas publicitarias, tienen que utilizar la cantidad de luz suficiente para que esta pueda ser vista. Mientras más grande sea la valla, mayor será la cantidad de energía utilizada.

¿Qué tan malo es esto? Bastante malo e incluso peor que el tendido eléctrico y el alumbrado público. La razón de esto se debe a que hay focos y bombillos en todas las direcciones alrededor de una valla. Además, estas por lo general tienden a abarcar una zona más o menos amplia, por lo que se hace mucho más fácil conseguir que la luz vaya en dirección hacia el cielo. Esto sin dejar de lado que existe la reflexión de la luz alrededor de la publicidad de fuentes de luces cercanas.

  • Pobre sistema de apagado y encendido de las luces

Esto es un tema que no tiene que ser explicado de manera técnica. Solo basta con estar en cualquier ciudad y notar que las luces de los alumbrados públicos no tienen un sistema de apagado y encendido que sea eficiente. Claro, es comprensible la necesidad de tener toda una ciudad y sus zonas bien iluminadas a fin de disminuir el peligro para los ciudadanos y demás. Sin embargo, no existe un sistema eficiente el cual haya sido desarrollado para minimizar el impacto ambiental por las noches.

Este es un tema complicado de modificar sin pensarlo. Puesto que hacerlo así, sin más, implicaría un aumento en los robos, atracos, delincuencia y la violencia por las noches sería un problema. Además, hay muchas personas que hacen vida nocturna y no sería para nada viable tenerlos a oscuras. Entonces, habría que pensar en una alternativa que mantenga la misma calidad de vida, pero al mismo tiempo, se pueda reducir el impacto ambiental que se está generando. Todo esto teniendo en cuenta las medidas de prevención respectivas.

¿Cómo se manifiesta la contaminación lumínica?

Hasta este punto, ya conocemos cuáles son algunas de las posibles causas de la contaminación por luz. Sin embargo, no se sabe a ciencia cierta de qué manera se manifiesta en el ambiente. Existen un par de aspectos que son importantes y que tienen mucha relación con este tema, los cuales detallaremos a continuación.

Dispersión hacia el cielo

Esto se refiere a que cuando emitimos rayos de luz en el ambiente, estos comienzan a difundirse y se pueden ver reflejados en el firmamento. La razón del por qué esto sucede, se debe a la atmósfera como tal y a las partículas que existen en el área. Esta materia que se encuentra flotando, consigue que la luz, en cierto grado, cambie de dirección y se desvíe de su curso.

Por ejemplo, imagina que tienes un reflector, lo enciendes y apuntas en dirección frontal. Todo lo que esté delante de ti quedará iluminado hasta cierta distancia. Sin embargo, habrá una pequeña cantidad de luz que estará por encima de ti, difusa, pero allí está. Ahora multiplica esto por miles de reflectores a la vez. Toda un área quedará iluminada, no solo en su superficie, sino por encima de esta, todo dependerá de la cantidad de luz y la potencia que se utilice.

Un aspecto importante a tener en cuenta es que este efecto de resplandor por encima de la fuente de luz se hace más evidente a medida que existen más partículas contaminantes en el aire. Por tal razón, las ciudades son los principales causantes de la contaminación lumínica.

Intrusión lumínica

Hacemos alusión de que la contaminación causada por la luz solo se ve reflejada en el ambiente. Sin embargo, esto va más allá de este simple concepto. Si no sabes qué es la intrusión lumínica, es cuando la luz que hay en los alrededores entra al interior de una habitación e invade la privacidad de las mismas. Si bien es cierto que se puede reducir su impacto, siempre habrá un mínimo de luz que se reciba por las ventanas, puertas o demás aberturas que existan en el hogar o residencia.

¿Será que esto es un problema real? Todo dependerá de qué cantidad de luz está entrando a una habitación. De ser suficiente, puede causar molestias en la persona a tal punto, de generar un desbalance en el sueño y, por ende, en su salud mental y física a largo plazo.

Deslumbramiento

Podríamos decir que se trata de una forma en el que la vista de una persona se ve afectada de manera temporal o permanente (en el peor de los casos). Esto principalmente por una fuente de luz que ha emitido un rayo de luz demasiado luminoso. Un ejemplo sencillo que podemos darte es que cuando de la nada, un automóvil enciende los faros delanteros enfrente de ti. El destello e impacto que este provoca, provoca un deslumbramiento que te imposibilita ver con claridad por algunos segundos o minutos.

El deslumbramiento se refiere a la forma de contaminación lumínica originada por la emisión de rayos luminosos que dificultan o imposibilitan la visión. Es el tipo de contaminación que tiene una relación más directa con el tema de la seguridad vial y puede producirse tanto por un exceso de luz, como por una mala orientación de las luminarias, que la proyectan directamente a los ojos.

¿Qué tipos de contaminación lumínica existen?

En este aspecto, no hay demasiado qué decir.  La gran mayoría de los tipos de contaminantes ya se han ido hablando a lo largo del artículo. Sin embargo, no está de más que seamos más puntuales con este problema que supone un gasto energético preocupante.

  • La intrusión de la luz en los hogares y demás recintos.
  • Sobre iluminación en sitios donde no requiere tal nivel de potencia.
  • El deslumbramiento que puede imposibilitar la visión.
  • Agrupación excesiva. Tal es el caso de publicidad en carteles, murales y vallas.
  • Proyectores.

¿Cuáles son las consecuencias de la contaminación lumínica y porqué es importante?

Si bien es cierto que este tipo de contaminación no influye directamente en la salud de las personas, como es el caso de las emisiones de dióxido de carbono y, además, supone un problema. No solo para las personas, sino también para la vida animal. Es sabido que existen animales diurnos y nocturnos. Es decir, especies que mantienen una actividad durante una hora en particular y luego descansan.

Sin importar que se duerma de día o de noche, ambos tipos de animales presentan problemas para mantener un equilibrio en la naturaleza. En el caso de la fauna nocturna, el simple hecho de que no haya oscuridad para ellos cazar, ya se está creando un desbalance. Lo que significa que a medida que la contaminación lumínica se abre paso, las especies nocturnas se van desplazando y cambiando de hábitat, a tal punto de llegar a desaparecer en el peor de los casos.

Por otro lado, los humanos también padecen de problemas a causa de la contaminación lumínica y muy poco se habla de ello. Es por tal motivo que hablaremos más a fondo a continuación.

Consecuencias económicas

El principal problema se debe a que los gastos para mantener las ciudades y zonas de un pueblo bien iluminadas son bastante altos. Esto, sumado al grave problema de que no se cuenta con un sistema de gestión energético eficiente, hace que cada año se gaste más de lo necesario. Se nos ha vendido la idea de que mientras mayor iluminación nocturna tengamos, más seguro estaremos en una ciudad. Sin embargo, esto no es del todo cierto, además que, a mayor cantidad de luz, mayor será la dispersión hacia el cielo y más difícil será lidiar con la intrusión lumínica.

Países en vías de desarrollo están luchando por mantener el servicio eléctrico funcionando. Mientras más grande sea una ciudad y mayor densidad poblacional exista, mayor será la cantidad de energía y, por ende, mayor será el sistema de alumbrado. Algo en lo que muchos países en desarrollo la tienen bastante difícil.

Consecuencias ambientales

En cuanto al ámbito ambiental, la principal consecuencia que podemos sacar a relucir es el impacto que tiene la fauna en general. Claro, los animales nocturnos posiblemente son los que mayor problema presentan. Sin embargo, también está el tema de que cada vez se registra un aumento en el número de personas con trastornos del sueño. Al estar expuesto a altas cantidades de luz por la noche, esto provoca un desbalance en el ciclo de sueño, lo que da lugar al insomnio y junto con ello, otros problemas.

Consecuencias energéticas

Por último, tenemos los problemas energéticos. Ya de por sí esto es algo que se presenta en países del tercer mundo. Un ejemplo de ello es Venezuela, el cual no cuenta con un sistema eléctrico eficiente. Por lo que existen muchos cortes de luz, fallos energéticos y zonas habitadas en las que el servicio de luz no está funcionando. La otra cara de la moneda es que a medida que se necesita más alumbrado público, mayor es la cantidad de energía que se tiene que producir.

Esto conlleva a emisiones de gases de efecto invernadero, contaminación de las aguas y demás contaminantes que están de cierta manera asociada a la producción de energía. Aunque no lo veamos, todo se encuentra interconectado.

Cómo citar:
"¿Qué es la contaminación luminica? - Impacto de la alteración luminica nocturna". En Quees.com. Disponible en: https://quees.com/contaminacion-luminica/. Consultado: 14-07-2024 17:00:42
Subir