¿Qué es un hábitat natural? - Aprende qué es y cuáles son sus características

Qué es un hábitat natural

El mundo en el que vivimos está repleto de lugares naturales únicos y con características especiales. Así mismo, podemos encontrar un sinfín de especies vegetales y animales que pueden maravillarnos. Sin embargo, es importante saber la diferencia entre un ecosistema terrestre y un hábitat natural.

El día de hoy no solo te ayudaremos a entender cuál es la diferencia, sino que también conocerás la definición de un hábitat natural terrestre y cuáles son los seres vivos que viven en dicho lugar. Además de esto, también te comentaremos cuáles son los tipos de hábitats naturales que hay en el mundo y cuáles son los más adecuados para los niños y humanos en general.

https://www.youtube.com/watch?v=2rpz1Idw7kQ

Índice()
  1. Definición de hábitat natural
    1. ¿Cuáles son las características de un hábitat natural?
    2. ¿Cuál es la importancia de los hábitats naturales para los seres vivos?
  2. Tipos de hábitats naturales
  3. ¿Qué es un hábitat natural para niños?
  4. ¿Qué es un hábitat humano?

Definición de hábitat natural

De acuerdo con la definición que nos proporciona la Real Academia Española, un “hábitat natural” se define como ese entorno que cuenta y reúne las condiciones necesarias para que organismo, comunidad animal o vegetal puedan desarrollarse y crecer con el tiempo. Sin embargo, en las ciencias biológicas se le suele dar varias definiciones que se ajustan a cada situación particular.

No solamente tiene que haber las condiciones ambientales para que un ser vivo pueda desarrollarse, multiplicarse y convivir, sino que también el sitio o entorno debe contar con los componentes necesarios para la vida. Esto es indispensable, puesto que, al ser organismos vivos, sin importar la complejidad del mismo, deben tener lo necesario para nacer, crecer, reproducirse y morir. Es decir, que el ciclo de la vida depende en gran medida de las condiciones ambientales.

Por ejemplo, un marsupial requiere de condiciones ambientales óptimas para poder llevar una vida. Sin embargo, un organismo unicelular puede soportar condiciones más extremas y adaptarse a una gran variedad de entornos. Esto dependerá en gran medida si se trata de entornos bióticos o abióticos. La diferencia entre estos es que el primero, está constituido por depredadores, herbívoros, y todo tipo de animales. Mientras que el segundo, se enfoca más en las condiciones ambientales como el relieve, clima, calidad del suelo, entre otros factores más.

Para hacer un poco más práctico y resumido todo este tema de la definición de hábitat natural, ten en cuenta los siguientes puntos clave:

  • Es un entorno en el que la vida animal y vegetal puede existir y coexistir.
  • Debe haber condiciones ambientales específicas según el entorno.
  • La vida animal y vegetal cambia en función del tipo de hábitat natural.
  • Está definido por una comunidad de animales o diferentes especies vegetales.
  • Las bacterias y los organismos unicelulares también pueden hacer de un sitio, un hábitat natural.
  • Los hábitats están repartidos por todo el mundo.

Es importante destacar que los ecosistemas y los hábitats no son lo mismo. La diferencia entre ambos, es que un hábitat viene dado por una zona determinada con condiciones específicas, mientras que un ecosistema puede englobar uno o varios hábitats.

¿Cuáles son las características de un hábitat natural?

Las características de los hábitats dependen en gran medida del tipo de hábitat en sí, puesto que no todos tienen o poseen las mismas condiciones. Sin embargo, hay algunos aspectos generales que todos comparten los cuales son:

  • Cantidad y calidad del oxígeno.
  • La temperatura ambiental.
  • Tipo de alimento y nutrientes en el entorno.
  • Calidad del suelo.

Estas son solo algunas de las características más generales de un hábitat natural para los animales. Sin embargo, hay otros puntos que son importantes conocer y mencionar. Entre estos encontraremos:

  1. Tipo de vegetación.

Este es un aspecto característico de los múltiples hábitats terrestres que hay en todo el mundo. Una forma de ver la diferencia entre uno y otro, es considerando la cantidad de vegetación que hay. Por ejemplo, en una sábana, la vegetación contará con ciertas características en sus árboles, tales como altura, tipos de plantas, tamaño de hojas, entre otros. Mientras que en un hábitat tipo jungla o selva tropical, la cantidad de vegetación es mayor, sin dejar de lado que las condiciones de la tierra no son las más favorables en términos de nutrientes.

  1. Precipitaciones.

Otro de los aspectos que ayudan a definir perfectamente a los hábitats. Si comparamos una selva cualquiera, con un entorno árido como un desierto de arena, la cantidad de agua por año que cae en la jungla es muy superior a lo que se ve en el desierto. Todo esto sin mencionar que, dependiendo de la ubicación del desierto, este puede o no recibir agua en algún momento del año.

En el caso de las selvas, el suelo se mantiene húmedo o mojado por la cantidad de agua que cae gran parte del año. Sin dejar de lado la cantidad de humedad que hay en el ambiente, así como también la enorme vegetación que evita que los rayos del sol lleguen al suelo.

  1. Nutrientes del suelo

Muchas personas hasta la fecha han tenido la creencia de que la selva es un lugar rico en nutrientes por la enorme cantidad de vegetación que hay. Sin embargo, este es un error que se suele creer, puesto que el suelo de selva, en términos generales, es pobre en nutrientes. Todas las especies vegetales que se encuentran en este entorno han logrado adaptarse a la poca cantidad de nutrientes, minerales y condición de la tierra para poder crecer y mantenerse en el tiempo.

Por ejemplo, de todos los biomas en el mundo, los montañosos y las taigas mantienen un buen nivel de nutrientes y minerales en sus suelos. Por ello, son los más idóneos para hacer crecer cultivos, además de que es altamente probable encontrar especies vegetales que ofrecen frutos de calidad, muy distinto a lo que se encuentra en una jungla o selva tropical.

  1. Cantidad de vida animal

Para finalizar este apartado, se encuentra la cantidad de vida animal. Por ejemplo, si nos ubicamos en un ecosistema acuático marino, se puede apreciar la diferencia en cuanto a cantidad de especies y los tipos de animales que encontrarás. Sucede que, en la superficie marina o entornos poco profundos, se suele encontrar la mayor cantidad de vida marina. Aquí hay una enorme variedad de especies y se caracterizan por tener un tamaño pequeño o relativamente mediano.

Lo interesante de las profundidades del océano, es que, a raíz de las condiciones tan extremas, la vida animal es muy escasa. Quizás lo más curioso de este entorno, es que los animales son muchísimo más grandes y con un aspecto particular y único. Uno de los motivos de estas “mutaciones”, se debe a que los rayos del sol no llegan hasta cierta profundidad, además de la presión del agua a altas profundidades y el poco oxígeno que hay. Todos estos son aspectos clave que influyen directamente sobre la vida marina que en ese hábitat se desarrolla.

Es gracias a tales características que la vida marina es la más variada en nuestro planeta. Tales son las condiciones, que resulta imposible convertirlo en un hábitat humano, al menos por algunas décadas más. Así que de momento nuestro hábitat predilecto es el terrestre, por así decirlo.

¿Cuál es la importancia de los hábitats naturales para los seres vivos?

Para entender cuál es el nivel de importancia que tienen los hábitats para niños, animales y la vegetación, es necesario conocer algunos de los problemas que directamente los afectan. La contaminación, en términos generales, es el principal factor que influyen en la estabilidad y el equilibrio de la naturaleza.

A medida que pasan los años, es mayor el impacto que tiene la contaminación en el mundo. Esto implica que ciertos hábitats son propensos a verse afectados por la actividad humana. Todo esto se convierte en la desaparición de especies vegetales y junto con ello, animales que directamente dependen de ciertas especies. Es decir, que, en la naturaleza, todo es una cadena y que, si algo está fuera de equilibrio, esto generará un efecto dominó afectando a otras especies de manera indirecta.

Por ende, manteniendo una buena gestión de los desechos y llevando prácticas ambientales favorables para el mundo, podemos conservar los hábitats en su estado natural. Ahora, esta actividad humana no solo puede provocar la deforestación, degradación de los suelos y otros problemas, sino que las especies invasoras también llegan a afectar a cualquier hábitat. Por ende, es vital mantener un hábitat tal y como está, sin tener que incluir una nueva especie, sin importar que se trate de una especie animal o vegetal. Una especie invasora, por más simple o indefensa que esta pueda parecer, se puede convertir en el motivo de la destrucción y cambio de todo un hábitat y ecosistema entero.

Tipos de hábitats naturales

En términos generales, existen alrededor de 7 tipos de hábitats en todo el mundo. Sin embargo, esto no quiere decir que existan subtipos de hábitats basados en los principales. Así pues, algunos estos tipos son los siguientes:

  1. Hábitats terrestres.

Se puede decir que este es el más variado de todos los tipos que hay y se conocen. La razón de esto se debe a que encontramos ecosistemas enteros como los bosques, tundras, humedales, desiertos, praderas, sabanas y herbazales.

Cada uno de estos entornos cuentan con características únicas y que son los diferenciadores de un hábitat de otro. Por ejemplo:

  • Los bosques pueden ser tropicales, coníferos, húmedos, nubosos, boreales, entre otros. Este tipo de hábitat alberga alrededor del 10% de las especies animales terrestres.
  • Los desiertos son las zonas más secas o frías del planeta, además de que es un entorno sumamente difícil para vivir y son muy pocas las especies vegetales y animales que logran sobrevivir.
  • Las praderas, sabanas y herbazales se caracterizan por tener principalmente pasto, además de que abundan animales herbívoros. Aunque también hay depredadores en estos entornos.
  1. Humedales

Estos son entornos o zonas de tierra, pero que están altamente saturadas de agua gran parte del tiempo. Claro, tal exposición al agua puede ser de forma temporal o permanente. Es de mencionar que, para estos ambientes o hábitats, suele destacar la vida acuática y en cuanto a la vegetación, es un aspecto que predomina.

Algunos puntos clave que caracterizan a los humedales y que te permitirán identificar estos hábitats, son los siguientes:

  • Todos los continentes cuentan con humedales, a excepción de la Antártida.
  • Los sitios donde mayormente este ambiente predomina son en países como Brasil y similares.
  • En la llanura de Siberia occidental está repleto de humedales.
  • Gran parte de la extensión de estos entornos se encuentran, al menos, 100 metros por debajo del nivel del mar.
  1. Hábitats acuáticos

Estos son todos aquellos lugares que están llenos de agua, ya sea el mar, el océano o un entorno un poco más pequeño, como lagos, lagunas y ríos. Por lo general, los humedales suelen estar dentro de esta categoría, sin embargo, es mejor mantenerlas separadas por sus características y las especies que ambos hábitats tienen.

A pesar de ser algo donde el agua es el predominante, esto no implica que la vida animal deba contar con características necesarias para desarrollarse en estos entornos. Esto lo decimos, ya que hay aves, anfibios y otras especies que no son netamente acuáticas.

¿Qué es un hábitat natural para niños?

Un hábitat natural para niños es algo más artificial que natural, es decir, que son entornos creados por los humanos. Esto implica un mayor control del lugar, por lo que hay una selección de especies vegetales con anticipación, así como también de animales que son aptos para la interacción con las personas. Sin embargo, de forma natural no existe algo que se pueda considerar como un hábitat natural para niños.

¿Qué es un hábitat humano?

Tanto las ciudades, como los pueblos y cualquier otro entorno en el que haya cimientos y estructuras físicas, se consideran como hábitats de humanos. Aunque es de mencionar que hay una delgada línea entre ser humano y pertenecer a un hábitat humano y ser parte de un hábitat natural. La diferencia es que mientras en el primer caso hay un gran volumen de personas, vehículos, maquinarias, cimientos, tecnología y demás, en el segundo la vida está más ligada a lo natural. Es decir, que no existe esa influencia de la tecnología en todos sus aspectos.

Cómo citar:
"¿Qué es un hábitat natural? - Aprende qué es y cuáles son sus características". En Quees.com. Disponible en: https://quees.com/habitat-natural/. Consultado: 14-06-2024 18:47:32
Subir