¿Qué son habilidades? - Descubre cómo se desarrollan y sus tipos

Qué son habilidades

Gracias al campo de la psicología, hemos podido entender muchísimas cosas sobre el comportamiento del ser humano y las funciones más importantes del cerebro. Tales avances han sido posibles gracias a cada experimento social que se ha ejecutado a lo largo de la historia humana. Sin embargo, siguen existiendo enigmas que aún no han sido comprendidos o descubiertos.

https://www.youtube.com/watch?v=cNNcoiJx_ZM

Existe mucha información en relación con el aprendizaje y el desarrollo del ser humano y, en este artículo, nos dedicaremos a explicarte todo lo relacionado con las habilidades de una persona. Empezaremos por algo muy simple, como su definición e importancia, y te brindaremos detalles sobre los tipos de habilidades y cómo se desarrollan cada una de estas. ¡No te lo pierdas!

Índice()
  1. Definición de habilidades
  2. Importancia de las habilidades
  3. Relación entre las habilidades y el aprendizaje
  4. Tipos de habilidades
    1. ¿Qué son las habilidades socioemocionales?
    2. ¿Qué son las habilidades emocionales?
  5. ¿Cómo se desarrollan las habilidades emocionales?
  6. ¿Cómo se desarrollan las habilidades socioemocionales?
  7. ¿Qué son las habilidades motrices?
    1. ¿Cómo se desarrollan las habilidades motrices?
  8. ¿Qué son las habilidades cognitivas?
    1. ¿Cómo se desarrollan las habilidades cognitivas?
  9. ¿Qué son las habilidades sociales?
    1. ¿Cómo se desarrollan las habilidades sociales?
  10. ¿Qué son las habilidades del pensamiento?
    1. ¿Cómo se desarrollan las habilidades pensamiento?
  11. ¿Qué son las habilidades duras?
    1. ¿Cómo se desarrollan las habilidades duras?
  12. ¿Qué son habilidades blandas?
    1. ¿Cómo se desarrollan las habilidades blandas?

Definición de habilidades

Las habilidades, de manera general, se les conoce también como capacidades o destrezas que posee una persona y que va adquiriendo a medida que va creciendo. La forma de conseguir tales habilidades es diversa, ya que no solo depende del esfuerzo propio del individuo, sino también del aprendizaje al que se ve expuesto en situaciones sociales, políticas, religiosas o académicas.

Cada una de las habilidades que la persona llega a desarrollar en algún punto de su vida le permite completar tareas y alcanzar objetivos propios o ajenos. Con esto queremos decir que cada habilidad social tiene que ser trabajada, ya sea de forma física o cognitiva. Por lo tanto, es un aprendizaje constante y que se va fortaleciendo a medida que se obtiene más experiencia.

Cabe mencionar que las habilidades se definen de diversas maneras, puesto que hay muchísimos tipos. Por ende, no hay una forma específica de obtener un aprendizaje, puesto que cada quien aprende de distinta forma. Por ejemplo, a algunas personas se les facilita aprender de forma visual o auditiva, mientras que otros aprenden más rápido y mejor empleando la kinestesia. Además de todo esto, las destrezas que una persona puede llegar a desarrollar no serán las mismas que las de alguien más. Sí existen similitudes, pero cada quien tiene un nivel de aprendizaje y habilidad diferente al resto.

Es de mencionar que hay múltiples tipos de habilidades tales como las siguientes:

  • Habilidades sociales.
  • Habilidades cognitivas.
  • Habilidades socioemocionales.
  • Habilidades físicas.

Estas son solo algunas de las muchas que existen. Ahora bien, cada una de las habilidades que se obtienen son desarrolladas y mejoradas a lo largo de la vida. Esto es posible gracias a las técnicas aplicadas o la forma de interpretar la información de la persona. Sin embargo, algo que es común en cada una de las personas a nivel social, es el aprendizaje de forma empírica. Esta posiblemente es la mejor manera de obtener y desarrollar habilidades a un punto de convertirse en un profesional.

Importancia de las habilidades

A continuación, te presentaremos 5 puntos clave por los cuales consideramos de gran importancia contar con habilidades de modo general.

  1. Conseguir éxito en tu vida personal y/o profesional.

Gracias a las habilidades que desarrollas a lo largo de tu vida, puedes permitirte saborear el éxito en los diferentes campos y entornos. Es decir, que no solo podrás conseguir culminar tus objetivos y cumplir tus metas a nivel académico, sino también en el aspecto personal, profesional e intrapersonal. Todo esto conlleva una serie de aptitudes tales como habilidades físicas, cognitivas y sociales. Tener esto te garantizará el éxito a largo plazo.

  1. Capacidad de poder adaptarte a cualquier situación.

El ser humano ha logrado destacarse y diferenciarse del resto de las especies animales gracias a su gran capacidad de adaptación. En términos generales, esta es una habilidad que no todas las especies cuentan, ya que es algo innato de nosotros como especie humana y se ve potenciada por el aspecto cognitivo y racional. Así pues, para cualquier situación en el que se requiera ciertas destrezas, es posible que con el tiempo la persona pueda cumplir con sus objetivos. Esto le garantiza cierta estabilidad ante entornos desconocidos o poco explorados.

De no ser por esta simple habilidad, nuestros antepasados no habrían podido soportar las amenazas naturales y las condiciones climáticas. Fue gracias a su habilidad de adaptación primitiva que aún la especie humana sigue existiendo y con un nivel de habilidad de adaptación muy superior a lo que era hace miles de años.

  1. Fomenta la autonomía y autoestima.

Toda persona que desarrolla cierto grado de conciencia y emociones, llega a un punto en el que busca su estabilidad emocional, social, económica y demás. El contar con habilidades ya definidas y desarrolladas te permite obtener cierto grado de autonomía. Las habilidades son como un músculo del cuerpo, pues mientras más se trabajan mediante técnicas, estas van mejorando poco a poco. Conseguir un buen desarrollo de este músculo implica que la persona puede desarrollar autonomía para vivir por su cuenta.

Un ejemplo de esto son los primeros 15 años de vida de cualquier persona. En comparación con alguien de 25 a 60 años, estas segundas personas tienen un mayor nivel de autonomía. Esto en psicología se encuentra muy relacionado con la autoestima, puesto que, a mayor autonomía, la persona se siente mucho mejor consigo misma y, por tanto, disminuye la probabilidad de ser codependiente. Además de esto, es posible afrontar una gran cantidad de desafíos y dificultades sin importar el tipo que sea.

  1. Mejora la calidad de vida y la estabilidad.

Es inevitable hablar de la calidad de vida, las comodidades y las facilidades actualmente. Si te preguntas cómo se puede conseguir esto, lo más seguro es que una de las respuestas sea a través del dinero. Sin embargo, puedes tener todo el dinero del mundo y aún así no contar con una buena calidad de vida o estabilidad. Aunque no lo parezca, todo esto necesita de habilidades desarrolladas, ya sea en el ámbito económico, administrativo o personal. Cada uno de estos aspectos, así como muchos otros, te permiten llegar a una mejor calidad de vida de la que tenías hace años.

Un ejemplo adicional que te podemos dar es que las habilidades sociales te permiten mejorar la calidad de tus relaciones interpersonales. Por otro lado, las habilidades cognitivas te proporcionan la capacidad de tomar mejores decisiones con base a tus criterios y a lo que puedes o no hacer en ciertos momentos de tu vida.

Relación entre las habilidades y el aprendizaje

A pesar de que sí se encuentran relacionadas entre sí, tal conexión resulta compleja de estudiar a raíz de lo variado que es y que no cuenta con un patrón en específico. Esto quiere decir que resulta complejo definir la relación entre el uno y el otro, puesto que existen muchas personas en el mundo y que cada una de éstas aprenden a un ritmo y de una manera distinta.

Sin embargo, podemos decir que todas y cada una de las habilidades que posee una persona le permite la recolección de datos, el procesamiento de los mismos y el desarrollo de cierto nivel de capacidad de aprendizaje. Incluso esto puede ser al contrario, es decir, que alguien puede tener una buena capacidad de aprendizaje desarrollada y, a raíz de ello, obtener nuevas habilidades. A esto último se le conoce como técnicas de aprendizaje.

Si ponemos un ejemplo práctico de esto mencionado, una persona que tenga el dominio de la lingüística puede ser capaz de aprender cualquier idioma que se proponga. Lo mismo puede suceder con quienes tienen un gran dominio y comprensión de la lógica matemática. Este nivel de habilidades y/o conocimientos puede ser tan útil, que alguien puede pasar de ser un experto en el campo de las matemáticas, a ser un programador experto. Todo gracias a la comprensión que tiene sobre un campo y las habilidades que este ha desarrollado, o desarrollará, gracias a su conocimiento.

Con todo esto, debemos decir que no siempre la relación que hay entre ambas es de una forma específica y determinada. Cada una de las habilidades que existen en todo el mundo son desarrolladas de maneras distintas, a un ritmo diferente y con una comprensión única para cada quien. Lo positivo de todo este gran proceso es que el aprendizaje y el desarrollo que se obtiene de ello se puede aplicar a otros campos. Por ejemplo, un deportista que practica tenis desarrolla habilidades de coordinación, rapidez, lógica mental y muchas otras habilidades físicas. Estas pueden ser aplicadas a su día a día e incluso, en su entorno laboral y/o profesional.

Ahora bien, a continuación vamos a proporcionarte un listado con los puntos clave que te ayudarán a comprender mejor la relación entre ambos aspectos del ser humano.

  1. Cada una de las habilidades desarrolladas tiene la capacidad de influir en la vida personal, profesional y emocional de la persona.
  2. Con ciertos métodos de aprendizaje, es posible fomentar el desarrollo de habilidades con mayor facilidad y rapidez. Existen dos formas de obtener experiencia y dominio en un campo X: la primera es por métodos ya aprobados que aseguran un aprendizaje, y la otra es mediante el conocimiento y la experiencia empírica.
  3. Aspectos como la motivación y el interés tienen una gran influencia en el aprendizaje. Mientras más de esto tenga la persona, mayor dedicación y atención le proporcionará en su proceso de aprendizaje y desarrollo. Es decir, que la clave de conseguir buenas y mejores habilidades, es estar motivado y tener interés en lo que estás aprendiendo.
  4. El ambiente al que te sueles exponer mientras estás aprendiendo. Parecerá una tontería, pero el lugar en el que te encuentres mientras mejoras tus habilidades puede influir de manera positiva o negativa.
  5. La práctica junto con las constancias hace de cualquier persona, alguien con valor a nivel de conocimiento y destrezas. El ser humano aprende por repeticiones, a medida que vayas repitiendo una acción y cumpliendo tareas similares, llegarás a desarrollar un modo de resolver las tareas y actividades que tienes que cumplir. Por supuesto, esto no quiere decir que te dediques a desarrollar un único método. Como diría Thomas Edison, “He descubierto 10.000 formas de no armar un bombillo”.

Tipos de habilidades

A continuación definiremos cuáles son las habilidades socioemocionales y emocionales que pueden desarrollar las personas. Sin embargo, cabe mencionar que estas no son los únicos tipos de habilidades que existen, puesto que hay muchísimas más, como por ejemplo:

  1. Habilidades cognitivas: Están guardan relación con la capacidad de una persona para resolver un problema, por lo que está ligada a la memoria, atención, percepción y el razonamiento lógico.
  2. Habilidades sociales: Todo lo que tenga que ver con la interacción con otra persona o un grupo social queda definida por esta habilidad.
  3. Habilidades motoras: Se encuentran ligadas con la capacidad del movimiento del cuerpo y el control del mismo.
  4. Habilidades técnicas: Son aquellas que te permiten resolver un problema particular con cierto nivel de precisión.

¿Qué son las habilidades socioemocionales?

Se definen como aquellas que les permiten a las personas poder controlar y gestionar las emociones en función de alguien más. Es decir, que la podemos definir como el control que una persona posee sobre sus emociones a fin de cuidar el bienestar psicológico de otro individuo. Ejemplo de ello puede ser una madre que oculta algunas verdades de la realidad que vive para evitar preocupación o estrés en un niño que está en crecimiento.

Por ende, las habilidades socioemocionales tienen relación con la empatía y la autoconciencia, sin dejar de lado el gran nivel de autocontrol que esta debe tener. En este último aspecto, la raza humana no lograría mantener la tranquilidad social en la que solemos vivir, pese a que existen muchos aspectos negativos en nuestro día a día. También podemos decir que esta habilidad se encuentra ligada a la resolución interna de los problemas psicológicos de una persona, y que permite que ésta pueda comunicarse de una manera asertiva.

Lo que sorprende a muchos es que estas habilidades, en particular, son un determinante del éxito que alguien puede tener en su vida, sin dejar de lado la felicidad. Es decir, que son destrezas que alguien desarrolla y que puede ayudar al individuo a ser feliz, gracias a que le proporciona mayor facilidad para relacionarse con otras personas. Esto sin dejar de lado que puede desarrollar capacidades para ser más empático, social y asertivo con otros.

De igual forma, las mismas habilidades son útiles y prácticas en un entorno laboral o profesional, ya sea que pertenezcas a una empresa o si estás ofreciendo un servicio. Estas habilidades te ayudarán a solventar un problema mediante una buena comunicación.

Ahora bien, los siguientes puntos clave caracterizan a las habilidades socioemocionales:

  1. Autoconciencia y percepción: Es esa capacidad que alguien posee y que le permite conocer cuál es su estado emocional actual, así como también sus virtudes, fortalezas y debilidades.
  2. La autogestión: Habilidad que permite gestionar emociones negativas y no dejarse llevar por ellas. A esto es a lo que se le conoce como carácter, el arte del control de las emociones y el temperamento.
  3. Empatía: Esto es la capacidad de poder entender cuál es el sentir de alguien más y ponerse en su lugar.
  4. Resolución de problemas internos: Toda persona con habilidades socioemocionales desarrolladas puede resolver sus problemas internos a nivel mental y así evitar un mal.
  5. Comunicación efectiva: Es esa habilidad que te permite poder ser empático con las palabras y dejar claras tus ideas sin dañar los sentimientos de los demás.

¿Qué son las habilidades emocionales?

Estas son habilidades que tienen mucho que ver con las anteriores, puesto que están orientadas a las emociones de la propia persona. Sin embargo, estas se enfocan principalmente en el reconocimiento, la comprensión y la regulación de las emociones propias y la de los demás. Entre los aspectos que definen a estas habilidades, encontramos la autoconciencia, el autocontrol, regulación de emociones y habilidades sociales.

Todo esto implica que la persona puede y debe estar en la capacidad de poder comprender cuáles son sus emociones bajo ciertas circunstancias o de modo general. Además, tiene que estar en la facultad de poder identificar qué emoción está sintiendo y por qué, pero más importante aún, el cómo puede llegar a influenciar en las decisiones que se tomen.

En cuanto al resto de características que definen a las habilidades emocionales, se encuentran las siguientes:

  1. El autocontrol te permite regular las emociones y junto con ello, tener una mejor precisión a la hora de ejecutar decisiones importantes en momentos complicados.
  2. La regulación emocional es otro de los aspectos que te ayudan a entender no solo tus propias emociones, sino la de los demás. Esto ayuda en gran medida a ser una fuente de inspiración, motivación y apoyo para quien lo necesita.
  3. La empatía es otra característica que define la habilidad emocional de cualquier persona. Con cierto grado de empatía desarrollado, puedes comprender y entender cómo se siente una persona y cuáles son sus necesidades emocionales. De esta manera, puedes ser asertivo y saber qué decir ante una situación de alto estrés para alguien.

¿Cómo se desarrollan las habilidades emocionales?

Se trata de un proceso que requiere de paciencia y muchísima constancia, puesto que no es algo que se logre de la noche a la mañana. Sin embargo, tenemos para ti un listado que te puede ayudar a enfocarte en desarrollar las habilidades emocionales y motrices. Ahora, dichos pasos son los siguientes:

  1. Sé consciente de cuáles son tus emociones.

El primer paso es reconocer y entender cuáles son las emociones que estás sintiendo y la razón del por qué las sientes. Este es un paso indispensable y uno de los más complicados, puesto que empezarás desde cero. Además, tienes que hacerlo bajo situaciones que te generen estrés o te alteren a nivel mental. Por ejemplo, trabajar bajo presión es algo que no todo mundo puede soportar, ya que genera emociones negativas. Entender por qué te sientes así pese a estar bajo presión es un claro ejemplo de entender tus emociones.

Otro ejemplo es prestar mucha atención a cuando estás expuesto a un momento amoroso o social en el que está implicado una amistad, un familiar o una pareja amorosa. Cómo afectan sus palabras en ti, si cambias de humor o si te hacen sentir mal. Estar consciente de todo esto en momentos tan cruciales es el primer paso para desarrollar habilidades emocionales.

  1. Aprender sobre las emociones de los demás.

Si no puedes pasar del primer paso mencionado, será muy difícil que puedas lograr esto. Todo empieza por la comprensión del sentir en uno mismo. Si puedes entender por qué te sientes así, las causas y las formas que puedes emplear para salir de ello, conseguirás completar este paso. Hay muchas formas de detectar cuál es el sentir de las personas. Algunas de las formas son las siguientes:

  • Escuchar detenidamente cuál es el mensaje que emiten cada vez que hablan contigo o con alguien más.
  • Cuáles son las palabras que usa y el tono en el que lo dice. El tono o sonido que se emite con cada palabra es un indicador de bienestar, incomodidad o molestias.
  • Su lenguaje corporal, aunque este es más complejo que los anteriores dos.

Teniendo en cuenta el último punto mencionado, el lenguaje no verbal es el que más información nos proporciona sobre el sentir y las emociones de una persona. Algo tan sencillo como mantener la mirada o estar constantemente mirando al suelo, evadir el contacto visual con la persona que se tiene enfrente o estar mirando hacia todos lados sin parar, todas son señales que te pueden indicar el estado emocional de un individuo. Algunos otros pueden ser:

  1. Su postura caporal, es decir, si se encuentra erguido o encorvado, como asustado.
  2. Si su mirada refleja malestar.
  3. El aspecto físico, si se viste bien o si de lleno no está cuidando su imagen.
  4. Cómo mantiene una postura corporal de pie ante un grupo de personas.
  5. Si sus manos están relajadas o están constantemente tocándose unas con otras.
  6. Si suele comerse las uñas mientras le preguntan algo en general.
  7. Si se ve que está dispersa mientras se trata de mantener una conversación con esa persona.

Como notarás no es algo fácil, pues es necesario tener en cuenta muchos aspectos, en todo momento. Sin embargo con la práctica y la constancia, muchos de estos aspectos mencionados serán sencillos de captar.

¿Cómo se desarrollan las habilidades socioemocionales?

Si logras hacer un trabajo en ti mismo a nivel emocional, en este aspecto te resultará mucho más sencillo. En todo caso, toma en cuenta los siguientes pasos a seguir:

  1. Conoce cuáles son tus debilidades y fortalezas.

Esto es fundamental, puesto que, en función de tus debilidades y fortalezas, puedes relacionarte mejor con los demás. Por ejemplo, si una de tus debilidades es poder escuchar atentamente a las personas, tienes que trabajar más en la escucha pasiva y solo dedicarte a responder cuando te lo piden. Aunque no necesariamente tiene que ser así, puesto que también puedes acotar tus ideas en el momento en que creas conveniente, pero sin quitarle protagonismo a la persona.

Por ejemplo, si un amigo se está desahogando porque su pareja lo ha dejado, no interrumpas sus palabras y su sentir con lo que tu crees más conveniente. Lo ideal es esperar a que esta misma persona te lo pida o preguntarle si quiere una opinión o consejo. Es difícil aguantar la tentación de interrumpir e interponer nuestros ideales, pero siendo un oyente pasivo puedes conseguir muchos beneficios.

  1. Mantén la práctica en cuanto a la autoconciencia.

Mientras seas capaz de percibir qué sientes y la razón del sentimiento en momentos determinados, podrás tener mejores relaciones sociales. La autoconciencia es una habilidad o la capacidad que tiene el ser humano para percatarse de su sentir y comprender el porqué se siente de tal manera: qué lo lleva a sentirse así, cómo puede salir de ese estado, etc.

Hay quienes se dedican a la reflexión interpersonal para lograr esto, otros prefieren comentarlo con algún familiar o amigo afín de comprender un punto de vista ajeno al suyo. Todo esto con la intención de poder ser mejor persona para con los demás.

  1. Trabaja más en tus habilidades sociales

No es posible desarrollar habilidades socioemocionales si no trabajas en la forma en la que te relacionas con los demás. Por ejemplo, si te resulta complicado hablar en público o hablar con gente desconocida, tienes que forzarte a hacerlo. Al principio estarás lleno de pena, vergüenza y de muchos nervios, sin embargo, a medida que lo vayas intentando, tu cerebro se irá acostumbrando a esas acciones, y llegará un punto en el que lo veas y lo sientas normal. Parece fácil lograr algo así, pero el proceso al inicio es complejo e incómodo.

Una vez que pases este duro proceso, lo que está por venir es mucho más sencillo. Ten en cuenta que trabajar las habilidades sociales implica forzarse a salir de la zona de confort. Por lo tanto, es algo que puede llevar meses, e incluso años, conseguir. El secreto está en mantener constancia y ser perseverante con las metas que se quieren lograr.

  1. Busca el apoyo emocional de las personas.

Tanto el sentir de las personas como tu propio sentir es importante. Por ello, mantén cerca a quienes son allegados a ti y les importas. El apoyo emocional que puedes brindarle a alguien dependerá, en cierta medida, del apoyo que te proporcionen a ti. Nunca es bueno guardarse para uno mismo lo mal que podemos sentirnos en ciertos momentos y, por esta razón, te recomendamos tener cerca a personas en las que puedas confiar y contarle tus sentimientos.

  1. No te olvides de celebrar tus logros.

Quizás esto te parezca de poca importancia, pero el simple hecho de celebrar tus logros puede provocar en ti y en los demás un cambio positivo. Quienes te quieren y a quienes les importas se sentirán muy orgullosos de ti por haber conseguido una de tus metas. Esto, de cierta manera, puede servir como una forma sencilla y funcional de practicar las habilidades socioemocionales.

¿Qué son las habilidades motrices?

Las habilidades motrices se definen como la capacidad que tiene toda persona para poder controlar y coordinar los movimientos que hace con su cuerpo. Es decir, todo lo que tenga que ver con la movilidad física, desde un simple dedo, hasta el uso de grandes músculos, como los que están en las piernas. En este sentido, es necesario destacar que existen dos tipos de habilidades: las habilidades motrices blandas y gruesas.

En cuanto a las habilidades motoras gruesas, se definen como aquellas que tienen relación con el uso de músculos grandes y que permiten el movimiento del cuerpo a nivel general. Estas habilidades nos permiten caminar, correr, hacer saltos, lanzar cosas, entre otras. Estas mismas son muy importantes, puesto que son las que permiten el desarrollo físico de la persona.

Por otro lado, las habilidades blandas se enfocan más en los músculos pequeños que posee el cuerpo. Estas nos permiten hacer movimientos con un nivel de precisión mucho mayor y más detallado. Por ejemplo, una habilidad blanda sería el escribir o dibujar, hacer recortes o manipular herramientas pequeñas.

¿Cómo se desarrollan las habilidades motrices?

A continuación, te presentaremos los pasos que debes seguir para poder desarrollar las habilidades motrices. Ten en cuenta que son generales y, por lo tanto, puede que no te sean útiles, puesto que cada quien aprende y se desarrolla de manera distinta.

  1. Define cuáles son las áreas en donde tienes debilidades.

Es el paso fundamental, aunque con ello no queremos decir que ignores tus fortalezas. Sin embargo, las debilidades requieren más esfuerzo, tiempo y dedicación. Por ejemplo, si tienes debilidades con alguna de tus funciones motoras gruesas, debes encontrar alguna actividad que te permita fortalecer la misma. Un caso simple es cuando no puedes levantar mucho peso y, con ejercicio físico durante varios meses, puedes desarrollar la capacidad de levantar más peso y tener más control del mismo.

Tal cual ocurre con las habilidades blandas. Sin embargo, estas requieren de mucha más práctica y tiempo, puesto que necesitan de mayor concentración, práctica y habilidad. Por ejemplo, llegar a realizar una pintura al oleo o con acuarela requiere de mucha destreza. Esto, que puede parecer sencillo, dependiendo de cada persona necesitará de años de mucha práctica y constancia.

  1. Enfócate en practicar tus habilidades motoras.

Algunas de las más básicas que desarrollamos a medida que vamos creciendo son las habilidades motoras básicas. Entre estas se encuentra el poder correr, hacer saltos, lanzar y atrapar objetos. Si llevamos al extremo cualquiera de estas habilidades, podemos pasar de ser simples personas viviendo una vida común, a convertirnos en atletas olímpicos de alto rendimiento.

  1. Practica las habilidades motoras finas o blandas.

Con esto nos referimos a esas pequeñas cosas que requieren de un nivel de precisión milimétrico y preciso. Ya sea que tengas que manipular pequeños objetos con cierto grado de delicadeza, como reparar un reloj o cortar una hoja de papel con un patrón específico, todo aquello que requiere de destreza manual tiene que ver con el desarrollo de habilidades blandas.

  1. Practica actividades o algún deporte que te guste y te apasione.

Las actividades físicas y los deportes te permiten mejorar todas tus habilidades motoras. Ya sea que se trate de una actividad en solitario o en el que debas trabajar en equipo, sea cual sea el caso, estas actividades pueden ayudarte con muchos aspectos de ti, tales como la concentración, la coordinación, la precisión, entre otros.

  1. Enfócate en fortalecer la coordinación y el equilibrio.

El desarrollo de habilidades se hace mucho más fácil cuando estás practicando o haciendo actividades que te gustan y te apasionen. Por ejemplo, si eres alguien que no tiene coordinación para sostener un lápiz y dibujar, practicar el dibujo no será algo que te guste y disfrutes.

Como efecto secundario, tendrás el doble de trabajo, puesto que no es algo que te guste plenamente. Otro caso puede ser que no eres alguien que tenga muy buena coordinación con los pies. Una forma sencilla y práctica de solucionar esto, es inscribirse en clases de salsa, donde podrás mejorar significativamente tanto tu coordinación como equilibrio.

  1. Busca ayuda profesional.

Si bien es cierto que puedes lograr muchas cosas por cuenta propia, habrá muchísimas otras donde esto no aplicará. Es allí donde entran los profesionales que pueden apoyarte con tu superación personal y profesional, ya sea en el área de terapia ocupacional, ayuda psicológica, entrenamiento personal u otro. ¡Contar con un buen profesional es de gran ayuda!

  1. Mantente constante y perseverante.

Por último y más importante, la perseverancia y la constancia. Sin esta, por más que te propongas conseguir desarrollar tus habilidades y destrezas, no podrás conseguir nada si no te mantienes firme en el tiempo.

¿Qué son las habilidades cognitivas?

Son todas aquellas habilidades que están relacionadas con el pensamiento y el procesamiento de la razón y la información. Estas te permiten poder darle solución a casi la totalidad de tus problemas personales, profesionales, amorosos y cualquier otro tipo.

Cabe mencionar que las habilidades cognitivas tienen mucho que ver con la atención, la percepción de las cosas y la toma de decisiones. Así pues, te mencionamos 4 características principales sobre estas habilidades que la gran mayoría de los individuos poseen:

  1. Son habilidades que están relacionadas con lo cognitivo y lo mental.
  2. Permiten resolver problemas matemáticos y lógicos.
  3. Son habilidades que se pueden aprender y desarrollar.
  4. Estas habilidades pueden ser transferibles. Es decir, que la forma en cómo resuelves un problema en específico, puede ser llevado a cabo en otro ámbito totalmente distinto.
  5. Se pueden mejorar con la práctica, la repetición y el tiempo.

¿Cómo se desarrollan las habilidades cognitivas?

Posiblemente sea una labor más complicada, pero no imposible. Los siguientes pasos que te vamos a proporcionar te servirán como guía para desarrollar estas importantes habilidades:

  1. Ejecuta actividades que te permitan fortalecer y ejercitar tu cerebro. Algo tan sencillo como resolver un rompecabezas, escuchar y practicar con un instrumento musical o hacer una actividad que requiera de concentración puede serte de gran utilidad.
  2. Desarrolla la capacidad de poder concentrarte. Quizás sea algo fácil, pero el desarrollo de las habilidades cognitivas depende de tu nivel de concentración. Es muy fácil disociarse y prestar atención a algo más, sin embargo, es necesario mantenerse enfocado. Una forma fácil es trabajar con la regla del 30-10-30. Esta regla nos indica que sean 30 minutos de trabajo, 10 minutos de descanso y nuevamente de trabajo y concentración. Así no te sentirás saturado y puedes enfocar tu concentración con mayor facilidad.
  3. No cierres tu mente a la curiosidad y las nuevas ideas que pueden favorecer tu desarrollo cognitivo.
  4. Mantente descansado en cuerpo y mente y duerme lo suficiente, pero tampoco te pases de lo necesario.

¿Qué son las habilidades sociales?

Son aquellas en las que tienes que interactuar y relacionarte con personas en diferentes entornos, ya sea social, académico y/o profesional. En cuanto a las habilidades, se destacan las siguientes:

  • Resolución de conflictos.
  • Negociación y empatía.
  • Comunicación asertiva.
  • Capacidad para establecer soluciones ante los conflictos.

Estas son habilidades que resultan importantes y necesarias para poder tener éxito en la vida profesional y personal. Sin estas, no podríamos obtener experiencia en el ámbito social ni alcanzar muchos de nuestros objetivos personales.

¿Cómo se desarrollan las habilidades sociales?

  1. Enfócate en practica la escucha activa.

Hay una delgada línea entre oír y escuchar. La primera es simplemente saber que algo está sonando a tu alrededor, mientras que escuchar es el acto de prestar atención a los detalles audibles. Por ende, la escucha activa es aquella que te permite obtener información mediante el audio y obtener comprensión de todos los detalles. Esto lo puedes aplicar en una conversación que tengas con una persona o un grupo social.

  1. Aprende la forma más práctica de mostrar lo que sientes.

No a todas las personas les resulta viable y práctico mostrar cómo se sienten ante alguien más. Todo está en hacerlo de forma respetuosa, clara y precisa. Esto te ayudará a salir de cualquier problema o, en su defecto, evitar problemas innecesarios. Ten en cuenta que a la hora de expresar lo que sientes y lo que piensas tienes que hacerlo de una manera respetuosa y con un tono de voz adecuado. Las palabras que uses también influyen mucho.

  1. Dedica tiempo al desarrollo de la empatía.

Esta es una habilidad social que debes tener bien desarrollada si quieres relacionarte con mucha mayor frecuencia con más personas. Un simple tip que te podemos dar es que trates de comprender cómo se siente la otra persona.

¿Qué son las habilidades del pensamiento?

Estas son aquellas que definen la capacidad de toda persona para poder procesar y analizar la información que recibe a través de los diferentes sentidos, ya sea por medios visuales, auditivos o sensoriales. La habilidad del pensamiento se enfoca en evaluar esa información que está recibiendo el cuerpo y cómo puede usarla para obtener un aprendizaje.

A medida que crecemos, con el tiempo, la toma de decisiones y el éxito personal y profesional dependen en cierto grado de esta habilidad en particular. En cuanto a algunas de las características que podemos darte sobre estas habilidades, podemos mencionar las siguientes:

  • La evaluación de las posibilidades y resolución de los problemas.
  • Interpretación de la información y su síntesis.
  • Clasificación y calificación.
  • Ejecución de procesos de comparación y observación.

¿Cómo se desarrollan las habilidades pensamiento?

La principal forma de poder desarrollar este tipo de habilidade, es por medio de la educación y la práctica, sobre todo con un aprendizaje activo. Otra forma de fomentar y mejorar estas es a través de la exposición de ideas, charlas y discusiones sociales. Algunos de los pasos que puedes poner en práctica para lograr un buen desarrollo de estas habilidades son los siguientes:

  • Enfócate tus actividades en la observación mediante el pensamiento crítico. Cuando estés expuesto a entornos sociales, observa a tu alrededor y presta atención a los detalles. Comenzarás a notar cosas que antes no veías.
  • Haz todas las preguntas que creas convenientes y necesarias. Ten en cuenta que no hay preguntas estúpidas, sino estúpidos que no hacen preguntas.
  • Aprende la manera más práctica de analizar la información y corroborar que sea cierta. Si es por internet, consulta fuentes confiables y avaladas por una comunidad científica.
  • Ejecuta soluciones de problemas distintos hasta encontrar una que te sea útil.
  • Trata de ser lo más creativo posible en todos los aspectos. Puedes inventarte problemas e indagar distintas maneras de resolverlos. No siempre la forma que te funcione es la mejor opción.
  • Intenta comunicar tus ideas de manera efectiva y con mucho respeto. Esto te ayudará a fomentar y fortalecer tu pensamiento crítico y a tener un criterio propio.

¿Qué son las habilidades duras?

Estas se destacan por ser conocidas también como habilidades técnicas o específicas. Son todas aquellas que se fortalecen a través de la educación, práctica y capacitación, así como también de la experiencia adquirida tras hacer una actividad. Se podría decir que el trabajo de un soldador, un agente de ventas en marketing o el simple hecho de programar son consideradas como habilidades duras.

Así pues, podemos decir que para conseguir el éxito a nivel profesional, personal o académico, es necesario el desarrollo de estas habilidades. Esto es gracias a que ayudan significativamente a mejorar el desempeño y brindan la posibilidad de desarrollar una forma de trabajo óptima y eficiente.

¿Cómo se desarrollan las habilidades duras?

  1. Identifica cuáles son las habilidades duras que deseas mejorar y trabajar. Puedes pedirle ayuda a un profesional o investigar por tu cuenta.
  2. Establece metas y objetivos que pueden estar dentro de tus posibilidades y capacidades. Estas tienen que ser reales y alcanzables.
  3. Busca contenido e información de expertos en cuanto a mejoramiento y crecimiento personal.
  4. Mantén una práctica constante. Es decir, que siempre estés haciendo un poco y cada vez haciendo un poco más.
  5. Trata de conseguir una retroalimentación con personas que se relacionen contigo. Ellos son la principal fuente de conocimiento y mejora a nivel personal y profesional.
  6. No te olvides de evaluar tus avances y tropiezos. Esto te servirá siempre para mejorar tus acciones y encontrar una forma más viable de hacer las cosas a fin de conseguir un buen desarrollo.

¿Qué son habilidades blandas?

A estas también se les conoce como habilidades sociales o interpersonales y se definen como la capacidad que posee una persona de poder relacionarse con otras. Tal relación a nivel social debe ser de manera positiva y efectiva. Por ende, alguien que carece de habilidades blandas, posiblemente sea alguien con trastornos psicológicos y tenga mucha dificultad para integrarse a la sociedad.

¿Cómo se desarrollan las habilidades blandas?

  1. Trabaja mucho en la comunicación efectiva y positiva. Esto lo logras evitando dañar los sentimientos de otros, expresándote de forma clara y eligiendo las palabras adecuadas.
  2. Aprende a trabajar en equipo. Quizás sea algo sencillo, pero trabajar con otras personas y mantener un buen nivel de resultados es complicado mientras mayor sea el número de personas.
  3. Enfócate en trabajar la forma en cómo resuelves tus propios conflictos y el de los más allegados a ti.
  4. Fomenta la flexibilidad de adaptación a diferentes entornos y situaciones.
  5. Trabaja la creatividad, no solo a nivel artístico, sino también en otros ámbitos, como la resolución de problemas.
  6. Siempre mantén un pensamiento crítico sobre ti mismo y de lo que has aprendido.
Cómo citar:
"¿Qué son habilidades? - Descubre cómo se desarrollan y sus tipos". En Quees.com. Disponible en: https://quees.com/habilidades/. Consultado: 25-06-2024 09:31:44
Subir