¿Qué es mutualismo? - Conoce esta relación entre animales y otros seres vivos

Qué es mutualismo

El mutualismo es una relación simbiótica entre dos o más seres vivos de diferentes especies que se benefician mutuamente. Aunque en la naturaleza existen diversas formas de simbiosis, el mutualismo es una de las más comunes y efectivas para la supervivencia de algunos organismos. De esta forma, cada uno de los individuos aporta algo que el otro necesita para sobrevivir y, a su vez, recibe algo a cambio. En este artículo, exploraremos en detalle qué es el mutualismo, cómo funciona y ejemplos de animales u otros seres vivos que participan en este tipo de relación.

Índice()
  1. Definición de mutualismo en biología
    1. ¿Qué es el mutualismo en ecología?
  2. ¿Cuál es la importancia del mutualismo?
  3. ¿Qué tipos de mutualismo existen?
    1. Recurso – Recurso
    2. Servicio – Recurso
    3. Servicio – Servicio
  4. Ejemplos de seres vivos que hacen mutualismo

Definición de mutualismo en biología

Es una relación simbiótica donde dos o mas especies diferentes se benefician mutuamente, dependiendo una de la otra para sobrevivir o para obtener algún beneficio. En cooperación biológica, cada una de las especies involucradas recibe un beneficio que no podría obtener sin la ayuda de la otra. Un ejemplo muy conocido es el de las abejas que recogen el néctar de las flores para producir miel. Gracias a esto pueden ser polinizadas, lo que les permite reproducirse y producir más semillas.

Existen diferentes tipos de mutualismo en la naturaleza, y en algunos casos, las relaciones pueden ser muy específicas y complejas. Por ejemplo, algunos insectos sólo pueden reproducirse en una especie particular de planta, y esta sólo puede ser polinizada por ese tipo de insecto. En este tipo de relación mutualista, ambas especies son dependientes la una de la otra para sobrevivir y reproducirse.

En la naturaleza también ocurre algo similar llamado comensalismo, aquí se da una relación en donde el comensal se beneficia de la presencia de el huésped, pero este no se favorece ni se ve perjudicado por el comensal. Un ejemplo de comensalismo es el de los pájaros que anidan en los árboles. Al pájaro le resulta beneficioso la seguridad y la estructura que proporciona el árbol, mientras que el árbol no se beneficia ni se perjudica por la presencia del pájaro.

Mientras que en el comensalismo una especie se favorece de la otra sin afectarla, en el mutualismo ambas especies se benefician mutuamente.

Debido a que existen varios tipos de relaciones simbióticas en el medio ambiente, es necesaria la educación sobre estas. Para así evitar confusiones y comprender mejor su importancia en el equilibrio ecológico. Previniendo así daños irreparables entre los ecosistemas y las diferentes especies por intervención humana o desequilibrios del bioma.

¿Qué es el mutualismo en ecología?

En ecología es una relación simbiótica entre dos especies diferentes en la que ambas obtienen algún beneficio. En un mutualismo, los dos organismos involucrados se ayudan mutuamente para sobrevivir y prosperar. Es una forma común de interacción entre especies en los ecosistemas naturales. Lo cual puede ser una parte importante de la supervivencia y la prosperidad de muchos especímenes diferentes.

Aparte del ejemplo mencionado de las abejas, también existe una relación entre las bacterias del intestino y los seres humanos. Las bacterias colaboran en la digestión de los alimentos y también ayudan a prevenir la infección por patógenos dañinos. A cambio, las bacterias obtienen un hogar cálido y húmedo en el intestino humano, así como nutrientes que pueden utilizar para sobrevivir.

Otro ejemplo es la relación entre algunos hongos y las raíces de las plantas, en la que los primeros proporcionan nutrientes y agua a los segundos a cambio de carbohidratos producidos por las estas mediante la fotosíntesis.

En un contexto diferente del mutualismo, también puede ocurrir algo similar llamado parasitismo donde uno de los organismos se beneficia a costa del otro. En este caso el parásito depende del huésped para sobrevivir y reproducirse, mientras que este último sufre las consecuencias negativas de la relación.

¿Cuál es la importancia del mutualismo?

Este tipo de interacción es importante por varias razones:

  1. Contribuye a la diversidad biológica: Es una forma importante en que las especies interactúan entre sí y se benefician mutuamente, lo que ayuda a mantener la diversidad biológica en el medio ambiente. De esta manera, logra mantener el equilibrio ecológico, ya que la desaparición de una especie mutualista puede tener efectos en cascada sobre otras y afectar el ecosistema en su conjunto.
  2. Ayuda a la supervivencia de las especies: Al trabajar juntar, las especies obtienen beneficios mutuos que pueden aumentar las posibilidades de sobrevivir y reproducirse. Puede mejorar la supervivencia de los organismos en un ecosistema al proporcionar alimentos, refugio y protección contra los depredadores.
  3. Aumenta la productividad de los ecosistemas: La colaboración entre diferentes organismos puede aumentar la productividad de los ecosistemas. Por ejemplo, las plantas y los hongos forman una relación mutualista conocida como micorrizas, en la cual los hongos ayudan a las plantas a absorber nutrientes del suelo, lo que aumenta la capacidad de estas para crecer y reproducirse.
  4. Contribuye a la polinización: Entre muchos animales y plantas, ocurre una relación mutualista de polinización, en donde las plantas proporcionan alimento a los animales a cambio de que estos polinicen las flores y les ayuden a reproducirse. Muchos polinizadores, como las abejas y los colibríes, dependen del mutualismo con estas para obtener alimento y, a su vez, polinizar las flores para la reproducción de las mismas.
  5. Contribuye a la estabilidad de los ecosistemas: Mantiene la estabilidad del ecosistema, proporcionando beneficios estables y consistentes a largo plazo para las especies que participan en la relación.
  6. Promueve la evolución: Puede ser un factor importante en la evolución de las especies, ya que las interacciones entre diferentes organismos pueden conducir a adaptaciones y cambios evolutivos.

¿Qué tipos de mutualismo existen?

Hay varios tipos de mutualismo, que se describen a continuación:

  1. Mutualismo obligado: Es esencial para la supervivencia de ambas especies. Si se rompe la relación, ambas morirán. Un ejemplo es el mutualismo entre las abejas y las flores.
  2. Mutualismo facultativo: Este no es esencial para la supervivencia de ambas especies, ya que pueden sobrevivir por separado, aunque se benefician mutuamente. Un ejemplo es el mutualismo entre los pájaros y los árboles.
  3. Mutualismo temporal: Ocurre solo durante un período de tiempo específico en el ciclo de vida de las especies involucradas. Un ejemplo es el mutualismo entre las orugas y las hormigas.
  4. Mutualismo simbiótico: Implica una relación simbiótica entre dos especies diferentes, en la que ambas se benefician mutuamente y no pueden sobrevivir sin la otra. Un ejemplo es el mutualismo entre las bacterias del rumen y las vacas.
  5. Mutualismo no simbiótico: No implica una relación simbiótica entre dos especies diferentes. En cambio, se basa en la interacción de aquellos que se benefician mutuamente. Un ejemplo es el mutualismo entre los murciélagos frugívoros y las plantas.

Recurso – Recurso

Se trata de una forma de interacción mutualista en la que dos especies diferentes se benefician mutuamente al utilizar el mismo recurso, pero sin interactuar directamente entre sí. Es decir, ambas utilizan los mismos recursos naturales, pero no compiten entre sí, en cambio, se ayudan entre si al facilitar el acceso o la calidad del recurso compartido.

Un ejemplo de mutualismo recurso-recurso puede ser el caso de las hormigas que protegen y cuidan de los pulgones que se alimentan de la savia de las plantas. A cambio, los pulgones secretan una sustancia azucarada llamada mielada, que las hormigas utilizan como fuente de alimento.

Servicio – Recurso

Es una forma de mutualismo en la que un organismo proporciona un servicio a otra a cambio de un recurso. En otras palabras, esa especie que proporciona el servicio se beneficia al recibir un recurso que necesita para su supervivencia o reproducción.

Por ejemplo, la relación entre ciertas especies de aves y los herbívoros grandes, como los bisontes o las cebras. Las aves, como los abejeros o los cuervos, se alimentan de los parásitos y las garrapatas que se encuentran en la piel de los herbívoros. Así, estas obtienen un recurso importante para su supervivencia: la proteína y los nutrientes que se encuentran en los parásitos.

Servicio – Servicio

En este tipo sucede que dos especies diferentes se benefician mutuamente al proporcionarse servicios. En este tipo de mutualismo, ambas realizan una tarea que beneficia a la otra, lo que resulta en una relación simbiótica en la que se favorecen entre sí.

Por ejemplo, los hongos forman una simbiosis mutualista con las raíces de las plantas, proporcionándoles nutrientes y agua, mientras que estas les proporcionan carbohidratos producidos por la fotosíntesis. Esta relación les beneficia entre sí y ayuda a su supervivencia, en especial en el crecimiento de las plantas en condiciones de baja disponibilidad de nutrientes.

Ejemplos de seres vivos que hacen mutualismo

Existen muchos ejemplos de seres vivos que hacen mutualismo, a continuación, te presento algunos:

  1. Las abejas y las flores: Las abejas se alimentan del néctar de las flores mientras que, al posarse en ellas para obtener el alimento, las polinizan, lo que les permite reproducirse.
  2. Las anémonas y los peces payaso: Los peces payasos se protegen de los depredadores al vivir entre los tentáculos venenosos de las anémonas, mientras que las anémonas se benefician de la comida que los peces les facilitan y de la protección que les brindan.
  3. Los líquenes: Los líquenes son una asociación simbiótica entre hongos y algas o cianobacterias. Las algas o cianobacterias proporcionan alimento a través de la fotosíntesis, mientras que los hongos ofrecen protección y nutrientes.
  4. Los rumiantes y las bacterias: Los rumiantes, como las vacas y las ovejas, tienen bacterias en su estómago que les ayudan a digerir la celulosa. Mientras que las bacterias obtienen un ambiente protegido y nutrientes.
  5. Las hormigas y los áfidos: Las hormigas protegen y cuidan a los áfidos (insectos que se alimentan de la savia de las plantas) a cambio de su excreta, que es rica en azúcares. Las hormigas se alimentan de esta excreta y también utilizan los áfidos como fuente de alimento. Además, estas protegen a las plantas de los herbívoros, obteniendo a cambio néctar y refugio.
  6. Los hongos y las raíces de las plantas: Los hongos micorrícicos forman una simbiosis con las raíces de las plantas, proporcionándoles nutrientes y protección. Debido a esto, las plantas les proporcionan alimento a través de la fotosíntesis.
  7. Las leguminosas y las bacterias fijadoras de nitrógeno: Las bacterias fijadoras de nitrógeno viven en los nódulos de las raíces de las leguminosas y convierten el nitrógeno del aire en una forma que las plantas pueden utilizar. A cambio, las bacterias reciben nutrientes y protección de las leguminosas.
Cómo citar:
"¿Qué es mutualismo? - Conoce esta relación entre animales y otros seres vivos". En Quees.com. Disponible en: https://quees.com/mutualismo/. Consultado: 18-04-2024 11:48:28
Subir